La pregabalina, el tratamiento del dolor neuropático

La pregabalina es un fármaco empleado entre otras cosas, para el tratamiento de la epilepsia, trastornos de ansiedad generalizada y dolor neuropático.

pregabalina

Si desea conocer todo sobre este medicamento, no dude en leer este articulo.

Nota importante: este articulo es solo informativo, no pretende sustituir la apreciación de un médico especialista.

Por lo tanto se recomienda que acuda a la consulta médica si presenta problemas de salud y evite automedicarse. La pregabalina puede causar dependencia.

¿Que es la pregabalina?

La pregabalina es un producto farmacológico de la familia de los neuromoduladores, indicado para tratar el dolor y la epilepsia, entre otras patologías.

Su principio activo es conocido como GABA, un análogo del neurotransmisor ácido gammaminobutírico con destacadas propiedades antiepilépticas y analgésicas.

Fórmula: C8H17NO2

pregabalina

Marcas comerciales

La pregabalina se puede encontrar en el mercado en sus diferentes presentaciones genéricas, pero también existen una gran variedad de productos farmacológicos con la sustancia pregabalina como principio activo, incluyen:

  • Alivax
  • Prestat
  • Astik SR
  • Lyrica
  • Lyrica CR
  • Plénica
  • Dismedox
  • Prikul

Presentación

Las presentaciones de este medicamento son:

  • Tableta de liberación lenta
  • Cápsulas
  • Solución oral

pregabalina

Farmacocinética

Este principio se absorbe de forma rápida por la vía digestiva y tiene una biodisponibilidad del 90% y vida media larga aproximadamente unas 6,3 horas, administrando entonces hasta en tres dosis diarias.

La pregabalina no se une a las proteínas plasmáticas, se excreta por vía renal (orina) casi totalmente, por esta razón interacciona escasamente con otros productos farmacológicos.

Indicaciones de la pregabalina

La pregabalina se emplea en diversas afecciones, pero principalmente para el tratamiento del dolor neuropático, el tipo de molestia que se percibe cuando hay daños en los nervios y para controlar la epilepsia.

Básicamente la pregabalina actúa reduciendo las señales de dolor que emiten los nervios deteriorados al cerebro.

Se indica entonces en casos de:

-Dolor causado por la diabetes y la neuralgia post-herpética (causada por el herpes zóster), provocan dolor intenso y punzante, ardor y otras molestias que suelen prolongarse por meses o años.

-Daño en la médula espinal.

-Fibromialgia, dolor crónico de origen desconocido aun, que afecta músculos, ligamentos y tendones, causando rigidez, sensibilidad, cansancio, fatiga y trastornos del sueño.

-Algunos tipos de convulsiones en pacientes de un mes en adelante.

-Trastorno de ansiedad generalizada (TAG), que provoca preocupación, inquietud, problemas de concentración y un estado de ansiedad constante y aguda, afectando las actividades y rutina diaria.

-Está en estudio su uso para la profilaxis de la migraña, pues esta dolencia generalmente tiene características clínicas y fisiopatológicas similares con la epilepsia.

Por esta razón los anticonvulsivos son una alternativa terapéutica, para la profilaxis de la cefalea migrañosa, siendo ya aprobado el  uso del valproato de sodio para este caso.

Pregabalina y el síndrome de piernas inquietas

Según algunos estudios, este fármaco se está administrando en pacientes con síndrome de piernas inquietas, logrando normalizar las manifestaciones de la enfermedad, de tipo motor durante el momento del sueño.

El síndrome de piernas inquietas, es una afección neurológica de tipo crónico y suele caracterizarse por el movimiento constante de las extremidades inferiores principalmente.

Es una afección que suele afectar y diagnosticarse en la población adulta.

La pregabalina es empleada en dosis reducidas comparadas  con las administradas en casos de epilepsia o dolor neuropático.

Generalmente se indica una dosis por la tarde o antes de ir a dormir, evitando así los efectos adversos del medicamento y resultando tolerable y seguro en la mayoría de los pacientes.

Se emplea normalmente en los pacientes que no responden al tratamiento de primera linea que consiste en  fármacos agonistas dopaminérgicos (ropirinol, pramipexol y rotigotina). Sin embargo la pregabalina aún no se ha aprobado para esta indicación.

Modo de uso

Como se indicó anteriormente la pregabalina se puede adquirir en tabletas de liberación prolongada, cápsulas y solución oral. Cada una tiene su modo de uso, por lo tanto, el paciente debe estar muy atento a las indicaciones médicas y seguirlas al pie de la letra.

Pregabalina cápsulas y solución oral: normalmente se pueden ingerir con o sin alimentos, dos o tres veces al día.

Pregabalina tabletas de liberación lenta: se ingiere diariamente luego de la comida de la noche. No se deben masticar, triturar o partir. Tragar enteras.

Es importante establecer una rutina diaria cuando se trata de este medicamento. Se recomienda la ingesta a la misma hora diariamente y con suficiente agua, mínimo un vaso con agua entero.

Lea el prospecto que trae el producto y siga las instrucciones del médico. Si tiene dudas o interrogantes pregunte a su médico o farmacéutico, para que estos aclaren o respondan las mismas.

No suspenda el medicamento o altere las dosis sin previa autorización de su especialista, aun si se siente bien.  Respete las instrucciones o indicaciones de uso, este fármaco puede causar dependencia.

El tratamiento suele comenzar con dosis bajas y se ajustan progresivamente durante las primeras semanas, de igual manera ocurre cuando el tratamiento debe finalizar, se reducirá paulatinamente, para evitar los síntomas de abstinencia.

Algunos de los síntomas de abstinencia, incluyen:

  • Problemas de sueño (dificultad para conciliar el sueño y permanecer dormido)
  • Náuseas
  • Diarrea
  • Cefalea (dolor de cabeza)
  • Convulsiones.
  • Síndrome gripal
  • Nerviosismo
  • Depresión
  • Dolor.
  • Hiperhidrosis

Es posible que pasen algunas semanas antes de sentir algún tipo de mejoría.

Si presenta algún cambio o sensación inusual, efectos adversos o variaciones en el estado de ánimo, informe inmediatamente a su médico.

Es probable que su médico disminuya su dosis gradualmente durante, al menos, una semana.

Es importante que el paciente entienda que la pregabalina permite aliviar y mantener bajo control los síntomas de su afección, pero no la cura.

Este medicamento puede ser indicado para otras afecciones, pero esto queda a discreción del médico.

Dosificación

Las dosis de pregabalina varían entre ciento cincuenta y seiscientos miligramos diarios, repartida en dos o tres tomas según lo indique su médico.

Cada patología es tratada de forma diferente y el uso de fármaco lo condiciona la condición individual de cada paciente, sin embargo, les presentamos a continuación las dosis más usuales del fármaco:

Epilepsia

Se comienza el tratamiento con 150 miligramos de pregabalina dividida en dos o tres dosis por día.

Dependiendo de la condición del paciente y cómo tolere el medicamento, si el médico lo considera necesario, puede aumentar la dosis a 300 miligramos y posteriormente a 600 mg, esto de manera gradual con una semana de separación cada cambio.

Dolor neuropático

Iniciar con dosis de 150 mg diariamente, dividida en dos o tres tomas. Se puede ajustar después de siete días a 300 mg, dependiendo del grado de tolerancia del paciente al medicamento.

Si la condición del paciente lo amerita, la dosis de pregabalina se puede aumentar a 600 mg después de una semana, dividida en dos o tres dosis, siendo esta la dosis máxima.

Trastorno de ansiedad generalizada

La pregabalina es empleada en este tipo de trastorno gracias a sus efectos ansiolíticos, la dosis de la misma varía entre 150 y 600 mg al día, como en las indicaciones anteriores, la cantidad se divide en dos o tres tomas.

El tratamiento inicia con la dosis más baja e incrementarse paulatinamente a 300, 450 y 600 miligramos.

Sin embargo, es un tratamiento que está sujeto a constante supervisión y debe ser re-evaluado cada cierto tiempo, para cerciorarse si es apropiado extenderlo.

Fibromialgia

Para esta afección que implica dolor crónico, las dosis usuales para estos pacientes varían entre 300 y 450 miligramos diariamente, que suelen ser divididos en dos dosis.

Este tratamiento inicia con la administración de 75 miligramos, dos veces por día para unos 150 miligramos díario.

Esta dosis puede ser aumentada a 300 miligramos, dividida por 150 miligramos dos veces al día, luego de una semana, esto basándose en la eficacia del tratamiento y la tolerabilidad del paciente al medicamento.

Los pacientes, que requieran mayor cantidad de pregabalina pueden recibir hasta 450 miligramos al día, tomados en dos dosis de 225 miligramos.

Existen casos donde el médico considera necesario para el paciente según sus condiciones individuales y basándose en la tolerancia y respuesta al tratamiento, aumentar al máximo de 600 miligramos diarios luego de una semana.

Sin embargo, muchos especialistas coinciden que las dosis tan elevada no ofrecen beneficios adicionales para la afección y generalmente son menos tolerada.

Pacientes pediátricos y adolescentes

Son pocos los datos que respaldan la seguridad y la efectividad de la pregabalina en pacientes menores de 12 años de edad y en adolescentes.

Generalmente no se recomienda su uso en esta población, salvo que el medico tratante disponga otra cosa.

Pacientes de edad avanzada

Se considera pacientes de edad avanzada a las personas mayores de 65 años de edad.

Esta población frecuentemente requieren un ajuste de la dosis de pregabalina, que suele consistir en la reducción de la misma. Esto generalmente se debe a una disminución de la función renal del adulto mayor que puede afectar la excreción del fármaco.

Pacientes con deterioro hepático

En el caso de pacientes con enfermedades  hepáticas no es necesario un ajuste de la dosis de pregabalina.

Pacientes diabéticos

Es importante vigilar a los pacientes diabéticos que son tratados con pregabalina, pues existe la posibilidad de que aumenten de peso durante el tratamiento.

Este incremento en el peso corporal puede requerir un ajuste de los fármacos  hipoglucemiantes.

Pacientes con Insuficiencia renal

Este medicamento se elimina principalmente por vía renal, por lo tanto, aquellos pacientes con afecciones de esta índole deben tener dosis especiales dependiendo de su condición.

El ajuste de la dosis es personalizado, es decir se adapta al paciente y su condición médica, calculándose en base al aclaramiento de creatinina (Acr);

  • Entre 30-60 ml/min: la dosis inicial es de 75 mg/día y la máxima es de 300 mg/día, en dos o tres tomas diarias.
  • Entre 15-30 ml/min: dosis inicial de 25-50 mg/día y la máxima 150 mg/día, en una o dos tomas.
  • Menos de 15 ml/min: dosis de inicio 25 mg/día hasta una dosis máxima de 75 mg/día, en una sola toma.
  • Tras hemodiálisis: dosis única de 25 a 100 miligramos.

Cuando el paciente es sometido a sesiones de hemodiálisis, suele eliminar un aproximado del cincuenta por ciento de la pregabalina.

Por lo tanto es necesario que luego de cada sesión de cuatro horas se debe administrar una dosis de pregabalina complementaria.

¿Cómo interrumpir el tratamiento con pregabalina?

Según lo indica la práctica clínica en la actualidad, este tipo de tratamiento no puede se interrumpido repentinamente.

Es necesario que para suspender la ingesta de pregabalina se realice un procedimiento muy parecido al inicio del tratamiento, es decir se debe disminuir la dosis de forma gradual, por un período de una semana al menos.

En caso de olvidar una dosis

Cuando el paciente toma pregabalina en cápsulas o solución oral y no recordó tomar una dosis, puede tomarla después, solo si han pasado pocas horas de la hora pautada.

Pero si falta muy poco tiempo para la siguiente dosis, deje pasar la dosis olvidada y continúe con la dosis siguiente del horario.

No debe tomar dosis dobles para compensar la faltante, eso puede perjudicar su salud y causar la aparición de efectos secundarios severos.

En caso de ser tratado con las tabletas de liberación lenta, que deben tomarse una vez al día luego de la cena, puede ingerir la dosis olvidada antes de acostarse luego de comer alguna porción pequeña o bocadillo.

Si olvidó su dosis esa noche, puede tomarla al día siguiente después de su desayuno.

Pero tenga en cuenta que, si no la tomo luego del desayuno, debe entonces saltar la dosis olvidada y seguir con su itinerario normal de medicación. Evite igualmente la ingesta de dosis dobles.

En caso de una sobredosis

Si ocurre una sobredosis, es importante llamar al servicio de emergencia (911) o acudir al área de emergencia del centro de salud más cercano.

Sobre todo si la víctima esta desmayada, tiene problemas para respirar o convulsiona. Traten de prestar lo primeros auxilios necesarios.

Dieta especial durante el tratamiento

Recuerde que los cambios en su dieta serán indicados por su médico tratante. Si el mismo no indica otra cosa, usted puede seguir con su dieta habitual.

Sin embargo, se le recuerda que la alimentación debe ser balanceada y saludable, para contribuir de esta forma con nuestra propia salud.

Efectos secundarios

La pregabalina como otros fármacos, pueden causar efectos adversos o secundarios, por lo tanto, de avisar a su médico sobre cualquier sensación o signo inusual, sobre todo si se tornan graves y persistentes. Algunos de estos efectos secundarios son:

-Nasofaringitis

-Cansancio y fatiga.

-Mareos.

-Cefalea (dolor de cabeza).

-Boca seca.

-Náuseas y vómitos.

-Estreñimiento.

-Flatulencias.

-Distensión abdominal.

-Euforia, estados de ánimo exaltado o alterado.

-Inconvenientes para hablar.

-Problemas de atención y concentración.

-Estado de confusión.

-Edema

-Presenta problemas para recordar, amnesia.

-Disartria

-Ansiedad

-Descoordinación.

-Falta de equilibrio e inestabilidad

-Temblor en ciertas partes del cuerpo que no pueden controlarse.

-Espasmos en los músculos

-Debilidad

-Apetito inusual y aumento en su peso

-Molestias en la espalda

-Neutropenia

-Líbido disminuida

Algunos de los efectos menos frecuentes o inusuales son:

-Alucinaciones

-Lívido aumentada

-Anorgasmia

-Sueños anormales.

-Crisis de angustia

-Despersonalización.

-Dificultad de expresión,

-Apatía.

-Incontinencia urinaria

-Disuria

-Hiperacusia (irritación de la vía auditiva que causa un incremento de la sensibilidad auditiva)

-Ictericia y elevación de enzimas hepáticas.

Si presenta alguno de estos efectos debe contactar inmediatamente al médico o acudir al área de emergencia de centro de salud más cercano. Estos efectos secundarios muy graves incluyen:

-Problemas visuales: visión borrosa, doble u otros cambios repentinos.

-Urticaria y sarpullido

-Picazón

-Formación de ampollas.

-Hinchazón o inflamación de:

  • Cabeza y cara
  • Cuello
  • Ojos
  • Garganta
  • Boca, encías o lengua.
  • Brazos y manos
  • Pies, tobillos o pantorrillas.

-Sensación de que le falta el aire

-Sibilancia

-Dolor, debilidad y sensibilidad en el cuerpo acompañado de fiebre

-Dolor en el pecho

-Problemas para respirar, tos, altas temperaturas y otros signos de infección.

-Se asocia con poca frecuencia a la perdida del sentido del gusto o ageusia.

Los pacientes diabéticos deben tener especial cuidado con la piel. Si al ser tratado con pregabalina comienza a presentar algunas afecciones o problemas en la misma, tales como llagas, sarpullidos, enrojecimiento, etc., comuníquese con su médico tratante inmediatamente.

Es importante que cuide su piel más que de costumbre y este muy atento a cualquier cambio en ella.

Recuerde que, si presenta o desarrolla un efecto adverso severo o grave, es necesario que usted o alguien encargado de su cuidado lo notifique al especialista,  esto permite recopilar mayor información acerca de la seguridad en el uso de este medicamento.

Efectos sobre la salud mental

El estado mental del paciente en tratamiento por epilepsia o afecciones mentales puede presentar alteraciones y cambios repentinos al tratarse con pregabalina.

En algunos casos pueden mostrar tendencia a hacerse daño o suicidarse. Este tipo de efectos no suele presentarse con frecuencia, se estima que en uno de cada quinientos pacientes.

Ciertamente existe riesgo de que su salud mental se vea afectada por el tratamiento para la epilepsia con pregabalina, pero tome en cuenta que si su afección no es tratada adecuadamente su salud mental igualmente se verá perjudicada.

Por lo tanto la decisión de emplear o no el fármaco, estará basada en en exámenes, estudios y chequeo previos, y se indicará al paciente los riesgos que implica tratarse o no con el.

En caso de ser tratado con pregabalina, es importante que tanto el paciente como sus allegados contacten al médico si presenta alguno de estos síntomas o signo:

  • Ataques de pánico.
  • Agitación, intranquilidad, angustia.
  • Irritabilidad
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Actuar de forma peligrosa.
  • Problemas para conciliar el sueño y/o permanecer dormido
  • Agresividad o enojo
  • Manía
  • Pensamientos suicidas
  • Causarse daño
  • Aislarse de los amigos y la familia
  • Preocupación excesiva por la muerte y su proceso.
  • Regalar o desechar bienes preciados
  • Comportamiento inusual
  • Cambios repentinos en el estado de ánimo.

Es importante que todos sus allegados y familiares encargados de su cuidado estén bien informados sobre estos síntomas, para que en caso de necesidad puedan llamar al médico tratante, si usted no está en condiciones de hacerlo.

Precauciones especiales y advertencias

Es importante que antes de iniciar un tratamiento con pregabalina, tome en cuenta ciertas precauciones:

1-Informe a su médico si es hipersensible o alérgico a la pregabalina o cualquier ingrediente del producto farmacológico. Lea la lista de los ingredientes en el empaque del medicamento.

2-Indique al médico todos los productos farmacológicos que ingiere, de venta libre o no, suplementos nutricionales, productos naturales, vitaminas, etc.

3-Comunique si ingiere o ingería bebidas alcohólicas, drogas lícitas o ilícitas con frecuencia y en grandes cantidades.

4-Ha presentado inflamación en los ojos, la cara, los labios, la lengua o la garganta.

5-Tiene problemas visuales.

6-Presenta insuficiencia cardíaca u otras enfermedades del corazón.

7-Tiene niveles bajos de plaquetas o sangrado recurrente.

8-Afecciones renales

9-Informar si está embarazada o amamantando.

10-Se debe tener especial cuidado al tratar ancianos y niños.

11-En caso de ser un paciente diabético, debe vigilar muy bien su peso, si este varía puede requerir un ajuste en la medicación hipoglucemiante.

12-En caso de requerir una cirugía (incluye una cirugía dental) es importante informar al personal de salud que la atiende, que usted está en tratamiento con pregabalina.

13-Evite el consumo de alcohol y drogas mientras esté en tratamiento con pregabalina, esto potencia los efectos adversos.

14-El tratamiento con este producto puede incrementar el riesgo de caídas en pacientes de edad avanzada.

Embarazo y lactancia

Indique si está embarazada, sospecha que puede estarlo o lo está planeando.

En estudios con animales se ha demostrado que ingerir pregabalina causa una disminución de la fertilidad y defectos de nacimiento en la descendencia, sin embargo, esto no se ha determinado en humanos.

Por lo tanto, su médico debe considerar si en estrictamente necesario que la paciente tome este fármaco, ya que su uso durante el embarazo no es recomendado.

No se recomienda tomar pregabalina mientra se amamanta, pues el producto se elimina también en la leche materna y se desconoce su efecto sobre el feto.

En el caso de madres lactantes, el médico tratante decidirá si es necesario interrumpir la lactancia y aplicar el tratamiento, dependiendo de la necesidad de la paciente y los beneficios que esta reciba del mismo.

Efectos sobre la capacidad de conducir

El medicamento causa en algunos pacientes letargo, mareos, alteraciones visuales y en la capacidad de reaccionar, ya que afecta el sistema nervioso central.

Por este tipo de efectos, asociados a la misma enfermedad que se padece, se aconseja evitar el manejo de maquinarias y vehículos que pongan en riesgos la vida del paciente y de las personas que le rodean.

Este tipo de recomendaciones debe tomarse en cuenta para cualquier actividad que se considere peligrosa, hasta que se tenga claro cómo afecta el fármaco a la persona y pueda en la medida de lo posible reanudar sus actividades.

Interacciones

Este medicamento puede generar algún tipo de reacción al asociarse con otros productos farmacológicos, por lo tanto, no deje de mencionar a su médico si toma alguno de los siguientes:

-Inhibidores de la enzima de conversión de la angiotensina:

  • Benazepril: Lotensin, Lotrel
  • Captopril: Capoten, Capozide
  • Enalapril: Vasotec, Vaseretic, Lexxel
  • Fosinopril: Monopril
  • Lisinopril:Prinivil, Zestril, Prinzide, Zestoretic
  • Moexipril: Univasc, Uniretic
  • Perindopril: Aceon
  • Quinapril: Accupril, Accuretic, Quinaretic
  • Ramipril: Altace
  • Trandolapril: Mavik, Tarka

-Antidepresivos

-Antihistamínicos

-Medicamentos para la ansiedad:

  • Lorazepam: Ativan
  • Alprazolam: Xanax, Niravam, Trankimazin, Tafil
  • Diacepam: Aneurol, Ansium, Gobanal, Pacium, Stesolid, Tepazepan, Tropargal, Valium.
  • Cloracepam: Coquan, Clonagin, Clonex, Diocam, Klonopin, Kriadex, Linotril, Neuryl, Paxam, Rivotril, Zatrix.

-Medicamentos para enfermedades mentales o convulsiones

-Antidiabético:

  • Pioglitazona: Actos, Duetact
  • Rosiglitazona: Avandia, Avandaryl, Avandamet

-Analgésicos narcóticos:

  • Oxicodona: OxyContin, Percocet

-Sedantes y tranquilizantes.

-Pastillas para dormir:

  • Doxepina: Silenor
  • Eszopiclona: Lunesta
  • Ramelteon: Rozerem
  • Temazepam: Restoril
  • Triazolam: Halcion
  • Zaleplon: Sonata
  • Zolpidem: Ambien, Edluar, Intermezzo, Zolpimist
  • Zolpidem de liberación prolongada
  • Suvorexant: Belsomra

En caso de ingerir este tipo de fármacos es posible que el especialista ajuste sus dosis o le mantenga bajo supervisión para verificar la aparición de algunos efectos adversos o secundarios.

Contraindicaciones

El tratamiento con este producto no está recomendado para algunos pacientes:

  • Hipersensibilidad o alergia a la pregabalina u otros componentes del medicamento. Pacientes con intolerancia a la galactosa y deficiencia de lactasa.
  • Pacientes pediátricos y  adolescentes.
  • Mujeres embarazadas y en periodo de lactancia.

Información importante

-Este medicamento debe tomarse como lo indica el médico, por lo tanto, no deje de asistir a sus citas con el especialista, para que este verifique su tratamiento y evalúe si debe seguir tomándolo.

-Es posible que el especialista ordene algunos exámenes de laboratorio, para controlar la respuesta de su organismo al tratamiento con la pregabalina.

-No permita que otras personas tomen su medicamento, aun cuando tenga síntomas muy parecidos a los de usted.

-Si necesita surtir su receta nuevamente, comuníquese con su médico.

-Es recomendable que elabore una lista de todos los productos farmacológicos o no, que usted ingiere, por ejemplo: medicamentos con receta, de venta libre, productos naturales, suplementos y vitaminas. Es una información necesaria en caso de ser admitido en un centro de salud repentinamente.

Almacenar y desechar el producto

Existen algunas normas y recomendaciones que es importante tomar en cuenta a la hora de conservar este producto en casa o desecharlo porque está vencido. Seguirlas garantizan la seguridad de usted y su entorno.

Algunas de estas medidas son:

  • Conserve el producto en el empaque original, bien cerrado y sin quitar o borrar las etiquetas, esto permite saber que medicamento está ingiriendo e información necesaria del mismo (fecha de caducidad, concentración, formula, etc).
  • Evite dejar este o cualquier otro medicamento a la vista o alcance de los niños y mascotas.
  • Existen envases para medicamentos que no son a prueba de niños y puede resultar peligroso dejar medicinas que destapen fácilmente. Emplee tapas de seguridad.
  • Para almacenarlo colóquelo en un lugar a temperatura ambiente, alejado de las temperaturas extremas y la humedad. Evite guardar en el cuarto de baño o cerca de la cocina.
  • Cuando desee desechar un medicamento que no sea útil, es importante realizarlo de manera apropiada, esto evitas que animales y personas los consuman y resulten afectados.  Evite arrojarlos por el inodoro o en los desechos domésticos.
  • Es importante informarse acerca de los programas de devolución de medicamento, para esto póngase en contacto con el farmacéutico de su zona, él puede indicarle los pasos a seguir.

Si este articulo fue de utilidad para usted, le invitamos a consultar otros enlaces interesantes:

Inyección para la migraña 

Dolor crónico

Síndrome Doloroso Regional Complejo

 

(Visited 139 times, 1 visits today)

Deja un comentario