Diagnóstico de la aneurisma abdominal y su tratamiento

El aneurisma abdominal es el ensanchamiento o hinchazón de alguna parte de la arteria aorta a la altura del abdomen, debido al debilitamiento de sus paredes.

aneurisma abdominal

Es importante saber que el aneurisma crece, pudiendo extenderse tanto que llega a romperse y causa un sangrado interno severo y potencialmente mortal para el paciente.

Esta delicada afección suele ser asintomática, por lo que recomendamos conocer todo sobre ella, leyendo este articulo.

¿Que es un aneurisma abdominal?

Un aneurisma abdominal o aneurisma de aorta abdominal, consiste en el ensanchamiento de un área específica, de este importante vaso sanguíneo.

Ante todo, es importante recordar que la aorta es la arteria principal del cuerpo, inicia en el corazón, específicamente en el ventrículo izquierdo, desde donde asciende formando el arco aórtico y baja para atravesar el tórax y llegar al abdomen.

Una vez en el abdomen se separa en las dos arterias ilíacas comunes o primitivas, que extienden hacia abajo, a los miembros inferiores.

aneurisma abdominal

La función de la aorta es transportar y distribuir la sangre oxigenada, se encarga de la irrigación del abdomen, la pelvis y las piernas.

Además de ser el punto de origen de las demás arterias del sistema circulatorio. Exceptuando las conocidas arterias pulmonares, que se originan en el ventrículo derecho del corazón. ​

Cuando una cierta área de la aorta se ensancha o agranda, se conoce como aneurisma aórtico abdominal.

Este puede provocar un sangrado muy grave si llega a romperse y en muchos casos puede significar la muerte del paciente.

Su tratamiento depende del tamaño que presente y de cómo es su crecimiento, requiriendo en algunos casos de una cirugía de emergencia.

aneurisma abdominal

Causas

Este tipo de afección se desarrolla en cualquier zona de la aorta, pero es muy común que ocurran en el área abdominal.

Existe cierta tendencia a presentarse más en pacientes masculinos y personas mayores de sesenta años.  Su aparición puede ser causada por diversos factores, que incluyen:

-Ateroesclerosis, consiste en el endurecimiento de las arterias debido a placas o capas de grasa y otras sustancias que se adhieren en los tejidos que recubren el vaso sanguíneo.

-Hipertensión o presión arterial alta, que generalmente causa debilidad en la aorta.

-Enfermedades que producen inflamación y deterioro de los vasos sanguíneos.

-Infecciones causadas por bacterias u hongos en la aorta pueden generar un aneurisma en el área abdominal.

Suele ocurrir con poca frecuencia, pero existen casos en pacientes con sífilis, salmonelosis y otras infecciones bacterianas o micóticas localizadas, que presentan debilidad en la pared de la arteria provocando aneurismas infectados.

-Provocado por un traumatismo.

Síntomas del aneurisma abdominal

Este tipo de afección es difícil de detectar, pues su crecimiento puede ser bastante lento y generalmente asintomático.

Existen casos donde permanecen siempre del mismo tamaño y nunca se rompen, hasta otros que se ensanchan con rapidez.

Cuando el aneurisma de la aorta abdominal provoca síntomas, puede que este roto o filtrando sangre dentro de la pared del vaso y los síntomas aparecen de forma repentina, estos pueden incluir:

  • Dolor en el área abdominal o costado, profundo y persistente, que puede extenderse a la zona de la ingle, glúteos y piernas.
  • Molestias en la espalda.
  • Siente pulso en áreas cercanas al ombligo.
  • Náuseas y vómito.
  • Cambios en la frecuencia cardíaca.
  •  La piel puede tornarse fría, húmeda y en algunos casos pálida.
  • Perdida del conocimiento.
  • Vértigo.
  • Estado de shock.

Factores de riesgo

Existen ciertos factores que pueden desencadenar la aparición o desarrollo de un aneurisma de la aorta abdominal, algunos de los más frecuentes son:

  • Ser fumador se considera uno de los factores más comprometedores.
  • El consumo frecuente de tabaco (fumado o masticado), causa debilidad en las paredes aórticas, esto por lo tanto incrementa la posibilidad de una ruptura o de desarrollar un aneurisma.
  • Tener más de sesenta años, ya que suele ocurrir con frecuencia en adultos mayores.
  • Sexo masculino, pues suelen presentar con mayor frecuencia este tipo de afección.
  • Es mucho más común que ocurra en personas blancas.
  • Casos de aneurisma de la aorta abdominal en familiares cercanos, esto indica que aquello con antecedentes familiares están propensos también a padecerlos.
  • La presencia de otros aneurismas en vasos sanguíneos grandes, incrementan la posibilidad de desarrollar alguno en el área abdominal.

Complicaciones

Este tipo de afección suele complicarse cuando ocurre una disección aórtica o desgarros en algunas capas de la pared de la misma.

Este tipo de situación generan sangrado interno y cuanto más grande obviamente mucho más severo, pudiendo llegar a ser potencialmente mortal.

Cuando el aneurisma abdominal es grande o de rápido crecimiento, existe mayor posibilidad de producirse una rotura.

Esto puede causar algunos signos que no deben ser subestimados, tales como dolor intenso, constante y repentino en el estómago y/o espalda, muchos pacientes suelen referirse a él como un desgarro, baja la presión arterial y se acelera el pulso.

Este tipo de afección puede provocar la formación de coágulos sanguíneos en la zona.

Si estos coágulos llegan a romperse y obstaculizan un vaso sanguíneo (embolia), puede interrumpir el recorrido de la sangre a otras áreas como la piernas, pies, riñones y demás órganos del abdomen, generando además dolor.

También se puede generar otro tipo de complicaciones inusuales, como la coagulación intravascular diseminada o producción anormalmente excesiva de trombina y fibrina en la sangre.

El médico especialista puede sugerir otro tipo de medidas y recomendaciones si observa algún tipo de riesgo de sufrir un aneurisma abdominal.

Diagnóstico

Los aneurismas abdominales suelen diagnosticarse por casualidad, es decir gracias a exámenes y análisis para descartar otros trastornos y afecciones o exámenes de rutina, por ejemplo, ecografías del corazón o abdomen.

Cuando se desea diagnosticar este tipo de afección, el médico tratante suele evaluar la historia médica del paciente, sus antecedentes familiares y realiza un chequeo físico, primeramente.

Si el profesional de la salud encuentra en el área abdominal durante el chequeo alguna protuberancia o masa, una sensación pulsátil semejante a los latidos del corazón, tensión y/o rigidez.

Es posible que indiquen pruebas especializadas, para diagnosticar apropiadamente la afección, estas incluyen:

-Ecografía abdominal: consiste en un análisis imagenológico que permite visualizar los órganos internos en el área abdominal y que suele ser realizado con frecuencia para diagnosticar el aneurisma abdominal.

El paciente acostado en una camilla será atendido por un técnico, que pasa un transductor que es una especie de varilla por el abdomen.

Este equipo emplea la transmisión y la reflexión de las ondas sonoras, que se aprecian como imágenes en la pantalla de la computadora.

-Tomografía computarizada: este examen permite al médico apreciar imágenes de la aorta y cualquier anomalía en ella, por lo que se puede detectar un aneurisma abdominal, determinando su forma y tamaño.

Este examen es indoloro, el paciente es colocado en una camilla dentro de la máquina circular que emplea rayos X para emitir la imagen.

En algunos casos pueden inyectar un líquido conocido como contraste, en los vasos sanguíneos que sirve para visualizar mejor las arterias durante la tomografía computarizada.

-Resonancia magnética (RM): este análisis emplea la resonancia magnética nuclear para emitir imágenes de la estructura y composición de un área del cuerpo.

El paciente debe estar acostado en una camilla móvil, que entra en una maquina especializada en utilizar el campo magnético y pulsos de energía de onda de radio para emitir imágenes.

Es posible que le inyecten contraste en los vasos sanguíneos para mejorar la visibilidad de las arterias.

¿Quién debe realizarse este tipo de exámenes?

Generalmente el médico puede indicar análisis y pruebas para detectar el aneurisma abdominal a pacientes masculinos, sobre todo si son fumadores, lo que incrementa el riesgo de padecerlo.

La indicación de realización de las pruebas para la detección varía de acuerdo a ciertos criterios:

-Paciente masculino de 65 a 75 años que han empleado productos a base de tabaco: deben realizarse al menos una vez una ecografía abdominal.

-Paciente masculino de 65 a 75 años que nunca han consumido productos a base de tabaco: en este caso el medico evaluará la necesidad de llevar a cabo una ecografía abdominal, si existen otros factores de riesgo, sobre todo si hay algún caso entre sus familiares.

En el caso de los pacientes femeninos, no existe datos que evidencien la necesidad de realizar una ecografía para la detección de un aneurisma abdominal.

Aun siendo consumidoras de productos a base de tabaco o teniendo antecedentes familiares de la afección.

Si existe alguna duda o interés en realizarse un examen de este tipo, consulte con su médico, quien evaluará si es necesario para usted practicar pruebas de detección del aneurisma abdominal.

Aquellas pacientes que nunca han fumado o masticado tabaco, puede que no requieran pruebas o exámenes para detectar la enfermedad.

Tratamiento

Básicamente el tratamiento para un aneurisma abdominal se enfoca en evitar la ruptura del mismo, que suele ser grave y considerado una emergencia.

La forma de tratarlo depende del tamaño de la afección y de la velocidad de crecimiento, los usuales el control médico y la cirugía del aneurisma abdominal.

Conozca un poco mas de ambos tratamientos:

Control médico constante

Es una opción cuando el aneurisma abdominal es pequeño y asintomático, por supuesto es una opción que será indicada por el médico tratante.

Es posible que requiera asistir con frecuencia a su consulta para llevar un estricto control del desarrollo del aneurisma, si está o no creciendo o presenta alguna molestia.

Además de mantener bajo control otras afecciones que influyen y empeoran el aneurisma abdominal.

Se recomienda al paciente en este caso abandonar el uso del tabaco, ya sea fumado o masticado, mantener el tratamiento y control constante de hipertensión (presión arterial alta) y controlar los niveles de colesterol, si los tiene elevados debe bajarlos.

Tenga en cuenta que debe realizarse pruebas de diagnóstico por imágenes cada cierto tiempo, pues esto permite al médico supervisar el crecimiento del aneurisma.

Por lo que es posible que se someta a una ecografía abdominal cada seis meses, luego de ser detectado y diagnosticado el mismo.

Cirugía

La opción quirúrgica suele considerarse cuando el aneurisma abdominal tiene ciertas condiciones que pueden representar un peligro para la salud del paciente:

  • Medidas que varían entre 4,8 y 5,6 centímetros o incluso superiores.
  • Su crecimiento es rápido.
  • Presentan signo y síntomas que pueden estar relacionados con el mismo, tal como dolor en el estómago, entre otros.
  • Presenta fuga o filtración en el aneurisma con fuga.
  • Tiene mucha sensibilidad y/o dolor.

Existen diversos factores que influyen en el tipo de reparación a realizar en la aorta, por ejemplo:

  • Lugar donde se ubica el aneurisma.
  • Tamaño y forma de aneurisma abdominal.
  • Edad del paciente
  • Otras afecciones y trastornos que presente.

El objetivo principal del médico al realizar un procedimiento quirúrgico es evitar complicaciones en la salud del paciente. Puede optar por alguno de estos dos tipos de cirugía:

Cirugía a abdomen abierto

El procedimiento implica una incisión en el abdomen, por medio de la cual se extirpa la sección comprometida de la aorta.

La parte de la aorta será reemplazada por un conducto sintético, que se sutura en el área, el paciente estará en recuperación mínimo treinta días e incluso más.

Reparación endovascular

Es un procedimiento, que igualmente se realiza en un quirófano y bajo anestesia, pero es menos invasivo que el anterior y se emplea con bastante frecuencia.

En la reparación endovascular, el cirujano realiza una incisión pequeña muy cerca de la ingle por medio de la cual accede a la arteria femoral, para colocar un stent o espiral elaborado en metal y un injerto o conducto sintético.

En este caso se emplea un tipo de tinte que permite verificar la extensión del aneurisma abdominal y mediante el uso de rayos X, se procede a trasladar el stent cubierto hasta el lugar afectado de la aorta.

El stent se abre cuando esté situado correctamente, empleando un procedimiento parecido a un resorte que permite estar fijo y estable en las paredes de la arteria.

Este procedimiento obliga al aneurisma a encogerse alrededor del sten.

Para terminar, se emplearán nuevamente el tinte y los rayos X para supervisar que la pieza este en el lugar exacto y no hay sangramiento interno.

Los procedimientos quirúrgicos no son una solución apropiada para un treinta por ciento de los pacientes que presentan aneurisma abdominal.

Sin embargo, la supervivencia de los pacientes en ambos tipos de cirugía es muy similares.

Pronóstico

La supervivencia y recuperación del paciente suele ser positiva, cuando la cirugía es practicada en el momento apropiado, la reparación del aneurisma abdominal se debe realizar antes de que ocurra la ruptura.

Los casos donde el aneurisma abdominal empieza a romperse, se consideran graves y representan una emergencia médica, pues solo un paciente de cada cinco, sobrevive cuando el aneurisma abdominal se rompe o desgarra.

Prevención del aneurisma abdominal

Es muy importante cuidar nuestra salud, existen medidas que pueden contribuir a evitar la aparición de un aneurisma abdominal y en el caso de que exista, tratar de que no empeore. Estas consisten en:

1-Evite el uso del tabaco, no fume o mastique estos productos nocivos y trate de no ser un fumador pasivo.

2-Mantener una dieta saludable y balanceada, donde se incluyan diversas frutas y vegetales, cereales integrales, carne de aves y pescado, productos lácteos bajos en grasas.

Es importante no consumir alimentos ricos en grasas saturadas y trans, además limite la sal.

3-Controle la presión arterial y los niveles de colesterol, si está en tratamiento para esto, sígalo al pie de la letra.

4-Mantenga una rutina regular de actividades físicas. Si no realiza actividad alguna, inicie rutinas cortas, moderadas y lentas, que se incrementaran gradualmente y aprobada por su medico.

Le invitamos a consultar otros enlaces que pueden ser de su interés:

Esofagitis

Obstrucción Intestinal

Colestasis

 

(Visited 6 times, 1 visits today)

Deja un comentario