Dieta Mediterránea: Origen, características, beneficios y mucho más

La Dieta Mediterránea tiene una gran fama por ser una dieta que aporta grandes beneficios para adelgazar, con el presente artículo podrás aprenden sobre su origen, características y beneficios; con lo cual puedes decidir si vas a utilizarla, en caso de que necesites  una dieta que mejore tu salud y además te ayude a bajar de peso.

Dieta Mediterránea

¿Qué es la Dieta Mediterránea?

Con el nombre de Dieta Mediterránea se identifica un patrón alimenticio, que es utilizado por muchas personas en el mundo, cuya finalidad es mantener el cuerpo humano, con un balance alimenticio que le permita por un lado el consumo de alimentos de alta valor nutricional, de forma rica y saludable; siendo acompañado de una adecuada práctica de ejercicio físico.

Todo ello con la finalidad de que dadas sus condiciones físicas de peso y salud corporal, y en virtud del lugar donde viven, que puede ser identificado por determinadas condiciones climáticas, cuenten con una herramienta a la mano, que les permita mantenerse sanos y bajo un peso ideal, en función con su configuración física, en cuanto a aspectos como su tamaño.

Por ello este tipo de dieta, suele estar orientada, al consumo de alimentos que son originarios de su agricultura local; controlando primordialmente todo lo que es el consumo de elementos como la carne y azúcar, para sustituirlos por aquellos alimentos que son de tipo vegetal y todos aquellos cuyas grasas son monoinsaturadas, consideradas saludables.

Origen

La Dieta Mediterránea surgió en un territorio que por sus beneficios ha sido considerado como único en su especie; siendo representado por todo lo que es la cuenca del Mar Mediterráneo, y considerado para muchos historiadores como el sitio de origen de muchas civilizaciones, que hoy en día se han convertido en ciudades muy pobladas de todo el mundo.

Alrededor de este mar, y en todo lo que es su cuenta, se han desarrollado varias civilizaciones y culturas, que con sus grandes avances investigativos, desarrollaron en su beneficio lo que es conocido como La Dieta Mediterránea, para aprovechar las bondades comunicacionales de la zona, interrelacionando así, los alimentos provenientes de las diversas culturas.

Con lo cual se obtenían los alimentos, se preparaban de diversas formas e igualmente, eran consumidos por todos los pobladores de estas áreas geográficas, permitiendo con ello, mantenerse sanos, y aprovechar la fácil obtención de los productos de consumo masivo, mediante un amplio intercambio comercial.

Dieta Mediterránea

Historia

La Dieta Mediterránea, surge como una forma de alimentación regida por determinados lineamientos en cuanto al tipo de alimentos, que deben consumirse y que aportan todos los elementos nutricionales y dietéticos, que son básicos para el mantenimiento de un cuerpo sano.

Lógicamente como todos los hechos que se han desarrollado a través de la historia del ser humano, ha surgido en determinada época de su vida. Siendo sus primeros indicios para el año de 1948, gracias a estudios realizados por Leland Allbaugh, con la finalidad de investigar aspectos epidemiológicos, mediante la investigación de la alimentación de dos países.

Lo cual lo efectuó mediante comparaciones entre lo que consumían los habitantes de Los Estados Unidos y los de Grecia, principalmente con la idea de conocer la incidencia de algunas enfermedades de carácter epidemiológico, que eran observadas en estos países. (Te recomiendo ver también Dietas para Hipotiroidismo)

Dieta Mediterránea

Posteriormente, Ancel Keys y sus colaboradores, realizan otro estudio para la determinación de las causas de las enfermedades que afectan al corazón, y los problemas asociados con el aumento del colesterol en el cuerpo humano; todo ello enfocado en el estilo de vida de países como Grecia, Estados Unidos, Italia, Japón, además de Finlandia, Países Bajos y Yugoslavia.

El estudio se llevó a cabo en la época posterior a la Segunda Guerra Mundial, y tenía como finalidad, establecer el porqué del mayor riesgo a la presencia de enfermedades coronarias en algunas de las zonas que eran estudiadas. Llegando a la conclusión de que este tipo de enfermedades, se originaban en menor grado, en aquellos países que se encontraban ubicados en todo lo que es el área mediterránea, especialmente en las regiones rurales del sur de Europa, incluyendo lo que es Japón.

Todo esto les permite establecer en conclusión, que el estilo de vida que era llevado por las personas del área mediterránea, de cierta manera, considerado activo físicamente en cuanto a su trabajo como agricultores, y cuya comida se basaba prácticamente en el producto de sus huertos, con poco consumo de carne animal; lo cual les llevó a considerar esto como una dieta.

Luego de todo el análisis planteado por sus estudios y en comparación con la forma de vida del pueblo Estadounidense, se establece que de alguna manera la forma de alimentación de los Europeos era una dieta, que les permitía mantener a raya su peso, gracias a su actividad física diaria, por lo cual la bautizan con el nombre de Dieta Mediterránea, siendo tan solo un estilo de vida Europeo.

¿Cómo elegir una Dieta?

En la actualidad existen muchos tipos de dietas, que incluso son divulgadas en muchos medios de comunicación y siendo fáciles de encontrar, al realizar búsquedas por todo el internet con el uso de navegadores como Google. Pero esto es un factor que no siempre puede ser positivo para su salud, pues muchas de las recomendaciones pueden ser carentes de los alimentos necesarios para su salud.

Esta consideración se hace, para que las personas no tomen la iniciativa de seguir una dieta, sin antes de ser consultado esto con su médico nutricionista, pues la dieta no es no comer, sino por el contrario, comer de forma correcta y sana para su organismo.

Por ello le indicaremos una serie de pautas que le pueden orientar a seguir determinada dieta, siempre considerando que su cuerpo necesita muchos tipos de nutrientes, que usted no debe suprimir, pues esto podría ocasionarle un mal en lugar de un beneficio.

Dieta Mediterránea

  • Se deben reducir con la dieta las calorías, pero sin omitir ningún alimento de los grupos básicos.
  • Incentivar la actividad física del cuerpo, y que los alimentos que se consuman durante la dieta, sean lo suficientemente energéticos, como para poder realizar dicha actividad física.
  • Crear nuevos hábitos alimenticios, sin que la persona se sienta deprimido o frustrado al comer, por ello es importante que la dieta elegida llene todas nuestras expectativas, pues contengan alimentos que nos gusten.
  • La idea de la dieta no es perder peso rápido, por el contrario, se debe elegir una dieta que se pueda mantener por mucho tiempo y que pueda ser adoptada, como un estilo de vida, con la cual ir perdiendo peso poco a poco, y con la ventaja de que este peso no sea nuevamente recuperado, como es el caso del conocido efecto rebote.
  • El seguimiento de las recomendaciones es de suma importancia, especialmente si el aumento o deficiencia de peso corporal está asociado a algún tipo de padecimiento físico como es el caso de la obesidad, problemas de cáncer, padecimientos de diabetes o simplemente por un trastorno de tipo hormonal.
  • Tener presente en todo momento que al elegir determinada dieta se debe ser constante y llevarla a cabalidad, cumpliendo con los alimentos permitidos, tanto en dosis como en cantidades, para garantizar que los resultados sean los esperados.
  • Las dietas son un proceso al cual sometemos nuestro cuerpo, que nos ayuda a evitar las enfermedades y a bajar de peso, pero que no han sido creadas, con la finalidad de que la persona deje de comer, sino por el contrario, que aprenda a comer de forma sana, consumiendo alimentos naturales y evitando comidas chatarra. (Puedes ver además Dietas para Volumen)

¿En qué consiste la Dieta Mediterránea?

Se ha establecido que la Dieta Mediterránea es un patrón alimentario basado en el consumo de alimento que son altamente nutritivos, debido a sus ácidos grasos y que además son indispensables para el mantenimiento de nuestra salud.

Es una dieta que no se basa en renuncia al consumo de alimentos, o como se diría en términos sencillos, matarse de hambre. Es una dieta donde se controla básicamente lo que se consume, para permitir a las personas llevar un estilo de vida saludable, con el aprendizaje de los alimentos que deben consumir, sin que ellos le afecten de algún modo negativamente.

La Dieta Mediterránea se basa en aportar al organismo una serie de alimentos que son ricos en grasas, productos consumidos cuando está en estado fresco y que además no han sido procesados o elaborados, a base de otros componentes como los preservantes químicos, nocivos para la salud.

Dieta Mediterránea

Una dieta que está basada en todos aquellos productos originales de la zona Mediterránea y que son cosechados en países como lo es Portugal, España, Italia o Francia; contando dentro de los cuales el uso de otros nutriente como es la aplicación del aceite de oliva, el acompañamiento de pescados, lácteos, muchas cereales, frutos, vegetales e hierbas, a los cuales se les añade condimentos, para ampliar su sabor y que sea agradable para su consumo.

Muchos pensarán al ver los productos contenidos en la dieta, que son alimentos que presentan grasas; lo cual es cierto, pero es un tipo de grasas monoinsaturadas, que tiene la propiedad de ayudar a reducir el colesterol que está presente en la sangre de todo ser humano.

Por otro lado, muchos estudios han demostrado que este tipo de dieta ha manifestado benéficos para las personas, por el hecho de que al ser acompañada de un activo ritmo de vida, se reduce el nivel de grasa abdominal y por ende el riesgo del padecimiento de diabetes, pues también se reduce el consumo de los azúcares, sin restar energía al cuerpo.

Lo cual nos permite llegar a la conclusión de que esta dieta posee muchas propiedades beneficiosas, para todas aquellas personas que desean mantenerse sanas y con una apariencia física ideal. Debido al tipo de grasas benéficas que posee, con además los nutrientes aportados por los alimentos contenidos; todo ello consumido de forma gustosa y agradable. (Quizás te interese ver también Dieta de la Naranja).

Dieta Mediterránea

Características

Para poder abordar lo que representa la Dieta Mediterránea, al ser seguida como una forma de alimentación balanceada, mediante la cual las personas puedan hacer frente a los requerimientos alimenticios de su cuerpo; es necesario conocer todos sus elementos característicos, que la hacen ser una forma equilibrada y saludable a la hora de alimentarse.

Ella contiene una serie de factores que le permiten considerarla una forma de alimentación que es beneficiosa para la salud, por contener aspectos variados, atractivos, eficaces, accesibles, y agradables para todos los paladares, que además permiten que las personas que las siguen, se sientan satisfechos y saciados a la hora de comer. Con las características tradicionales como son:

  • Sus alimentos pueden ser consumidos de forma abundante.
  • Las grasas aportadas por la dieta se basan en el consumo del aceite de oliva.
  • Se puede consumir pescados y mariscos.
  • Contando dentro de ella como productos como los huevos y carne de aves, similares al pollo, controlados en su consumo.
  • Posibilidad del consumo de productos lácteos naturales, como quesos y yogur.
  • Aplicación de hierbas aromáticas para sazonar los alimentos y jugos como el limón o el vinagre, que sirven de aderezo, haciendo más agradables los alimentos.
  • Con una ingesta moderada de alcohol, controlada mediante el uso de productos como los vinos.
  • Todo ello mediante la utilización de productos que sean frescos, y libres de preservativos y otros químicos utilizados en elaboraciones comerciales.

Dieta Mediterránea

Toda la dieta es seguida, además del uso de los productos permitidos durante su consumo, con una serie de normas y elementos que son necesarios que sean observados por las personas, que desean efectuar este tipo de régimen alimenticio, lo cual consideramos a continuación.

Las personas al decidir seguir los lineamientos establecido dentro de la Dieta Mediterránea, deben estar conscientes de que necesitan observar una serie de lineamientos, que son precisamente los que hacen, que este tipo de dieta sea efectivo. Siendo los elementos a considerar:

  • Se debe ser moderado en cuanto al consumo de los alimentos permitidos por la dieta, evitando así todos los excesos, es decir, se debe comer con moderación, disfrutando cada bocado y evitando comer apurado como si todo se le fuese a acabar, o considerando que el comer más rápido pueden hacerlo en más cantidad. No sea imprudente, disfrute y solo coma lo necesario para sentirse satisfecho con su alimento.
  • Considere que la comida es un elemento sociable, el cual le permite reunirse con familiares y amigos, que le hacer más amena la hora del consumo alimenticio.
  • Debe tomarse todo el tiempo necesario para la preparación de sus alimentos, cocinando bien cada uno de ellos, presentándolos de forma agradable y aderezándolos, para que su consumo sea provocativo, y que cuente además con el sabor necesario para su degustación.
  • El consumir este tipo de dieta, no es comer y descansar; por el contrario, las personas deben ser activas físicamente. Pues es precisamente esta activa, la que les permite el mantenerse en forma; debido a que luego de la ingesta de energía, su equilibrio es garantizado por el ejercicio corporal realizado, para ayudar en el mantenimiento de un cuerpo sano.

Las personas no tienen que meterse de lleno en un gimnasio y pasar horas desgastándose físicamente; no, la idea es que cada uno realice la actividad física más acorde con su condición o edad. Se puede tranquilamente considerar como actividad física, caminar, subir escaleras, o realiza otras tareas del hogar. Recuerde que la gente del Mediterráneo tenía como actividad el cosechar sus alimentos.

  • Otro de los aspectos a considerar, característico de las personas que originalmente aplicaban este tipo de la alimentación, es la realización de un descanso luego de su comida, durante las horas del almuerzo, con lo que se promueve un mejor estilo de vida. (Te recomiendo ver además Dieta del Bocadillo).

Dieta Mediterránea

Componentes de la Dieta Mediterránea     

Este tipo de dieta, se basa en el consumo de ciertos tipos de alimentos, que son considerados como saludables, debido a cada una de su propiedades dentro del organismo, por ello a la hora de llevar a cabo este tipo de plan nutricional, la persona contará con:

  • Grasas monoinsaturadas en altos niveles, que son menos estables que las saturadas; que a su vez, son ácidos grasos, los cuales según las condiciones ambientales, permiten la disminución de los riesgos de padecer enfermedades, bajar el colesterol y reducción de peso corporal al igual que evitar la acumulación de grasa en el estómago.
  • Contar altos niveles del tipo de grasas poliinsaturadas, que contiene un componente de alto beneficio como es el omega 3, presente en alimentos como el pescado y la linaza, esenciales para el organismo.
  • Estos alimentos contenidos en la dieta poseen, bajos niveles de grasas saturadas y las llamadas grasas trans; que generalmente se encuentran presentes en alimentos que son de origen industrial.
  • Como consecuencia del punto anterior, se contará con bajos niveles de sodio en el cuerpo y altos índices de potasio presente en las frutas y verduras que son consumidas.
  • Los niveles de las vitaminas y minerales, que son suministrados al organismo, mediante el consumo de este tipo de alimentos, es en consecuencia, balanceado y mantenido en índices considerados como óptimos.
  • Como último aporte y no menos importante, tenemos el hecho de que el mantenimiento de la dieta tiene muchas otras propiedades, como la de ser un agente antiinflamatorio, para todo el organismo, pues posee efectos fitoquímicos, los cuales son de propiedad activa en nuestro cuerpo, facilitando por ejemplo la digestión.

Dieta Mediterránea

A continuación conoceremos algunos de los componentes de esta Dieta Mediterránea, con los cuales usted puede irse familiarizando:

Grasas Monoinsaturadas: Nuestro cuerpo con la presencia de este tipo de grasas mantiene bajo control los niveles de colesterol, especialmente los negativos considerado LDL; aportándole efectos positivos por la presencia del colesterol bueno denominado HDL. Todo esto agrega además los beneficios de contar con elementos antiinflamatorios y control de insulina.

Como ejemplo de los alimentos que son fuente de grasas monoinsaturadas, tenemos primordialmente el aceite de oliva, los frutos secos como pistachos, almendras, avellanas, las aceitunas y la palta, que es una fruta similar a la pera, de corteza verde rugosa, pero cuya fruta es muy nutritiva, suave y altamente mantecosa.

Dieta Mediterránea

Omega 3: Este componente presente en muchos alimentos es conocido también como ácido alfalinolénico e identificado bajo las siglas ALA. Que tiene la propiedad de proteger a nuestro corazón, evitando la presencia de arritmias, que se puedan formar coágulos de sangre, que se padezcan enfermedades como la ateroesclerótica, que se cuente con buen flujo sanguíneo.

Y en general un alto porcentaje de control en niveles de la sangre identificados como triglicéridos, evitando además las inflamaciones.

El omega 3 se encuentra presente en alimentos variados representados por los vegetales de hojas verdes como las coles, las lechugas, las espinacas y muchas otras con las que se preparan ensaladas y algunos frutos consumidos de forma seca como las nueces y avellanas.

Estando presente en una semilla especial conocida como la linaza. Algunos de los animales de pastoreo, pueden contener en su carne omega 3, con ello nos referimos a carnes rojas, que han sido producidas bajos ciertas condiciones especiales de crianza que las hacen más sanas.

Otros de los alimentos que contienen omega 3, son los pescados y mariscos; representados por especies animales como el jurel, salmón, caballa, sardina o incluso el arenque.

Dieta Mediterránea

Antioxidantes: Esta propiedad de los componentes de la dieta, se basa en que el consumo de este tipo de alimentos, previniendo el daño a nivel celular, producto de la edad, evitando la presencia de problemas degenerativos en el organismo. Como es el caso de padecimientos como la arteriosclerosis, consecuencia del colesterol malo en el cuerpo LDL.

Estando presente además este componente en los vegetales, los frutos seco, en muchas especies e hierbas, el aceite de oliva, especialmente el elaborado en forma de extra virgen, en el té e incluso en un vaso de vino.

Fitoquímicos: Este elemento es una sustancia que está presente, en aquellos alimentos de origen vegetal, que son muy activos, siendo ejemplo de ellos los polifenoles que poseen propiedades de ser antioxidantes, antiinflamatorios, antimutagénicos, e incluso antimicrobianos.

Los alimento que contienen los fitoquímicos están representados por verduras, algunas frutas, las legumbres, los frutos que se presentan en forma seca como las almendras, avellanas y nueces; algunas semillas, las hierbas, especias, el aceite de oliva, el vino el café e incluso el té.

Dieta Mediterránea

Fibra: La presencia de fibra en nuestro organismo, favorece el normal funcionamiento de nuestro sistema digestivo. Permitiendo evitar los padecimientos ocasionados por el estreñimiento, y cualquier otro padecimiento asociado como la diverticulosis.

Esta fibra favorece nuestro organismo, pues permite que la digestión sea más pausada, favoreciendo los niveles de azúcar, al igual que el colesterol que puedan manifestarse en nuestra sangre. Siendo muchos de ellos alimentos que favorecen el crecimiento de la flora bacteriana, presente normalmente en las paredes de nuestro estómago.

Con ello se reduce la posible aparición de enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes, problemas intestinales, y toda una serie de padecimientos e incluso el riesgo de padecer algún tipo de cáncer.

Dentro de todos estos productos permitidos como alimentos en los que se basa la Dieta Mediterránea, hemos de hacer una consideración sobre dos productos, que quizás sean considerados por muchos, como elementos extraños a ser contemplados en una dieta, pero necesarios en esta; estando representados por el Aceite de Oliva y el consumo de Vino. (Ver también Anorexia Nerviosa)

Dieta Mediterránea

¿Qué es el Aceite de Oliva?

Este un tipo de aceite que ha sido utilizado desde tiempos remotos, por muchas de las antiguas civilizaciones que poblaron el mundo. Tanto es así, que aun en la Biblia ha sido considerada su presencia, como elemento que servía a los antiguos Hebreos y muchos otros pueblos, para alimentar el fuego de sus lámparas.

De hecho su nombre deriva del árabe, teniendo como significado jugo de oliva, que es extraído de un fruto denominado como olivo o aceitunas, cuyos componentes son agua en un 50%, con el aceite que su sustancia grasa de origen vegetal en un 25%, carbohidratos representados por un 20%, un 6% representado en celulosa y en proteínas el 1%.

Para la obtención de este tan fino producto comestible, es necesario que se realicen una serie de procedimientos, que son precisamente, los que derivan en la obtención de un alimento, con una alta calidad, que se inicia con la recolección de la aceituna, siendo luego sometida a un proceso de selección y limpieza, realizado muy cuidadosamente.

Dieta Mediterránea

Ya con la aceituna ideales en nuestras manos, se procede a realizar, la molida de producto, con la finalidad de extraerle su preciados jugo, apreciado en forma de aceite, que posteriormente es batido y separado mediante mecanismo de centrifugado, con lo cual se separa el denominado alpechín (líquido fétido de las aceitunas apiladas), el aceite y el orujo (piel de la aceituna).

Todo esto con la finalidad de que el producto final, tenga un alto grado de pureza. Que puede estar representado por dos tipos de aceite de oliva, el refinado y el extra virgen, siendo este último el recomendado a consumir durante la Dieta Mediterránea.

El aceite de oliva refinado, es el que se obtiene luego de que el aceite extraído es sometido a un sistema de refinamiento de forma industrial, con la aplicación de altas temperaturas, para eliminarle propiedades en su contenido; lógicamente con ello, se pierden características tanto positivas como negativas.

Por otra parte el aceite de oliva extra virgen, es aquel que se obtiene mediante los procesos mecánicos que utilizan el prensado al frio de las aceitunas, con lo cual garantiza la alta calidad de este producto, pues el aceite así obtenido, conserva todas sus propiedades, en beneficio de la salud de las personas que lo consumen.

¿Qué es el Vino?

El vino es una bebida alcohólica, que es obtenida a partir del procesamiento de las uvas, y posteriormente de un proceso de fermentación, con lo cual se obtiene el alcohol del jugo de la uva, también denominado zumo o mosto. Todo ello acelerado mediante la aplicación de las levaduras, que le suministran una acción metabólica.

En la Dieta Mediterránea, el vino representa un acompañamiento de las comidas, siendo considerado antiguamente en muchas de las regiones de Europa, especialmente cuando sufrían de hambre, como la comida del campesino, quienes en muchas ocasiones solo contaban con pan y vino, para poder obtener la energía necesaria y así realizar sus faenas diarias.

Desde el año del 2003 ha sido considerado oficialmente como un alimento básico en esta dieta, con la recomendación de que su consumo debe ser reducido, a una copa al día para los hombres y media copa para las mujeres. Siendo el más recomendado en estos casos el vino tinto, especialmente durante las comidas o a la hora de dormir.

Dieta Mediterránea

Pues se considera que favorece contar con un antídoto, que evita el padecimiento de enfermedades cardiacas. Siendo los de tipo seco, que poseen menos azúcar y bajo contenido alcohólico los ideales, no sin antes tener presente, que para la elaboración de cualquier vino, se necesita seguir una serie de procedimientos.

El cual se basa en la recolección de las mejores uvas, su transporte y limpieza, considerando la eliminación de las partes vegetales que no son utilizadas, como las hojas y ramas, hasta contar con solo la uva, que es sometida a presión para extraer su jugo o mosto, el cual se le activa con las levaduras aplicadas y que luego es macerado naturalmente, que permite que pierda el exceso de azúcar y muchos otros procesos.

Luego de todos los cuales se lleva a cabo una maceración que puede llevar un tiempo prolongado, lo cual repercutirá en la calidad del vino, que es ofrecido al consumidor luego de su envasado, y que le permite a las personas degustar su sabor característico y llenarse de todos los beneficios aportados por este tipo de bebida. (Puedes ver también Dieta Relámpago).

Valor nutricional de la Dieta Mediterránea

La dieta se considera que incluye alimentos representativos de todos los grupos clásicos conocidas con elementos como leche con sus derivados, carnes, pescados, legumbres, huevos, cereales, frutas, tubérculos, hortalizas, algunos de contenido graso y otros como el vino u otro tipo de bebidas que son asociadas.

El valor de este tipo de alimentos, se representa mediante su aporte a una serie de elementos básicos, para el vital funcionamiento de nuestro organismo, y la cantidad, así como la forma, además de su frecuencia, en que podemos consumirlos. Estos alimentos tienen valor en:

Energía

Es vital el aporte de energía que es suministrado por los alimentos, y que además en ocasiones suele ser mayor al necesitado por nuestro cuerpo, no obstante aunque se supere la ingesta necesaria para mantener nivelados los requerimientos energéticos, es menos contraproducente que en otro tipo de dietas.

Es importante considerar, que esta dieta permite que los alimentos que aportan energía mediante su consumo y que representan una distribución para el cuerpo en kilocalorías, esta se realiza uniéndose a los glúcido, prótidos y lípidos, con que se cuentan presentes en el organismo.

Dieta Mediterránea

Glúcidos

Los alimentos presentes en la Dieta Mediterránea, suelen contener un alto nivel de glúcidos, pero los cuales manifiestan tener un bajo contenido glucémico, siendo un elemento positivo, al igual que el consumo de hidratos de carbono y fibras, presente en muchas frutas con su alto contenido de pectinas.

Otro factor relevante es que el consumo de los azúcares es moderado y con una rápida asimilación, especialmente en contenido en las frutas.

Lípidos

Ingrediente importante de la Dieta Mediterránea, que está constituido por el aceite de oliva y el consumo de pescados y mariscos. Siendo ejemplo de contenido bajo de grasas y por ende colesterol, los de carne azul, blanca o magra.

Los frutos secos, son altamente contentivos de lípidos, que además se digieren cuando se consumen alimentos fritos, para lo cual es importante la utilización del aceite de oliva. Siempre recordando que el exceso de grasa no es recomendable, pues el valor energético suministrado por los lípidos es el mismo.

Dieta Mediterránea

Prótidos

Este elemento se encuentra representado por las proteínas que debemos suministrar a nuestro cuerpo y la cuales tiene amplios aportes nutricionales; siendo representadas por elementos como las carnes y los vegetales, que a su vez se terminan completando con el consumo de algunos cereales.

Las legumbres suelen también consumirse por sus aportes de lisina, además que podrían consumirse también huevos, pero que no suelen ser básicos en este tipo de dietas.

Vitaminas

Esta dieta está altamente complementada en cuanto a la presencia de vitaminas, las cuales son aportadas por las frutas frescas, hortalizas y verduras consumidas; incluso los aceites que no son refinados y poseen vitaminas como la E, siendo alto el contenido de vitamina C y niacina; tanto así que en ocasiones está por encima de los valores necesarios.

Siendo necesario el control de alimentos que sean bajo en grasa, pues podrían crear un déficit de las vitaminas A, D, I, E y K, muy importantes para equilibrar los niveles energéticos del organismo.

Por ello es de considerable importancia que al reducir alimentos como son los quesos e hígados, se haga con sumo cuidado, pues ellos aportan tanto vitaminas A como D; además de una carencia del ácido fólico presente en el consumo de hígado, verduras y huevos.

Dieta Mediterránea

Minerales

El aporte en cuanto a los minerales está presente en el consumo de alimentos como el pescado, quesos, legumbres y frutas secas, que proporcionan magnesio, calcio, fósforo y muchos otros. Conteniendo además yodo, cuando son productos de origen marino.

El único mineral que puede ser carente es el zinc, producto de alimentos como la carne, pero que está presente en el hígado y mariscos. Los cereales también pueden suplir las carencias de zinc, pero claro está, nunca en la misma forma como se encuentra presente en la carne.

Agua

Este elemento es un vital componente de la Dieta Mediterránea, y que representa un elemento de esencial valor nutricional, considerando también el agua contenida en las bebidas de tipo refrescante realizadas con café, té o zumos de frutas.

Otras de las cuales son elaboradas a base de leche de almendra, horchatas realizadas con las trufas, siendo además ingeridas, mediante sopas; pero la bebida por excelencia de este tipo de dieta es el vino, el cual no debe ser consumido de forma excesiva, pues entonces representaría consecuencias negativas para nuestro cuerpo.

Dieta Mediterránea

¿La Dieta Mediterránea es baja en calorías?

Como hemos planteado anteriormente, este tipo de dieta es rica en lo que es proteínas, omega 3, fibras, vitaminas y minerales; con la presencia de niveles bajos de grasas, azúcares y harinas. Pero no ha sido creada con la finalidad básica de perder peso, sino el poder mantener nuestro cuerpo sano mediante hábitos alimenticios adecuados.

Pero la respuesta a nuestra pregunta sobre si es o no la Dieta Mediterránea, baja en calorías, pues realidad lo es. Con ella las personas cuidan de su cuerpo tanto por dentro como por fuera. Siendo considerada un patrón dietético altamente recomendado en todo el mundo.

Por ello al realizarla está consumiendo aproximadamente unas 1.200 calorías de alimentos sano y saludables, con lo cual las personas cuentan con una herramienta a la mano, para lograr ponerse en forma, con un menú diario que no les hará sentir hambre.

Dieta Mediterránea

Basándose en el consumo diario de 1.200 calorías, en tan solo siete días las personas comienzan a observar mejorías en su cuerpo, y con tan pocas calorías, contar con todos los nutrientes necesarios para aportar a su organismo energía. Sin olvidar la realización de ejercicio físico, al menos treinta minutos al día, que puede ser una caminata.

Controlando la ingesta de café que no debe superar los tres al día, y con el consumo de un té relajante a base de hierbas, a la hora de dormir, pero que no debe contener ningún tipo de azúcar. Esto es reforzado con un alto consumo de agua, que le permite mantenerse hidratado, por lo menos dos litros diarios, y con lo cual se sentirá lleno.

A continuación le dejamos un ejemplo de menú diario, que usted puede realizar, consideran que solo contiene unas 1.200 calorías y está basado en la Dieta Mediterránea.

Desayuno: Consumir leche que sea baja en grasa o descremada, lo cual se puede sustituir por el yogur; acompañado esto con dos rebanadas de pan que es necesario que sea integral o en sustitución, puede consumir 30 gramos de galletas especiales como las secas.

Dieta Mediterránea

Almuerzo: Consumir una ración normal de pasta con tomate, alcaparras y aceitunas; más un acompañamiento de pimientos asados que usted puede sazonar, mediante el uso de aceite de oliva, preferiblemente extra virgen, con una taza de fresas y todo ello acompañado por una copa de vino.

Cena: En este momento se puede dar el gusto de comer un filete de carne blanca (pollo o pavo), o si lo prefiere puede sustituirlo por pescado como por ejemplo, merluza, bacalao sin sal, trucha, lenguado o has pez espada, a lo que se le puede agregar zanahorias crudas ralladas, todo sazonado también con aceite de oliva, un trozo de pan integral y de postre una buena ensalada de frutas. (Te recomiendo ver Limon en Ayunas).

Dieta Mediterránea

Alimentos permitidos en una Dieta Mediterránea

En la Dieta Mediterránea todos los alimentos que se encuentran permitidos, son aquellos de tipo natural y que no han estado expuestos a ningún tipo de procedimiento de tipo industrial. No es una dieta que se debe considerar rígida, se basa en un estilo de vida en el cual se cambia la forma de comer en beneficio de nuestra salud.

Cuenta además con una amplia variedad de alimentos, con lo cual cada persona adapta su consumo a cada una de sus necesidades específicas, así como a su estilo, siendo ejemplo de los alimentos permitidos los siguientes:

Grasas monoinsaturadas, representadas por alimentos típicos como son los aceites fabricados de oliva extra virgen y de aguacate.

Huevos, de gallina, de pavo, de codorniz  o de pato. Consumidos con moderación.

Dieta Mediterránea

Especies y hierbas, con tipos como son el jengibre, canela, cúrcuma, ajo, romero y la pimienta.

Derivados lácteos, en los que se puede consumir queso bajos en sal y yogur. Deben ser consumidos moderadamente.

Mariscos y pescados, con una amplia variedad de productos como son los mejillones, gambas, almejas y todos aquellos pescados de bajo contenido graso.

Frutas, las representadas por el aguacate, naranjas, manzanas, uvas, fresas, higos, dátiles y los plátanos.

Carne de ave, que son consideradas como carne blanca, provenientes de aves como las gallinas, pollo, pavo y pato. Consumidos en pequeñas porciones.

Legumbres, con los garbanzos, alubias, los guisantes, las judías y lentejas.

Tubérculos, como las patatas, batatas y los nabos.

Dieta Mediterránea

Cereales integrales, con los productos elaborados a base de ellos, además del consumo de pan integral.

Verduras, con elementos como los tomates, pepinos, brócoli, coles, lechugas, espinaca, berros y zanahorias.

Bebidas, el agua es la más vital de todas, luego el vino tinto en consumo moderado, los jugos de frutas siempre que no contengan azúcar. El café y él té, tomados con moderación.

Pero debemos considerar por otro lado una serie de alimentos, cuya ingesta, durante la Dieta Mediterránea se encuentran prohibidos y los cuales son:

Los azúcares añadidos en forma de dulces y caramelos, los aceites que son refinados como girasol y otros, las grasas de tipo trans como las contenidas en la margarina; los cereales de harinas blancas, al igual que el pan blanco; todo tipo de alimentos que sean procesados y tampoco ninguna carne procesada como la de las salchichas y embutidos. Además de muchas otras comidas consideradas como alimentos altamente grasosos.

Porcentajes

Durante todo el desarrollo del presente artículo se ha manifestado que este tipo de dieta se basa principalmente en el consumo de alimentos, cuyo origen es vegetal basados en verduras, frutas, pan, pastas, cereales, arroz, legumbres y las patatas; con casos excepcionales de consumo de lácteos, huevos y carnes, cuya medida debe ser controlada.

Con el empleo de aceite de oliva para sazonarlos, y uso moderado en cuanto a los frutos secos, mieles y aceitunas. Y probablemente una vez al mes la carne roja; todo ello acompañado de una adecuada actividad física diaria que puede ser la realización de caminatas y paseos a pie.

Pero los porcentajes que se consumen de este tipo de alimentos, también se deben realizar de forma balanceada, para poder alcanzar los objetivos planteados por la dieta, siendo por ello considerados como se plantea a continuación:

  • Carbohidratos, verduras y frutas, se estima que su consumo debe representar el 50% del aporte energético, durante la dieta. Tratando que ellos sean de tipo completo como es el caso de las patatas, pan, legumbres, pastas y arroz, además de frutas y verduras que permiten mantener en equilibrio los aportes de fibra, vitaminas y minerales.
  • Grasas o lípidos son considerados como un aporte del 35 % del suministro energético, que el organismo necesita, especialmente aquellas cuyo origen sea de tipo vegetal como es el caso de los aceites de oliva e incluso de algunos frutos secos.

Dieta Mediterránea

Se pueden consumir pescado de carne azul, pues es considerado un aporte de grasas poliinsaturadas no mayor al 8%, que ayudan a evitar los problemas cardiovasculares. Con un 10% o menos, formado por ácidos grasos saturados. Los ácidos grasos monoinsaturadas (aceite de oliva y otros) no deben superar el 15%.

Proteínas, deben estar presentes durante la dieta en un 15% de su contenido, representada por alimentos como la leche, huevos, pescados y carnes, ya que ayudan en la regeneración del tejido del cuerpo.

Con la aclaración de que es mejor el consumo de aquellos alimento de tipo vegetal, que pueden ser combinados con otros como las lentejas y el arroz, puesto que no presentan colesterol ni ningún otro tipo de grasas saturadas.

Dieta Mediterránea

Ventajas 

A nivel mundial esta dieta es considerada como una de las mejores dietas que se pueden seguir para contar con una vida saludable, y a la vez poder perder peso progresivamente, con la ayuda del ejercicio físico diario. Por ello es necesario considerar cuáles son sus ventajas en general:

Obesidad: Con el uso adecuado y seguimiento riguroso, las personas pueden promover paulatinamente la disminución de su peso corporal, aproximadamente en unos 6.3 puntos especialmente en los niños menores de siete años pero no bebes. Y por ende aplicable a las personas adulta que la sigue para mantener su peso bajo control.

Diabetes: Todos sabemos que la diabetes es una enfermedad que afecta a muchas personas a nivel mundial, y que las personas que las padecen, no puede realizar el consumo de azúcares. Por ello esta dieta les ayuda a realizar más adecuadamente este control, pues el azúcar consumido es reducido, por no decir que es nulo.

Enfermedades cardiovasculares: Las personas pueden presentar problemas de origen cardiovascular, producto de una alimentación inadecuada, con la Dieta Mediterránea, cuentan con un elemento que les permite mantener bajo control, este tipo de problemas.

Dieta Mediterránea

Memoria: Como dice el dicho, somos lo que comemos, las personas necesitan una adecuada alimentación que le permitan garantizar su oxigenación cerebral, con lo cual obtenemos un adecuado funcionamiento neuronal de nuestro cerebro, que nos aporta, el beneficio de que nuestra memoria sea activa y siempre al día con sus recuerdos.

Protección de los huesos: Con la edad las personas suelen tener mayor debilidad de tipo óseo, y corren el riesgo de presentar fracturas, cuyo restablecimiento es prolongado. La Dieta Mediterránea ofrece mediante el consumo de productos sanos, proporcional todo el calcio necesario para mantener los huesos fuertes y las articulaciones sanas.

Las ventajas ofrecidas por este tipo de dietas es mucho más de todo lo planteado, y solo se puede conocer, cuando usted la siga y sienta que su cuerpo tiene mayor vitalidad y con una formación física adecuada, que le permita contar con un mejor vivir.

Desventajas

Como sucede en todos los casos en que una persona asume determinada dieta, con la finalidad de mejorar su estilo de vida, sentirse más saludable o simplemente, con la idea de perder algunos kilitos de peso. No todo es siempre positivo, por ello a continuación consideramos algunas de las desventajas que son asociadas a la dieta:

  • Las personas durante el inicio de su dieta puede experimentar un aumento de peso, como consecuencia del consumo de grasa representado por la ingesta de aceite de oliva y nueces. Recuerde que no todos los organismos responden de la misma manera, y puede darse el caso, de que el suyo sea uno de estos.
  • Los niveles aportados en cuanto al consumo de alimentos que suministran hierro al cuerpo, son reducidos y en consecuencia; en consecuencia las personas necesitan suplir esta desventaja con algunas vitaminas C, que le permitan aumentar el nivel de hierro.
  • El calcio podría no ser suficiente para las necesidades diarias del cuerpo humano, puesto que se debe controlar el consumo de lácteos; por tanto deben se complementados con suplementos dietéticos, que sean ricos en calcio.
  • El vino permitido en las Dietas Mediterráneas, no es una parte esencial de ella, pues en el caso de personas que son propensos al consumo de alcohol, pueden volverse adictos. Además que afecta a mujeres embarazadas, y muchas personas que padecen enfermedades como el cáncer.
  • Se necesita realizar una minuciosa elección de los alimentos a consumir, evitando el consumo de carne roja.

En general se debe valorar los aportes suministrados por la dieta en función del balance Beneficio-prejuicio, con la finalidad de establecer si usted desea seguirla o no.

Dieta Mediterránea

¿Cuántos kilos se pierde con la Dieta Mediterránea?

La Dieta Mediterránea ha sido considera como un patrimonio a nivel mundial, establecido por la UNESCO, desde el año 2003, con el motivo de ser considerada una dieta que es equilibrado en cuanto a los alimentos que son consumidos, permitiendo en consecuencias, la reducción del sobrepeso.

Por supuesto esta pérdida de peso está asociada a muchos factores particulares de cada persona; como los representados, por la respuesta que su organismo manifiesta tras el mantenimiento de esta dieta, durante algún tiempo.

Pero de forma general se considera que las personas que siguen su régimen alimentación, pueden rebajar aproximadamente de 500 a 1 kilo, semanalmente. Siendo más efectiva, durante sus etapas iniciales. Pero suele ser una pérdida de peso que se da paulatinamente, y de forma muy lenta.

Esto aparte de ser efectivo, evita que se dé el efecto comúnmente conocido como rebote; que es precisamente a lo que más suelen temer las personas, pues al dejar su dieta, suelen aumentar considerablemente de peso. No obstante el mayor beneficio, lo representan en el hecho de aprender a comer en forma sana y provechosa para el organismo.

Recuerde que se trata de una dieta que no solo le va a permitir adelgazar, con constancia y paciencia; sino que además le permite educar su paladar, acostumbrándose a consumir alimentos sanos, dejando las comidas chatarra y productos comerciales elaborados con preservativos químicos, que a la larga son nocivos para su salud y es un aliado para prevenir la aparición de las enfermedades de tipo cardiovascular.

Dieta Mediterránea

Beneficios

Esta dieta representa una gran fuente inagotable de aportes beneficios para su cuerpo, puesto que se basa en el consumo de alimentos naturales, sanos que son representados por los vegetales, las verduras, las frutas, las legumbres, cereales y un rico aderezo efectuado con hierbas naturales y el aceite de oliva, prefiriendo siempre el de tipo extra virgen.

Las personas pueden consumir carnes representadas por los pescados y aves de corral, de forma moderada, y dar con ello aportes energéticos vitales para mantener su energía física, evitando el padecimiento de enfermedades que afecten a su corazón.

Además de todos los otros beneficios que ya hemos considerado, relacionados con la diabetes, la hipertensión, la memoria, prevención del cáncer, contar con antioxidantes, prevenir la presencia del Parkinson y en general, evitar el consumo tóxico de productos que contienen conservantes y otro tipo de químicos.

Pirámide de la Dieta Mediterránea

Para una mejor comprensión de lo que representa la Dieta Mediterránea, se le suele presentar en forma de pirámide, para dar a conocer la forma en que ha desarrollado originalmente, siendo su primera forma de presentación, la realizada en el año de 1993.

Su pirámide, en realidad contiene muchos alimentos que han sido contemplados en otros tipos de dietas, estableciéndose en ella los aspectos relativos a las proporciones de alimentos que deben ser consumidos, así como la frecuencia en que se realiza este consumo.

Pero contempla una diferencia, que es la relativa a la frecuencia en que los grupos alimenticios son consumidos. Por ello conoceremos los elementos considerados en la pirámide, tal como los presentamos a continuación:

Dieta Mediterránea

Cantidad: con ello se contempla el nivel de proporcionalidad del consumo de los alimentos, estableciendo la cantidad de ellos que pueden ser consumidos; siendo considerados que los que están en la base de esta pirámide, pueden ser consumidos en mayor cantidad y se va disminuyendo el consumo a medida que se suben los escalones de esta pirámide.

Tamaño: se deben controlar el tamaño de lo consumido, lo cual puede ser desde unos gramos, a una cucharada, o una ración, con lo cual se sabe básicamente de qué tamaño puede ser la porción consumida. (Ver artículo: Dieta del Ayuno Intermitente)

Variedad: Con este elementos contamos con una amplia oportunidades, para escoger, qué alimento consumir, con la finalidad de evitar crear aburrimiento con comidas repetidas.

Moderación: No sobrepasar los alimentos que estar permitidos ni en su cantidad, ni en el tamaño de las porciones. Evitando así el consumo de aquellos alimentos considerados como de consumo restringido o prohibidos.

Dieta Mediterránea

Mejores Recetas 

Todas las dietas son buenas, siempre y cuando se realicen con los alimentos y preparación, que están permitidos en la Dieta Mediterránea, especialmente, por el hecho de que el gusto, de cada comensal, es lo que determina si una dieta es buena o no.

Por ello, y gracias que esta dieta ofrece una amplia variedad de combinaciones, les ofrecemos algunas recomendaciones de recetas, que se pueden elaborar y mantenerse dentro de las normas establecidas por la Dieta Mediterránea. Por ellos le dejamos un ejemplo.

Berenjenas

Este es un plato dietético, elaborado a base de berenjenas, tomates y gambas.

Ingredientes

1 Berenjena grande.

½ Cebollín.

75 gramos de Gambas, ya peladas.

Un cuarto de kilo de tomates cherry.

1 copita de vino blanco.

1 cucharadita de piñones.

Aderezo con sal, ajo, orégano, albahaca

Pimienta negra y aceite de oliva virgen.

Dieta Mediterránea

Preparación: Se debe lavar adecuadamente la berenjena, eliminarle las puntas, cortarla en trocitos de tamaño de un cubito, picar el cebollín, los tomates. Calentar el aceite de oliva, agregando en el la berenjena picada, con el cebollín, más las gambas que deben ser frescas, cocinando todo a fuego lento hasta ablandar.

Se agrega posteriormente los condimentos como la sal, pimienta negra, el orégano. Una vez que los ingredientes se ha cocinado y están además tiernos, el plata estará listo para servir y buen provecho.

Existen una amplia variedad de recetas como la que les hemos indicado, todas ellas, fáciles y ricas a la hora de consumirlas; como es la preparación de pescados, vegetales sancochados y sazonados con hierbas, ensaladas a base de garbanzos y vegetales, aderezadas con comino y aceite de oliva, o quizás una rica ensalada de pollo aderezada con semillas de quínoa.

El límite en todo caso es la imaginación, pues las personas con la lista de ingredientes que son permitidos, por la Dieta Mediterránea, tienen a su alcance una gran variedad de recetas que pueden llevar a cabo, con la finalidad de hacer más agradable cada una de sus comidas diarias.

Dieta Mediterránea para Diabéticos

La diabetes es una enfermedad de tipo crónico que es padecida por muchas personas en todo el mundo, donde su metabolismo falla, y en consecuencia produce un exceso de glucosa; que es el azúcar presente tanto en la sangre como en la orina. Esta es una enfermedad que una vez que se padece es de carácter irreversible.

Motivo por el cual, las personas deben aprender a vivir con ella, puesto  que se origina como una consecuencia de la secreción hormonal insuficiente, de la insulina que debe ser generada por su cuerpo, teniéndose en consecuencia constantes deficiencias orgánicas.

Por ello la diabetes se presenta, como producto de la carencia de esta insulina; que es controlada mediante la aplicación, tanto de medicamentos, y en los casos más graves, teniendo la necesidad de estarse inyectando constantemente insulina, con la finalidad de mantener estables sus niveles dentro de su organismo.

Dieta Mediterránea

La Dieta Mediterránea es una forma de vida que le permite a las personas el poder mantenerse con buena salud, evitando la aparición de muchas enfermedades. Pero para las personas que ya se encuentran enfermos, como es el caso de aquellos pacientes que padecen diabetes, la dieta les ayuda a mantener bajo control los niveles de glucosa de su sangre.

Esto es debido al hecho que las personas que presentan diabetes, generalmente no retienen la glucosa en sus células de manera adecuada, con lo cual, suelen manifestar altos índices de azúcar. Al cambiar sus hábitos alimenticios, con el consumo moderado de calorías y bajando de peso, pueden hacer frente de una mejor manera a su padecimiento.

Ya que tienen la posibilidad de controlar adecuadamente su glucosa, y en consecuencia, la será objeto de complicaciones asociadas con el padecimiento de la diabetes. Por tanto la Dieta Mediterránea es muy indicada para estas personas, pues está basada en grupos de alimentos y no en un alimento específico, siendo con ello flexible y fácil de seguir.

Dieta Mediterránea

Siendo precisamente los alimentos indicados por esta dieta, los que usualmente se han indicado a los pacientes que padecen diabetes, tan pronto la enfermedad les ha sido detectada, y con lo cual se han observado altos beneficios para el control de sus niveles de azúcar.

Con ella el diabético debe seguir un programa alimenticio, donde puede realizar el consumo de frutas, legumbres, verduras, cereales y panes siempre que sean de tipo integral. Que les permitirán mantener toda la energía necesaria; controlar su glucosa y sentirse satisfecho, mientras mantiene su peso corporal en los niveles más adecuados.

En consecuencia la Dieta Mediterránea está altamente indicada, para todas aquellas personas, que son diabéticas, y tienen la necesidad de alimentarse de forma sana; y que los alimentos que consuman, les permitan además, el mantenimiento adecuados de sus niveles de glucosa, con la finalidad a aumentar las reservas de insulina en su cuerpo.

Los alimentos que deben ser consumidos por los diabéticos, en función de la Dieta Mediterránea son:

  • Alimentos que no sean procesados o industrializados, solo productos frescos como legumbres, hortalizas, vegetales, patatas, etc.
  • Evitar el consumo de carnes rojos, de hacerlo debe ser muy moderado, siendo preferibles que los sustituyan por los pescados grasos.
  • El aceite que se debe consumir el de Oliva, preferiblemente extra virgen.
  • Se permite el consumo de lácteos de tipo descremado, como es el caso de yogur y los quesos.
  • Consumir frutos secos como son las nueces o las almendras, en cantidades moderadas.
  • Consumo diaria de frutas frescas, de las cuales se permite hasta 5 porciones y que pueden ser cerezas, manzanas, uvas, fresas, los melones o los melocotones. Otra de las permitidas es los dátiles.
  • Consumir suficiente agua al día, con la finalidad de ayudar al funcionamiento de todo el organismo.
  • Finalmente y muy importante, el mantenimiento de un constante ritmo físico, acompañado por ejercicios diarios, como la realización de caminatas.

Dieta Mediterránea Hipocalórica

Cuando se habla de la Dieta Mediterránea hipocalórica, se hace referencia, al hecho de que los alimentos presentes en este tipo de dieta proporcionan un reducido número de calorías al cuerpo, lo cual acompañado de un ritmo adecuado de ejercicios físicos, le permite a las personas que la siguen, observar una pérdida de peso corporal.

Por ello es utilizada para las personas que necesitan contar con una dieta baja en calorías, y que junto a la práctica de actividades físicas, les permita bajar de peso, el cual es necesario en función de su condición física actual, garantizandoles además, los riesgos de posibles problemas cardiovasculares, muy incidentes en las personas obesas.

Utilizada no solo con las personas que tienen un peso superior al recomendado para su estatura y constitución física, sino para aquellos que padecen un síndrome metabólico, que les hace padecer problemas de salud en cuanto a enfermedades del corazón, diabetes especialmente de tipo 2 y las personas que son hipertensas.

A todos ellos se les sugiera seguir la Dieta Mediterránea, por ser baja en calorías, y por representar básicamente un cambio de su estilo de vida. Pero la dieta debe ser seguir de una manera constante y prolongada, a fin de evitar, que al dejarla, se puede nuevamente aumentar de peso y perder todo lo que se había logrado hasta el momento.

Dieta Mediterránea

La más efectiva Dieta Mediterránea para niños

Los niños al igual que los adultos, están propensos a sufrir problemas de sobrepeso; alimentándose de una forma sana, pueden ayudar a su cuerpo a que se desarrolle adecuadamente y que su peso corporal no exceda los niveles que son recomendados para ellos, en cuanto a su contextura física y los niveles de peso que se deben manejar en cuanto a su edad.

Otro factor importante para los niños, es que al seguir este tipo de dieta, son menos propensos a los padecimientos respiratorios y la presencia de alergias, que generalmente son productos de alimentos, que ellos consumen y para los cuales su cuerpo no está adaptado. Considerando por otro lado, que estos alimentos les permiten bajar el colesterol de su cuerpo. (Ver artículo: caquexia)

Los niños se deben acostumbrar a consumir alimentos que sean variados y sanos, como los presenten en la lista de alimentos permitidos por esta dieta; con ellos desde pequeños, acostumbran a su cuerpo a la presencia de antioxidantes, que son altamente beneficiosos para prevenir las enfermedades como el cáncer y la hipertensión; acostumbrándose además a evitar el alto consumo de sal.

Dieta Mediterránea

Así desde pequeños, ellos deben consumir verduras y hortalizas, con sus grandes aportes de minerales, vitaminas y fibras; que le permiten ampliar sus defensas inmunológicas, y a lograr que su flujo intestinal sea normal. Ya desde los seis meses pueden consumir estos alimentos en forma de purés, dados por supuesto de forma gradual, para acostumbrar a su cuerpo.

Las legumbres, representadas por los granos y caraotas, son otro elemento de la dieta,que los niños deben consumir, pues les proveen proteínas, fibra, hierro, hidratos de carbono y la vitamina B, indispensable durante su crecimiento. Estos alimentos no suelen hacer engordar al niño, y le ayudan a comer sano, evitando así la obesidad.

Generalmente a los niños les gustan los cereales, por tanto es un elemento que podemos utilizar, solo o acompañado con otros alimentos, aun desde los 15 meses, siempre y cuando sea permitido por su pediatra, en virtud de que cada niño debe ser considerado de forma individual.

Dieta Mediterránea

Se les pueden ofrecer platos creados con guisantes en tortillas, cremas de legumbres, las frutas tanto en jugos especialmente las que contienen poco azúcar, o preparadas en papillas, los huevos preferiblemente cocidos, los lácteos como quesos, leche o yogur (descremados si es para bajar de peso); las carnes magras y las de aves.

Además del consumo del pescado y en general, todos los alimentos considerados dentro de la pirámide alimenticia de la Dieta Mediterránea, con lo cual se afirma que es una dieta que puede ser seguida por los niños, en especial cuando es necesario que bajen de peso, hasta llevarlos a su condición ideal.

¿La Dieta Mediterránea es Importante para la Salud?

Hasta el momento la Dieta Mediterránea ha sido considerada una de las más importantes a nivel mundial, avalada por muchos nutricionista, ya que aporta los mayores beneficios para la salud de las personas que suelen seguir sus regímenes alimenticios de forma constante y rígida, pero que es tan variada, que no representa un sacrificio para su paladar.

Este tipo de dieta es un cambio que se realiza en la forma de alimentarse, y con lo cual el organismo adquiere una serie de beneficios, que son valorados cuando las personas que la siguen se siente mejor, cuando pueden bajar de peso y cuando evitan con ello el padecimiento de muchas enfermedades, asociadas especialmente al corazón.

Cuando no preguntamos si la Dieta Mediterránea es importante para la salud, la respuesta es un gran Sí; el cual lo damos con toda seguridad, pues las personas generalmente viven una vida ajetreada, sometida a muchas circunstancias, que les hacen consumir alimentos llenos de conservantes, que van en deterioro de su condición física y salud, tanto a mediano como largo plazo.

Dieta Mediterránea

Con esta dieta se les da a conocer una forma de alimentación natural y sana, contando en ella con alimentos al alcance de todos, que pueden tener una elaborada preparación, pero que también pueden ser consumidos de forma sencilla, para todas las personas que cuentan con poco tiempo para dedicar a la cocina.

Solo deben acostumbrarse a seguir el consumo de los alimentos permitidos, sin sobrepasarse en cuanto a las cantidades consumidas, y siendo constantes en el consumo de todos los grupos, sin apegarse a uno solo, así su cuerpo contará con una sana alimentación, que les crea todas las defensas necesarias para evitar contraer las enfermedades.

Dieta Mediterránea

Por ellos nos permitimos enumerar una serie de factores que hacen que la Dieta Mediterránea sea importante para la salud:

  • Ayuda a reducir la obesidad en la personas y por ende, los riesgos a padecer enfermedades del corazón e hipertensión arterial.
  • Es una forma de prevenir enfermedades que son afectadas por el consumo de los azúcares como es la diabetes.
  • Permite que nuestro cuerpo se mantenga sano, evitando ser propensos al cáncer de mama y de colon.
  • Es una herramienta que favorece un normal funcionamiento del tránsito intestinal de nuestro cuerpo.
  • Se ayuda con ella al medio ambiente, por reducción del efecto invernadero, al ser menos las emisiones de gases provocadas por las industrias, en virtud de las crías de animales, en comparación con la obtención de productos vegetales.
  • El consumo moderado de vino, uno de los elementos contemplados en la dieta, reduce enfermedades del corazón.
  • Esta dieta ya es considerada una herencia cultural de nuestros antepasados, muy positiva para ellos en aquel entonces y que sigue siéndolo hoy en día para todos nosotros.

Dieta Mediterránea

Opiniones sobre la Dieta Mediterránea

La Dieta Mediterránea ha sido estudiada por muchos investigadores, especialmente médicos nutricionistas, quienes han manifestado su opinión en cuanto a lo que significa la utilización de esta dieta, por personas en muchas regiones del mundo. Ya que es utilizada hasta el momento, no solo en los países que se encuentran en las regiones del Mediterráneo.

Estos investigadores han considerado que la dieta es aplicable y puede ser seguida, en efecto, por todas las personas que deseen hacerlo y aunque no sean habitantes de la ya mencionada zona mediterránea.

En un artículo de La Opinión, publicado por la BBC Mundo, afirma la importancia de entender cómo las dietas afectan a la salud, y lo útil que es la valoración de la dieta en conjunto; pues si la gente se lo propone, aunque no viva en el mediterráneo, con ajustes según los alimentos a su alcance, puede hacer un valorable uso de esta dieta en su beneficio.

Muchos de los expertos en esta materia han considera que el ingrediente utilizado como grasa sana, representado por el aceite de oliva puede ser considerado un oro líquido; pues se utiliza del tipo extra virgen, que es un extracto natural obtenido de las aceitunas, importante para su consumo en cualquier edad, debido a los amplios beneficios aportados para el cuerpo.

Por ello a través de todos los medios de comunicación se ha manifestado que, la dieta mediterránea ha sido considerada un elemento beneficioso para la salud de las personas, con lo cual pueden cambiar sus hábitos alimenticios, repercutiendo esto rápida y efectivamente sobre las condiciones de su cuerpo.

Muchos aseguran que esta dieta es según informes de la Organización Mundial de la Salud, el mejor patrón a seguir si se quiere “vivir más y mejor”. Por ello es altamente recomendable para todas las personas y en especial para los ancianos.

La Dieta Mediterránea y el cáncer

A través de la historia los científicos siempre han buscado la forma de prevenir enfermedades, que como es el caso del cáncer, muchas veces no puede ser curado. Por ello la mejor medicina, es la prevención, y en este sentido se realizan estudios e investigaciones que permiten establecer, porque algunas personas son más propensas que otras a padecerlo.

En los años de 1960, estos científicos observaron que en las regiones mediterráneas, las personas eran menos propensas a padecer por ejemplo enfermedades del corazón. Especialmente al ser comparadas con el mismo tipo de personas, que vivían en otras regiones del mundo.

Con esto fueron descubriendo que el factor se basaba, en que las personas del mediterráneo consumían un determinado tipo de alimentos, que favorecen su salud. Los cuales eran de origen primordialmente vegetal, y con los cuales estaba presente el consumo de aceite de oliva.

Dieta Mediterránea

Siendo la principal fuente de grasa que ellos consumían, acompañando además sus alimentos con una bebida alcohólica, representada por el vino y con poco consumo de lo que eran la carne y los lácteos.

Todo esto fue analizado, con especial atención de cada uno de los alimentos que se encontraban presentes en la dieta alimenticia de las poblaciones mediterráneas, llegando a la conclusión de que posee altos beneficios para la salud, no solo en cuanto al cuidado del corazón, sino además en la prevención de enfermedades como el cáncer.

El porqué de sus afirmaciones, deriva del hecho de que estos alimentos tienen en efecto protector en el organismos, por sus altos niveles de antioxidantes; aportes de fibra y muchos otros compuestos que son considerados bioactivos como es el caso de los polifenoles, que se mantienen en el cuerpo protegiéndolo por mayor tiempo.

Dieta Mediterránea

Con lo cual el organismo está menos expuesto a los agente de tipo cancerígenos, como son las grasas saturadas, las nitrosaminas o los hidrocarburos aromáticos.

Esta dieta ha manifestado ser efectiva principalmente en la protección de cánceres como los de colon y recto, los de próstata, al igual que los de mama; siendo además factible su incidencia en la prevención de los de estómago, boca, faringe y laringe.

En cuanto a la Dieta Mediterránea y el cáncer, no todo está dicho hasta el momento, pero los estudios y avances no se detienen; por el momento se considera, que al menos es suficiente contar con esta herramienta para prevenirlo, mejorando además con ello muchas otras condiciones de nuestro organismo, y permitiéndonos en consecuencia una vida sana.

Conclusiones

Todo el recorrido efectuado en este artículo lo hemos realizado con la finalidad de que nuestros lectores tengan claro los beneficios que le puede aportar, realizar un cambio de sus hábitos alimenticios, siguiendo la Dieta Mediterránea, la cual hasta el momento es considerada una de las mejores, tanto en cantidad como calidad.

Pues ella está avalada por contener alimentos clasificados en varios grupos alimenticios, que son variados y que además, aportan a sus consumidores toda la energía y vitaminas necesarias, para estar bien alimentados y prevenir la aparición de enfermedades, con un beneficio adicional, que es precisamente el poder bajar de peso.

Sin sentir hambre o aburrimiento a la hora de comer, pues pueden alternar su alimentación y dar todo el sabor necesario a sus comidas, mediante el uso de hierbas aromáticas, aceite de oliva y el acompañamiento de una copita de vino. Todo ello con la ayuda, de un ejercicio físico diario, que les haga ser personas activas.

Dieta Mediterránea

Sobre la Dieta Mediterránea, solo nos queda resumir sus beneficios, con la consideración de unos datos que la han hecho ser considera en todo el mundo, un de la mejores que existen, para ayudar a nuestra salud, y ser personas activas, que pueden hacer frente a cualquier padecimiento, pues cuentan en su cuerpo con un alto nivel de inmunodefensas.

  • La Dieta Mediterránea es patrimonio cultural de toda la humanidad, considerando que con solo una copita al día, suministramos a nuestro cuerpo polifenoles, que ayudan a la flora intestinal de nuestro organismo y nos suministran antioxidantes.
  • El consumo de ajo recomendado en esta dieta, además de aportar sabor a los alimentos, reduce considerablemente los índices de colesterol, nivela los valores de triglicéridos; todo ello en favor de la presión arterial, evitando así que las personas padezcan hipertensión.
  • La amplia variedad de ensaladas que pueden ser realizadas a partir de los alimentos naturales recomendados, en la época de los veranos, nos permiten sentirnos satisfechos, sin pesadez. Con el beneficio de que al comer verduras y hortalizas, estas nos aportan fibras indispensable para una normal función intestinal.

Dieta Mediterránea

  • También al consumir con regularidad las legumbres, representadas por los granos y semillas, es favorable a nuestros niveles de presión arterial, previenen la aparición de cáncer y controla todo lo relativo a la presencia de azúcar en la sangre. (Ver artículo: liposucción láser)
  • Los frutos son ideales complementos en esta dieta, tanto en forma de jugos, batidos o al comerlos por sí solo, especialmente por el hecho de que se sugieren aquellos que contengan menos azúcar; y por ejemplo las naranjas, son una forma ideal para comenzar el día, con mucha energía y un buen humor.
  • El tomate es otro de los alimentos presentes y recomendados para la elaboración de los más deliciosos platos y ensaladas, que a la vez es considerado un tipo de alimento que evita el riesgo de padecer derrames cerebrales.
  • A muchas personas les gustan los cereales, pues en esta dieta están contemplados, siendo por ejemplo considerado el trigo, alimente ampliamente cultivado en todo el mundo; recomendado para su consumo, en diversas formas de presentación y derivados.
  • Las uvas, tanto solas como las presente en el vino, que podemos consumir, nos hacen un gran aporte, pues permiten proteger a nuestro cuerpo de los daños ocasionados por los rayos del sol. Ya que ellas tienen antioxidantes que favorecen las células de nuestro cuerpo.

Dieta Mediterránea

  • El aceite de oliva extra virgen, que es considerado un elemento clásico de toda buena Dieta Mediterránea, con el cual aderezamos o cocinamos nuestros alimentos; ha sido considerado un elemento vital para prevenir el envejecimiento, que a su vez protege el funcionamiento cerebral y reduce considerablemente los riesgos de padecer enfermedades del corazón.
  • La actividad física, en esta dieta como en muchas otras, es un complemento vital y que no debe fallar con la finalidad de que los resultados, luego de la ingesta de los alimento recomendados, sean lo más efectivos posible; no es necesario los ejercicios de alto impacto, basta con acostumbrarse a caminar, por lo menos durante media hora al día.
  • Una última consideración y no por ello menos importante, es el consumo de agua necesaria para el adecuado funcionamiento de todos los órganos de nuestro cuerpo, lo cual se debe realizar frecuentemente, y de ser posible al menos consumiendo dos litros al día.

Dieta Mediterránea

Es muy importante tener presentes todas estas consideraciones a la hora de escoger una dieta que seguir, la cual debe estar enfocada primordialmente en el factor de desear lo mejor a nuestro cuerpom con el establecimiento de una determinada dieta como patrón alimenticio.

Recuerda siempre que con las dietas puedes no solo sentirte bien, sino que además, te permiten verte bien, pues no es solo el hecho de que tengas la fuerza de voluntad para seguir día a día una régimen alimenticio ya establecido, sino el hecho de que te sientas motivado para hacerlo, cuando piensas en los beneficios que te serán aportados con todo ello. (Ver artículo: Causas de la diarrea)

(Visited 202 times, 1 visits today)

Deja un comentario