Ascaris lumbricoides: huevos, síntomas y huevos

Ascaris lumbricoides, es una lombriz intestinal que se adquiere a través del consumo de alimentos o agua en condiciones insalubres. Entre los síntomas más comunes que produce la presencia de este gusano en el organismo son tos, fiebres, dolores abdominales, entre otros.

Ascaris lumbricoides

Ascaris lumbricoides

El Ascaris lumbricoides, es un parásito que se presenta dentro del intestino delgado del ser humano. Su contagio es muy frecuente en los países subdesarrollados. Otros nombres con los que es conocido este parasito es lombriz intestinal, gracias al parecido que tiene su forma con la de una lombriz tradicional de tierra.

El ascariasis lumbricoides representa un problema para la salud pública de cualquier país,  propiciándose a través del consumo de agua y alimentos que carecen de condiciones higiénicas aptas. Una de las formas de contraer este parasito es por la absorción de los huevos larvados de segundo estadio, que son execrados a través de las heces.

Al ser ingeridos, los huevos se abren dejando en libertad a las larvas, las cuales se ubican dentro del intestino delgado para luego comenzar a trasladarse por la circulación y los pulmones. En dicho trayecto van aumentando de tamaño, y luego vuelven al intestino delgado cuando ya son gusanos adultos.​

Los huevos de ascaris lumbricoides, tienen dentro de sus características que son fuertemente resistentes al calor extremo y a los excesos de humedad, un elemento que extiende su ciclo de vida en ambientes que presentes dichas condiciones.

De igual manera, presentan una gran resistencia en su metabolismo, teniendo la capacidad de poder reproducirse a escalas elevadas, lo que le facilita a su vez la infección masiva en las personas. Es uno de los mayores parásitos en forma de gusano que afecta al hombre, teniendo entre sus longitudes medidas de unos 25 a 35 centímetros aproximadamente.

Morfología

Los gusanos de Ascaris lumbricoides, tienen una forma cilíndrica y puntiaguda en los extremos. Las medidas de este parasito van desde los 15 centímetros hasta inclusive los 50 cm. En su apariencia, presentan una coloración en tonos rosado claro a nacarado, y tienen tres labios gruesos, uno de ellos ventral y los otros dos dorso laterales, los cuales están situados en su extremo anterior.​

Tienen la particularidad de que la hembra de esta especie, es más larga que el macho, teniendo medidas de entre 25 y 35 centímetros, mientras los machos se ubican en unos 15 a 30 centímetros. La hembra termina en forma recta en el extremo posterior, mientras que los machos, terminan en una curva con dos espículas que utilizan para copular.

En cuanto a los huevos fértiles de Ascaris lumbricoides, estos poseen una forma ovalada o redonda, envueltos en una protección constituida por la unión de tres capas, una de ellas de manera interna vitelina, otra que va a la mitad y con apariencia transparente, y otra en la parte externa mamelonada albuminoide.

En el interior de los huevos se encierra una especie de masa granular de donde emergen las larvas. Las hembras no fecundadas proporcionan los llamados huevos infértiles, aunque su existencia es menos común. Presentan una forma irregular y alargada, mostrando solo una capa en vez de tres. Aunque no son infecciosos, tienen relevancia dentro de los diagnósticos médicos.

Ascaris lumbricoides

Nombres alternativos

Entre los nombres alternativos con los que cuenta el Ascaris lumbricoides están:

  • Infección parasitaria
  • Ascariasis
  • Ascáride ascarias

Ciclo de vida

Las personas adquieren el parasito del Ascaris lumbricoides a través de la ingesta de sus huevos, los cuales se encuentran en los suelos, alimentos o agua insalubre. Desde los huevos, surgen entonces unas larvas que van directo al intestino delgado, penetrando en la pared intestinal y hasta en la circulación sanguínea, llegando a los pulmones.

Una vez allí, traspasan a los bronquios y la tráquea, atravesando la laringe, desde donde regresan al intestino delgado, una vez que ya alcanzaron la madurez. Estos parásitos no se pegan a las paredes del intestino, ubicándose en la zona llamada luz intestinal, desde donde absorben los nutrientes que la persona consume.

Las hembras embarazadas colocan miles de huevos no embrionados en la luz intestinal, los cuales pasan hacia los suelos a través de las heces. Si las condiciones son de suelos húmedos, tibios y ricos en dióxido de carbono, serán el ambiente ideal para que las larvas infectantes se puedan desarrollar.

Luego, los huevos pasan a la etapa de maduración donde se transforman en huevos larvados infectantes, alcanzando su segundo estadio. Cuando se ingieren estos huevos infectantes, se ubican dentro del duodeno, donde son frenados por los jugos gástricos, abriéndose y dejando libres a las larvas.

Estas larvas poseen una gran movilidad, por lo que se les facilita penetrar dentro de la mucosa duodenal, llegando a la circulación y de allí al hígado, donde por lo general permanecen en un lapso entre las 72 a 96 horas.

Pasado ese tiempo, continúan su camino hacia el corazón, atravesando los pulmones donde quedan retenidas, rompiendo el endotelio capilar, llamado así al tejido que cubre los vasos sanguíneos, penetrando dentro de los alvéolos, para bajar entonces hasta los bronquiolos y bronquios  y luego a la faringe.

En ese sitio, las larvas son tragadas, y vuelven de nuevo al duodeno, donde finalizan su proceso madurativo, transformándose en lombrices adultas. En esta etapa comienzan también a diferenciarse los machos de las hembras adultos.  Al producirse el acoplamiento, las hembras comienzan a depositar sus huevos, más de 200 mil diarios, durante dos meses aproximadamente contados después de haber sido ingeridos.

Estos huevos son expulsados al medio ambiente a través de las heces donde se da inicio a un nuevo ciclo de vida del parásito. Cabe destacar que estas lombrices intestinales son resistentes a las bajas temperaturas, razón por la cual pueden sobrevivir en los suelos entre 7 y 12 años.​

Ascaris lumbricoides

Causas

Las personas contraen el parasito del Ascaris lumbricoides tras el consumo de alimentos o bebidas que ya están infectados con la existencia de los huevos del áscaris. Esta es una de las razones por la cual es de las infecciones más comunes que ocurren por lombrices intestinales.

Las causas de la enfermedad están estrechamente asociadas al higiene personal cuando es deficiente, además de ambientes en condiciones sanitarias precarias. Es común que este parasito habite en personas que vivan en regiones, donde se utilicen las heces humanas como un tipo de fertilizante para los campos y las siembras.

Cuando los huevos del gusano se revienta dentro del organismo, libera varias larvas que van a parar dentro del intestino delgado. Al pasar unos días, las larvas se transportan por varias zonas del cuerpo utilizando el torrente sanguíneo como transporte dañando hígados y pulmones.

Es por ello que quienes sufren de este parásito padecen de fiebres y tos, que puede llegar a transformarse en una neumonía eosinofílica, siendo estos últimos, un tipo de glóbulo blanco. Las larvas tras su recorrido por el organismo, se regresan al intestino delgado, donde maduran y se convierten en adultos.

En su estado de adultez, el parásito puede llegar a vivir de 10 a 24 meses dentro del intestino delgado, donde en todo ese lapso de tiempo, depositan los huevos que se presentan en las heces. Este gusano se puede presentar en personas de todas las edades, aunque los niños pueden resultar afectados de gravedad.

Ascaris lumbricoides, síntomas

Debido al recorrido que realizan las larvas del Ascaris lumbricoides hacia los pulmones, ocasiona que este órgano se inflame y se dé una transpiración o sudoración, tos y cuadros con fiebres altas, que son los síntomas comunes del síndrome de Löffler.

Esta es una enfermedad en la cual los eosinofilos o células sanguíneas, se acumulan dentro del tejido pulmonar como consecuencia de la infestación parasitaria. Otros síntomas pueden ser pérdida de peso, anemia, cuadros diarreicos y malestar en general, cuando dentro de la cavidad intestinal se depositan parásitos adultos.

En los niños, puede ser un causante para un cuadro de desnutrición, lo que afecta el desarrollo normal de los infantes. La acción en conjunto de varias lombrices adultas puede crear complicaciones como la proliferación de una peritonitis, una vez que el parasito busca perforar la mucosa intestinal, un acto que podría ser fatal.

También pueden ocasionar la aparición de una apendicitis, como resultado de la acumulación de parásitos depositados dentro del apéndice, influyendo además en una oclusión intestinal y asfixia, estos dos elementos originados por la regurgitación y vómito de los vermes, ocluyendo la tráquea, las fosas nasales e incluso los bronquios.

De igual manera, podrían surgir otro tipo de complicaciones, ya que las larvas adultas pueden emigrar hacia otros órganos del cuerpo, hasta llegar a la vesícula biliar originándose fiebres altas, dolor en el pocondrio, entre otros. Incluso, si estos gusanos llegan a morir dentro de la vesícula, podrían ocasionar la aparición de cálculos biliares.

A pesar de que la mayoría de las veces, no se presentan síntomas, se les puede anexar: Tos con moco y sangre, expulsado desde las vías respiratorias inferiores; fiebre; dificultad para respirar; dolor de estómago; erupción cutánea; y expulsión de lombrices a través de las heces, por la boca y hasta nariz.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza a través de un laboratorio donde con una muestra de las heces, se puede identificar si hay existencia de huevos del ascaris lumbricoides. Se puede lleva a cabo un diagnóstico cuantitativo tomando en cuenta que las hembras colocan unos 200 mil huevos diarios, información que es necesaria a la hora de tomar un tratamiento.

Esto es debido a que si el paciente tiene muchos parásitos, el matar gran cantidad de ellos al mismo tiempo, también puede resultar contraproducente para el paciente representando un riesgo mayor a la infección.

Se puede presentar una oclusión intestinal severa, que solo se restablece con cirugía para poder sacar todos los vermes. En una radiografía de abdomen pueden ser detectadas una suboclusión o la oclusión del intestino. También puede ayudar en el diagnóstico de la existencia de áscaris en el pulmón.

Pruebas y exámenes

Los pacientes infectados con el parásito de ascaris lumbricoides pueden presentar signos de desnutrición.

Los exámenes necesarios para la realización de un diagnostico sobre la infección incluyen: Radiografía del abdomen; exámenes imagenológicos varios; exámenes de sangre con conteo sanguíneo completo; examen de coprológico para determinar la existencia de parásitos y  huevos.

Tratamiento para ascaris lumbricoides

El tratamiento para tratar al parasito ascaris lumbricoides incluye la ingesta de medicinas como el albendazol, que es un medicamento especial contra las lombrices intestinales exterminándolas.

La realización de una endoscopia, es lo oportuno en los casos donde se presenta obstrucción del intestino producto de la acumulación de gran número de lombrices, en dicha área. Solo en casos extremos se requerirá de una operación.

Una vez que los pacientes culminen un tratamiento por causa del parasito ascaris lumbricoides, deben chequearse nuevamente con el médico pasado tres meses, a través de un examen de heces donde se buscara huevos del parásito. En caso de ser positivo el hallazgo, el paciente deberá repetir el mismo tratamiento.

Otros medicamentos que se utilizan en los tratamientos contra esta lombriz además del albendazol son, la nitazoxanida; el mebendazol; el pamoato de pirantel; la ivermectina; tiabendazol e hidroxinaftoato de befenio.

Expectativas o pronóstico

Generalmente, los pacientes que han padecido de la presencia del parásito ascaris lumbricoides, se recuperan pronto de los síntomas, incluso sin aplicarse ningún tratamiento. Pero, esto no es garantía de que no sigan teniendo el parasito dentro de su organismo.

Los gusanos adultos suelen provocar ciertas complicaciones cuando penetran dentro de ciertos órganos como los son el apéndice; el conducto biliar; el páncreas. Si las lombrices se llegaran a multiplicar, su masificación podría provoca el bloqueo total del intestino.

Posibles complicaciones

Entre las posibles complicaciones que se pueden presentar con respecto a este parasito están:

  • Bloqueo en el intestino
  • Obstrucción de los conductos biliares del hígado
  • Orificio en el intestino

Ascaris lumbricoides

Medidas de prevención

Una de las principales medidas de prevención que se deben tomar en relación con parásito ascaris lumbricoides es mejorar las condiciones sanitarias y de higiene en los países en vías de desarrollo, ya que con ello se reducirá notablemente la presencia de este gusano en dichas zonas.

Se debe suscribir un tratamiento general antiparasitario, en los lugares donde la presencia del ascariasis es común, esto como medida de prevención.

Otras medidas que deben tomarse son: lavarse las manos con agua y jabón muy cuidadosamente, antes de manipular los alimentos; lavar, pelar y/o cocinar todos los vegetales y frutas crudas, antes de consumirlas, en especial aquellos alimentos que han sido sembrados en regiones donde se utilizan heces humanas como abono.

No defecar al aire libre; y emplear un método de alcantarillado eficaz, con los cual se evitara que se transmita la infección.

Imágenes

A continuación se muestra un vídeo explicativo con mas información sobre el parásito del ascaris lumbricoides

Si te llamo la atención este articulo puedes consultar también los siguientes trabajos:

(Visited 1.475 times, 1 visits today)

Deja un comentario