¿La Glucosamina protege a los cartílagos?

La glucosamina es una sustancia producida por el propio organismo y que puede ser obtenida también de algunos artrópodos, para elaborar suplementos que actualmente se indican para el cuidado de las articulaciones.

glucosamina

¿Que es la Glucosamina?

La glucosamina es una amino-azúcar presente de manera natural en el organismo humano, en el exoesqueleto de los artrópodos, en la pared celular de algunos hongos, entre otros organismos.

En el ser humano es frecuente encontrarla en el líquido que circunda y brinda protección a las articulaciones.

Además, el organismo la emplea en la elaboración y síntesis de otras sustancias relacionadas con la formación de los ligamentos, cartílagos, tendones y el líquido que protege las articulaciones.

Generalmente se adiciona al tratamiento de ciertos pacientes pues optimiza la consistencia del líquido sinovial que sirve para lubricar las articulaciones, disminuye la inflamación y el dolor de las mismas y proporciona mayor flexibilidad.

Además, mejora la habilidad del organismo para componer y restaurar los cartílagos y demás tejidos conectivos.

Mecanismo de acción

La glucosamina de forma natural en el cuerpo es parte del ácido hialurónico, uno de los componentes del cartílago.

Administrada en forma de fármaco o suplemento, no se tiene muy claro el mecanismo de acción de la glucosamina, pero si actúa de la siguiente forma:

  • Promueve la producción de glicosaminoglicanos y proteoglicanos.
  • Bloquea o inhibe la elaboración de los radicales superóxido
  • Estimula la actividad de los enzimas lisosomales
  • No permite la acción de los enzimas destructores del cartílago articular (colagenasa y fosfolipasa A2).

Indicaciones terapéuticas

Se recomienda su uso para la salud de las articulaciones en general, pero específicamente para el tratamiento de la osteoartritis o artrosis leve y moderada de la rodilla.

Su acción sobre la enfermedad en otras zonas del cuerpo, aún no está comprobada.

También es utilizado comúnmente entre los deportistas para acelerar el restablecimiento y recuperación cuando ocurre una lesión.

Dosis recomendada y modo de uso

La glucosamina, que cabe destacar generalmente se prescribe con condroitina para mayor efectividad.

La dosis aconsejada de este suplemento ya sea en cápsulas, tabletas, líquido o polvo, es de 1500 miligramos diarios.

En el caso de las capsulas, tabletas o comprimidos efervescentes se puede tomar con o sin alimentos, el polvo para solución oral se recomienda tomar antes de las comidas.

También es importante destacar que existen algunos alimentos con glucosamina, por ejemplo, los cartílagos y exoesqueletos de crustáceos, los cartílagos y tejidos de articulaciones de los animales sanos sacrificados, el hongo maitake, etc.

Contraindicaciones

Algunas de las contraindicaciones de esta sustancia son:

  • Alergia o hipersensibilidad a la misma
  • Ser alérgico a los mariscos.
  • Ser menor de 18 años.
  • Estar embarazada o en periodo de lactancia.

Advertencias y precauciones

Tome en cuenta ciertos aspectos antes de iniciar un tratamiento que incluya la glucosamina y coméntelo con su médico:

  1. Padece de insuficiencia hepática y/o insuficiencia renal.
  2. Presenta diabetes mellitus. La glucosamina puede afectar la concentración de azúcar en la sangre, interfiriendo en su control, sobre todo en procedimientos quirúrgicos. Por lo tanto, la glucosamina y la diabetes, es un tema de cuidado.
  3. Es asmático, pues existen casos del agravamiento de las crisis.
  4. Pacientes que presentan algunas condiciones que propicien afecciones cardiovasculares, pues eleva los niveles de colesterol.
  5. Descartar previo a la ingesta de glucosamina la existencia de otras enfermedades articulares.
  6. En el caso de ser alérgico al pescado o los mariscos o mantener una nutrición vegana o vegetariana, opte por un suplemento de glucosamina de origen vegetal, siendo este tan efectivo y eficaz como la de origen animal.

Interacciones

Este fármaco puede reaccionar al asociarse con otros productos, tales como:

  • Anticoagulantes antagonistas anti-vitamina K (warfarina y acenocumarol)
  • Antibióticos: Tetraciclinas vía oral, penicilinas, cloranfenicol.
  • Quimioterapia (V16, VePesid, VM26 y Adriamycin).
  • Acetaminofén
  • Antidiabéticos: glimepirida, gliburida, insulina, pioglitazona, rosiglitazona, clorpropamida, glipizida, tolbutamida.

Efectos secundarios

El tratamiento con este componente puede causar algunas reacciones adversas, que incluyen:

  • Cefalea.
  • Somnolencia.
  • Dispepsia (gastritis o indigestión)
  • Diarrea o estreñimiento.
  • Náuseas.
  • Dolor en el abdomen.
  • Meteorismo.

Conservación

Se recomienda que este producto se conserve bajo las siguientes medidas:

  • Lugares frescos y secos, evite los baños.
  • Evite la exposición directa a la luz solar y olores fuertes.
  • No se refrigere o congele.
  • Mantenga fuera del alcance y la vista de niños y mascotas.

Efectos en la artrosis

La artrosis, osteoartrosis u osteoartritis es una enfermedad degenerativa que afecta el tejido blando y flexible de la articulación, así como el cartílago y el hueso.

Se presenta en la cadera, las rodillas, las manos, los pies y la columna vertebral, pero es muy frecuente en las tres primeras áreas. Se calcula que unos trescientos millones de personas en el mundo sufren de artrosis.

Es una afección que empeora la función y la estructura del tejido comprometido con el paso del tiempo, siendo muy incapacitante, pues se asocia a dolor intenso y perdida de la función articular.

La artrosis se origina y depende de varios factores, evolucionando de manera distinta en cada paciente, pero afectando siempre la totalidad de la articulación, degenerando el cartílago articular y los meniscos.

La afección se caracteriza por la presencia de:

  • Osteofitos
  • Esclerosis subcondral
  • Geodas óseas
  • Cuerpos libres intra-articulares
  • Inflamación de la membrana sinovial.

La artrosis no tiene cura hasta el momento y su tratamiento se enfoca principalmente en los síntomas.

Sin embargo, si existen opciones que contribuyen a ralentizar el avance del deterioro de las articulaciones, en la medida de lo posible estabilizar la afección y evitar la implantación o recambio de una prótesis.

La terapia actual busca:

  • Controlar los síntomas, sobre todo el dolor.
  • Mejorar el funcionamiento de la articulación o evitar la incapacidad.
  • Frenar el proceso de deterioro articular.
  • Proporcionar calidad de vida del paciente.

Es de suma importancia también saber que las diferentes estrategias farmacológicas, pueden tener efectos secundarios o adversos a corto y largo plazo, dependiendo de los fármacos que se empleen para el tratamiento de la enfermedad.

La glucosamina es uno de los productos empleados para el tratamiento de la artrosis.

Aun cuando en ciertos países no está aprobada para la enfermedad, por no tener datos concluyentes referente a sus beneficios, en  otros está disponibles como suplementos alimenticios.

Se asegura que la glucosamina actúa principalmente sobre el cartílago articular, estimulando la síntesis de glucosaminoglucanos, a través del receptor GLUT.

Tiene efectos sobre:

  • Prostaglandina E2
  • Óxido nítrico
  • Metaloproteasas
  • Ciclooxigenasa 2 (COX-2)

Favorece la preservación del cartílago articular, evitando su deterioro y contrarrestando la inflamación.

Estudios en animales

En los diferentes estudios con animales demostró disminuir los efectos de la artritis y la sinovitis, el descenso de los niveles de prostaglandina E2 y óxido nítrico en el plasma de las ratas.

En conejos se observa el cartílago articular conservado y en ratones se detiene la pérdida del cartílago, la erosión ósea y la formación de osteofitos.

En general se observó una mejora en los síntomas de los pacientes, sobre todo en la disminución del dolor y mejoría de la función articular.

Sin embargo, se considera más efectiva en las articulaciones de la rodilla que en la cadera.

Glucosamina y otros productos

Generalmente la glucosamina se toma asociada a otros productos para brindar mejores resultados. Las combinaciones mas frecuentes son:

Glucosamina+ sulfato de condroitina

La condroitina es una sustancia que se localiza de forma natural en el cartílago, que rodea la articulación y como suplemento se es de origen animal, obteniéndose y produciéndose a partir del cartílago de tiburón y la vaca.

Es empleado para el tratamiento de la artrosis y las cataratas, sola o combinado con otros elementos como el ascorbato de manganeso, ácido hialurónico o glucosamina.

Esta sustancia puede ser administrada vía oral, tópica y como inyección. Este compuesto tiene diferentes efectos sobre el organismo:

  • Disminuye la resorción ósea
  • Favorece la formación de hueso.
  • Tiene efecto anti-inflamatorio.
  • Posee propiedades anabólicas, anticatabólicas y antiapoptóticas,
  • Es antioxidante, brindando protección a la célula contra el peróxido de hidrógeno y aniones superóxido.
  • Disminuye el daño del cartílago y el agravamiento de la artritis
  • Reduce el estrés oxidativo

Existen datos y trabajos que indican la mejoría de los síntomas en la artrosis de rodilla, influyendo en el edema de las articulaciones y derrame de líquido articular, la funcionalidad de las mismas y el dolor crónico.

Ambas sustancias están presentes de forma natural en el cuerpo, son parte del cartílago que protege los huesos unidos para formar las articulaciones

La combinación o asociación de estos productos se emplean para tratar osteoartritis de rodilla leve o moderada.

Muestra eficacia en la reducción del dolor, la rigidez, la disminución de la funcionalidad y la inflamación de las articulaciones, luego de un tratamiento de al menos seis meses.

Sin embargo sus beneficios en este tipo de dolencia genera debate y discrepancias, pues diferentes estudios evidencian alivio del dolor y mejor funcionamiento de articular.

Otros por el contrario consideran que los resultados y datos no son consistentes, pero si contradictorios.

Algunos especialistas indican que la combinación de glucosamina + sulfato de condroitina, resulta más efectivo que el uso de uno solo, sobre todo en pacientes con la rodilla gravemente comprometida.

Este producto combinado parece aliviar de alguna manera el dolor y mantiene la funcionalidad de la articulación.

Ambos suplementos se prescribieron en tratamientos de osteoartritis en caballos y perros, por largo tiempo y desde 1980 se utilizó en la artrosis presente en los seres humanos.

La glucosamina y la condroitina puede encontrarse en el mercado como comprimidos, cápsulas, polvo o líquido, combinadas o individualmente.

Glucosamina + condroitina + ácido ascórbico

Este producto combinado, disponible en comprimidos, se toma generalmente tres veces al día junto con las comidas.

La glucosamina con condroitina y ácido ascórbico sirve para evitar y tratar los síntomas que provoca la osteoartritis, tales como:

  • Dolor articular constante
  • Inflamación de las articulaciones
  • Rigidez
  • Perdida de la funcionalidad de las articulaciones.

Un suplemento que mezcla las propiedades de la glucosamina y la condroitina, que contiene ademas el ácido ascórbico o como normalmente se conoce, vitamina C.

Este elemento es un formidable y potente antioxidante,  indispensable para la producción del colágeno y la protección de las células.

Suele prescribirse para tratar los signos y síntomas de la artrosis, tenga en cuenta que no se ha estudiado a profundidad en el tratamiento de:

  • Otros tipos de artritis
  • Afecciones relacionadas a la artritis, por ejemplo, la artritis reumatoide o la gota
  • Otras lesiones o enfermedades causantes de dolor.

Discusión sobre sus beneficios

Aun cuando muchos profesionales defienden los beneficios del uso de este producto en el tratamiento de las afecciones degenerativa de las articulaciones, aun no se logra un acuerdo sobre los mismos.

Mientras en el continente europeo la glucosamina con sulfato de condroitina se acepta y prescribe como medicamentos, en tierras estadounidenses se comercializan como suplementos alimenticios.

Algunos especialistas indican que la eficacia del tratamiento con este producto, está relacionado con la formulación, la dosis empleadas y el tiempo de duración.

Conclusión

La glucosamina y el sulfato de condroitina generan cambios y efectos notorios en el alivio del dolor y la mejoría de la funcionalidad de las articulaciones.

Se considera necesario recopilar más información que dé certeza sobre sus efectos protectores en:

  • Cartílago
  • Hueso subcondral
  • Membrana sinovial

Es necesario vigilar la formulación y la dosis que fue prescrita, pues de estas depende de gran manera la eficacia del tratamiento.

¿Protege los cartílagos de la rodilla?

Como se ha especificado anteriormente la respuesta a esta interrogante suele variar, por la ausencia de resultados y datos concluyentes, que prueben sus efectos sobre los cartílagos de la rodilla.

En general son muchos los profesionales y pacientes que defienden su uso, asegurando mejoría en las afecciones que deterioran los cartílagos y los síntomas que estas provocan, específicamente la artrosis

Este tipo de artritis muy frecuente en el mundo, causa un desgaste progresivo en el cartílago resbaladizo que rodea los extremos de los huesos que forman las articulaciones y que requieren moverse.

Los suplementos de glucosamina, se utilizan para proteger las articulaciones, específicamente el cartílago entre ellas, evitando el molesto y doloroso desgaste que ocurre con el paso del tiempo.

También indican que ofrece otros beneficios, influyendo en la piel, los huesos, las uñas y los ligamentos.

Además, es una alternativa para aquellos pacientes que por alguna razón no pueden mantener tratamientos a largo plazo con fármacos analgésicos, pues se cree que contribuye al alivio del dolor articula. Esto permite disminuir las dosis diarias de analgesia.

En líneas generales la glucosamina es un suplemento que ha dado resultados satisfactorios en ciertos grupos de pacientes y que además se considera seguro y accesible, por lo tanto, hable con su médico y pregunte los beneficios de dicho producto en su caso.

Recuerde que, este tipo de tratamientos ofrece resultados a largo plazo, pueden pasar algunos meses antes de sentir mejoría o alivio.

Ademas, cualquier tratamiento farmacológico debe ser complementado con cambios o ajustes en su rutina.

Es imprescindible mantener una dieta saludable, realizar ejercicio físico apropiado a su caso e indicado por un profesional y un constante control médico.

Aun cuando la glucosamina le permita aliviar el dolor y la inflamación que produce las enfermedades degenerativas articulares, si usted no la asocia a un estilo de vida sano y activo, es difícil alcanzar la tan anhelada calidad de vida que busca.

Consulte otros enlaces del blog que pueden ser útiles:

Arginina

Doxiciclina

Vitamina k1

 

(Visited 53 times, 1 visits today)

Deja un comentario