Citología: que es, significado, para que sirve

La citología, es un examen que toda mujer debe realizarse de manera regular, para prevenir enfermedades entre las que destaca cáncer de cuello uterino. Expertos en salud recomiendan su realización porque esto le puede salvar la vida a la mujer.

Citología

¿Que estudia la citología?

La citología, estudia todo lo referido a las células de los seres vivos, particularmente el comportamiento celular de las personas. Es tomada como una ciencia dividida en varias ramas dentro de las cuales se encuentra la citología hemática, que se encarga de estudiar la composición celular de la sangre.

La citología vaginal, es un examen por medio del cual se revisan las células que conforman el cuello del útero. Dichas células se obtienen a través de la realización de un leve raspado en el cuello uterino.

La razón principal por la cual se debe realizar esta prueba es el poder detectar a tiempo la existencia de enfermedades, especialmente el cáncer de cuello de útero, o también otras lesiones de tipo precancerosas.

A la citología se le conoce además con el nombre de prueba de Papanicolaou. Generalmente, su realización no implica ningún riesgo, ni contraindicaciones, siendo una prueba muy simple y sin dolor, aunque dependerá de la sensibilidad de cada mujer.

Disciplinas

Cuenta con dos disciplinas, la biología celular, que se encarga de la morfología, la función y la bioquímica celular en estado normal, es decir, que las observa en torno a su función con respecto a sus propiedades, estructura, desempeño, interacción con el ambiente y el ciclo de vida.

Y también esta la citopatología, que estudia la enfermedad de las células, así como los cambios que puedan llegar a sufrir, guiando un prescripción exacta de las enfermedades.

Citología

Otros usos

Se usa para llamar así al material que resulta de las pruebas citológicas. Existen varios derivados como la citología interventiva y la exfoliativa, que son resultados médicos de análisis realizados a las células que fueron captadas por medio de un examen u otro procedimiento medico.

Puede adoptar el nombre de otros derivados, lo que dependerá del área desde donde sea tomada la muestra para el estudio, razón por la cual existen los términos de: citología gastrointestinal; citología del ojo, citología de mama, citología de huesos, entre otros.

Prueba de Papanicolau

Esta prueba se realiza a través de la práctica de una citología cervical, donde el cuello uterino es examinado a través de un microscopio. El cuello uterino, forma parte del útero o matriz de la mujer, y está ubicado en la parte baja del mismo, culminando en parte superior de la vagina. A este test a veces se llama también citología vaginal

Nombres alternativos para esta prueba

Tiene muchos nombres comunes entre los que se destacan: Prueba de detección de cáncer cervical; citología vaginal; prueba de Papanicolau; descarte de cáncer de cuello uterino; VPH – Papanicolau; Colposcopia, entre otros.

Citología

Procedimiento para realizar el examen

El paciente debe recostarse sobre una mesa o silla especial, y colocar las piernas abiertas sobre unos estribos. Luego, el especialista introduce dentro de la vagina una herramienta llamada espéculo con el cual va a separar las llamadas paredes vaginales.

Este procedimiento facilita la observación del cuello uterino y realizar la toma (raspado leve) de las paredes vaginales para ser analizadas. Se efectúa una segunda toma de la parte externa del cuello uterino, conocida como exocérvix, y una tercera que se realiza en el canal del cuello uterino denominada endocérvix.

Todas las muestras se colocan en un portaobjetos al cual se le aplican varias tinciones, antes de ser llevadas a observación bajo el microscopio, donde las células son examinadas y finalmente se da un diagnóstico. Por lo general, este examen no tiene riesgos y la persona debe estar relajada para que sea lo menos incomoda posible.

Preparación para el examen

A pesar de que no existen unas normas como tal para prepararse antes de una citología, si hay algunas recomendaciones que los especialistas le dan a los pacientes, por ejemplo, debe informarle al médico sobre algún medicamento que este ingiriendo en el momento.

Se debe advertir si esta en algún tratamiento de quimioterapia o si cree estar embarazada. Antes de la citología debe evitar darse duchas vaginales o haber tenido relaciones sexuales.

Debe evitar por lo menos en un lapso de 24 horas previas al examen el uso de tampones, óvulos, espermicidas, entre otros. Si la mujer tiene el período de menstruación, no puede realizarse la citología.

Periodicidad

La citología es recomendable comenzar a realizársela al inicio de la vida sexual, o un lapso no mayor a los 3 años después de haber tenido las primeras experiencias sexuales. Lo ideal es que toda mujer se practique este examen de uno a dos años.

En casos especiales donde la paciente padezca de tumores, haya tenido infecciones vaginales frecuentes u otros, debe realizárselas con mayor frecuencia, cada 6 meses a un año o a indicación del médico especialista.

Las mujeres que hayan presentado verrugas genitales o se les haya extirpado el útero, deben realizarse una citología anual. Las mujeres pueden dejar de hacerse la prueba después de los 65 ó 70 años, pero, siempre y cuando hayan obtenido resultados negativos en las sus últimos exámenes.

¿Es doloroso este examen?

Generalmente, la citología no causa ningún dolor, o por lo menos es muy mínimo. Si se pudiese presentar una especie de incomodidad pero se puede solventar al relajarse durante el examen. Hay algunos casos donde la paciente sangra un poco después del examen pero es normal.

Razones para realizarse el examen

La citología o examen de Papanicolau, es una prueba que sirve para detectar a tiempo el cáncer de cuello uterino. La mujer debe comenzar a practicárselos a partir de los 21 años de edad y luego cada dos o tres años.

Después de los 30 años, debe practicarse exámenes tanto de Papanicolau como de VPH, ya que son normales. Este último puede realizárselo cada 5 años para descarte del VPH, o virus del papiloma humano que no solo causa las verrugas genitales sino que también influye en un posible cáncer de cuello uterino.

Resultados

En los resultados de esta prueba se pueden conseguir aspectos que no necesariamente sean el cáncer de cérvix, es decir, que pueden arrojar la existencia de infecciones por hongos, herpes, tricomonas, entre otros.

También pueden alertar sobre la existencia de cambios celulares reactivos, que son las reacciones que pueden ocurrir en el cuello uterino luego de padecer de alguna infección o irritación, por lo que se requiera de algún tratamiento especial o constante observación.

Normales

Se dice que el resultado es normal cuando no hay presencia de células anormales en las muestras, sin embargo, se debe tener en cuenta que la prueba de Papanicolau no es cien por ciento precisa, y la existencia del cáncer de cuello uterino se puede pasar por alto, pero en muy bajos porcentajes de casos.

Habitualmente, el cáncer de cuello uterino se desarrolla muy lentamente, y las pruebas de Papanicolau de control pueden prevenir a tiempo para tomar los tratamientos.

Anormales

Los resultados anormales se agrupan en varias clasificaciones, por ejemplo: CASI, se refiere a la existencia de células atípicas, que pueden deberse a varios factores incluyendo un VPH. Dichas células podrían ser precancerosas y estar ubicadas tanto en el interior como el exterior del cuello uterino o el útero.

Displasia intraepitelial de bajo grado o displasia intraepitelial de alto grado: que habla sobre un alto riesgo de existencia de cáncer de cuello uterino. Carcinoma in situ (CIS): habla sobre la posibilidad de un cáncer de cuello uterino sino se toma tratamiento a tiempo.

Células escamosas atípicas: Se refiere a la presencia de cambios anormales producto de un HSIL. Células glandulares atípicas (CGA): Se detectaron cambios celulares que refieren la existencia de un cáncer en la parte superior del canal cervicouterino o dentro del útero.

A pesar de estos resultados, siempre el especialista necesitara otras pruebas adicionales para poder dar un veredicto final. Puede que se le recomiende al paciente practicarse una nueva  prueba de Papanicolau o del VPH en 6 a 12 meses, luego de los resultados anormales.

Imágenes

En el siguiente vídeo se podrá obtener mayor información acompañada de imágenes que le serán de mucha utilidad.

Si te gusto este articulo puedes revisar también estos otros temas de interés en la misma área:

(Visited 239 times, 1 visits today)

Deja un comentario