Causas del síndrome nefrótico y sus síntomas

El síndrome nefrótico, se refiere a un problema renal generado por la acumulación de varias enfermedades, y caracterizado principalmente la presencia de altos niveles de proteínas dentro de la orina. Puede afectar a personas de cualquier edad, adultos y niños.

Síndrome nefrótico

Síndrome nefrótico y sus causas 

El síndrome nefrótico, es una patología que muestra el mal funcionamiento de los riñones. Este factor se debe principalmente a la existencia de varias patologías entre ellas un excesivo aumento de proteínas dentro de la orina, bajos niveles de proteína en la sangre, elevados niveles de colesterol y de triglicéridos, desarrollos de coágulos de sangre e hinchazón, entre otros.

Es conocido como un trastorno de tipo renal, que conlleva a disminuir los niveles de proteína en la sangre, lo que se denomina como hipoproteinemia o hipoalbuminemia. El síndrome nefrótico primario, altera la capacidad que tiene el riñón para filtrar las sustancias que transporta la sangre.

Generalmente, las enfermedades relacionadas con este trastorno originan la existencia de una disfunción renal crónica. Estos daños pueden ser entre leves a graves, pudiendo presentarse en algunos casos complicaciones dentro de algunos otros órganos y sistemas.

Una de las principales causas del síndrome nefrótico son los daños que puedan padecer los vasos sanguíneos contentivos dentro de los riñones, ya que estos son los encargados de filtrar la sangre que transita por este importante órgano, así como separar los elementos que necesita el cuerpo y desechar los que no.

Otras causas son las enfermedades y afecciones con la diabetes, que puede causarle lesiones a los riñones afectando directamente los glomérulos a lo que se le conoce como nefropatía diabética. Igualmente está la nefropatía de cambios mínimos, una de las causas más frecuente del síndrome nefrótico en pediatría, que consiste en el mal funcionamiento de los riñones en los niños.

Sin embargo, cuando los tejidos renales son examinados microscópicamente, estos se observan normales o casi normales, por lo que se hace difícil poder detectar cual es la causa de la función anormal.

Otra de las causas se debe a la aparición de un tipo de trastorno denominado Glomeruloesclerosis focal y segmentaria, que se refiere a la cicatrización irregular por la que pasan algunos glomérulos, que son las unidades funcionales con las que cuentan los riñones.

Por lo general, esto se surge como consecuencia de otra enfermedad, por causas genéticas, o simplemente, sin motivos aparentes. También, se pueden presentar una lesión en los riñones conocida como nefropatía membranosa, que surge a raíz del crecimiento de las membranas del glomérulo.

Generalmente, no cuenta con una causa aparente, sin embargo, se relaciona con el hecho de haber presentando en el pasado, enfermedades como: algún tipo de cáncer, paludismo, lupus, o hepatitis B. Otras enfermedades que pueden causar síndrome nefrótico es el lupus eritematoso sistémico, una inflamación crónica grave que afecta de manera directa los riñones.

De igual manera es la acción del amiloidosis, una enfermedad que se manifiesta cuando las proteínas amiloides se acumulan dentro de los órganos, causando un grave daño al sistema de filtración de los riñones. La trombosis de venas renales, también pueden causar síndrome nefrótico, debido a que los coágulos sanguíneos bloquean las venas conectadas al riñón.

Síndrome nefrótico

Descripción general

El síndrome nefrótico, es un problema renal que forja al cuerpo a emitir gran cantidad de proteínas dentro de la orina. Este problema se presenta debido a posibles lesiones que se producen en los  vasos sanguíneos celulares contentivos en los riñones, que son los encargados de filtrar los desechos y el exceso de agua en la sangre.

El síndrome nefrótico origina una hinchazón en pies y tobillos, e incrementa el riesgo de otros problemas de salud que este padeciendo la persona. Esta enfermedad debe ser tratada desde la base para poder así suministrarle medicamentos y tratamientos adecuados.

Este síndrome puede acrecentar las posibilidades de llegar a sufrir de infecciones y/o coágulos sanguíneos. Además de los medicamentos, el médico tratante puede sugerir el cambio en su dieta alimenticia como estrategia para evitar la aparición de ciertas complicaciones.

Nombres alternativos

Se le conoce como Nefrosis

¿Quiénes lo padecen?

Todas las personas sin importar su edad ni género, están expensas de contraer síndrome nefrótico, aunque es más común su presencia en hombres que en mujeres. En el caso de los niños, los de 2 y 6 años de edad, son los casos más frecuentes.

Existen otras condiciones que hacen que una persona sea más propensas que otras para contraer este síndrome, por ejemplo: aquellos que sufren de enfermedades en los riñones; quienes consuman medicinas como antiinflamatorios y antibióticos; quienes hayan contraído hepatitis B y C; malaria e infecciones varias.

Síntomas

Los síntomas del síndrome nefrótico no son perceptibles a simple vista por lo que para poder tener la certeza de que se sufre de dicha anomalía, la persona debe realizarse unos exámenes de orina y sangre.

A través de los mismo, se puede determinar la cantidad de proteína contentiva dentro de la orina y la sangre, si es mucha o poca, lo que se conoce como síndrome nefrótico proteinuria. De igual manera, deben chequearse los niveles de colesterol y triglicéridos, para verificar que los valores no sean tan elevados.

Algunos síntomas del síndrome nefrótico pueden incluir: Aumento de peso; falta de apetito; sensación de cansancio; presencia de espuma o burbujas en la orina; hinchazón de cara y manos, y también pies, piernas y tobillos.

Al presentar cualquiera de estos síntomas, debe recurrir a la atención médica para la realización de estudios relacionados con su salud renal. De ser positivo el padecimiento de síndrome nefrótico, podría requerir el practicarse otros exámenes para conocer las causas que lo originaron y luego poder así aplicar un tratamiento adecuado.

Diagnóstico

Para poder realizar un diagnostico referido del síndrome nefrótico, se debe realizar varios estudios entre los que están: practicarse un examen de orina, ya que a través de un uroanálisis se pueden verificar las cantidades de proteína contentivas en la orina.

Un examen de sangre, a través del cual se puede determinar si la persona tiene bajos niveles de la proteína albúmina o hipoalbuminemia. Generalmente, los altos niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre, son los que producen la carencia de albúmina. Una forma de evaluar el funcionamiento de los riñones en general es a través de la medición de la creatinina sérica y la urea en sangre.

Otro método utilizado para realizar el diagnostico, es a través de la extracción de una muestra de tejido renal para someterla a estudios, lo que se conoce también como un biopsia renal. Este es un procedimiento que consiste en insertar una aguja especial en la piel hasta el riñón, con el objetivo de  tomar una muestra de tejido renal, que luego se envía al laboratorio para su posterior análisis.

Pruebas y exámenes

Mediante la consulta médica, el especialista procederá a realizar primero que nada un examen físico. Luego de esto, indicara la realización de varios exámenes de laboratorio para comprobar el funcionado los riñones.

Estos estudios son: Examen de creatinina y de albúmina en la sangre; pruebas metabólicas básicas y completas; examen de orina;  prueba de nitrógeno ureico en sangre. Otros exámenes son: depuración de creatinina; chequeo de colesterol y triglicéridos en la sangre; biopsia del riñón.

Otros exámenes para descartar pueden ser: Niveles del complemento; prueba de VIH; anticuerpos para hepatitis B y C; anticuerpo antinuclear; serología para sífilis; tolerancia a la glucosa; nivel de vitamina D; electroforesis de proteínas séricas e urinarias.

Tratamiento

Con la aplicación del tratamiento para el Síndrome nefrótico se busca contrarrestar los síntomas brindando un alivio, así como también prevenir posibles complicaciones y demorar el deterioro renal. Para aplicar un tratamiento es necesario conocer sus causas, y hay casos donde los mismos pueden ser de por vida.

Entre ellos están: mantener los niveles de la presión arterial por debajo de los 130/80 mm Hg, para con ello retardar el daño renal. Los medicamentos que se usan con mayor frecuencia son bloqueadores de los receptores de angiotensina e inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina. Con este tratamiento se busca minimizar la pérdida de proteínas en la orina.

También se emplean Corticosteroides y otros fármacos, que calman el sistema inmunitario. Seguir una dieta baja en grasas contribuye al control de los niveles de colesterol y a su vez, reduce las probabilidades de que se presenten problemas vasculares y cardíacos.

De igual manera, se recomiendan las estatinas, como parte de los medicamentos para bajar los niveles de colesterol y los triglicéridos. Es preciso seguir una alimentación baja en sodio, adicionando el consumo diuréticos para la hinchazón de las manos y piernas.

Se debe seguir una dieta baja en proteínas, consumiendo solo 1 gramo de proteína diario por cada kilogramo de peso corporal. En los casos de síndrome nefrótico crónico, se debe tomar suplementos de vitamina D. Para prevenir o tratar la formación de coágulos, se debe ingerir anticoagulantes.

 

Estilo de vida y remedios caseros

Existen algunas rutinas caseras que pueden contribuir a contrarrestar los síntomas del síndrome nefrótico, como por ejemplo cambiar la dieta alimenticia. Entre las recomendaciones se encuentran:

  • Elegir el consumo de fuentes magras de proteínas
  • Reducir las grasas y el colesterol de las comidas
  • Tener un bajo consumo de sal para controlar la hinchazón
  • Limitar el consumo de alimentos azucarados
  • Incluir en la dieta suplementos contentivos de zinc

Expectativas y pronóstico

Mientras el síndrome nefrótico se encuentre bajo tratamiento, los pronósticos con referencia a este serán buenos, a pesar de que esto pueda depender de algunos elementos como por ejemplo el cómo este respondiendo al tratamiento y la edad de la persona.

Con la enfermedad de cambios mínimos, se presentan pocas recaídas que se van haciendo menos constantes con el tiempo, por lo que sus pronósticos son excelentes.

En cambio, con el caso de la glomerulonefritis mesangiocapilar, antes de los tres primeros años de enfermedad con presencia en el riñón, fracasa, haciendo obligatoria la diálisis y el trasplante.​

El peor pronóstico lo presentan generalmente niños menores de cinco años, quienes manifiestan prepuberales; y personas mayores de 30 años de edad, que tienen un mayor riesgo de padecer de insuficiencia renal.

De no tratar a tiempo el síndrome nefrótico, se prevé muy mal pronóstico, sobre todo en los casos de glomerulonefritis, ya que su desarrollo es progresivo y muy rápido, originando una insuficiencia renal aguda.

Factores de riesgo

Cuando se padece de síndrome nefrótico, los factores de riesgo son varios: manifestación de enfermedades que afectan el buen funcionamiento de los riñones como la diabetes, el lupus, la amiloidosis y otras enfermedades renales.

El consumo de ciertos medicamentos, entre los que figuran los antiinflamatorios no esteroideos y medicina para las infecciones. Padecer de infecciones o enfermedades como: VIH, la hepatitis B, la hepatitis C y la malaria.

Posibles complicaciones

Con el padecimiento de un síndrome nefrótico se pueden presentar complicaciones como: coágulos sanguíneos, ya que se aumenta el riesgo de formación de coágulo sanguíneo en las venas que ocasione una trombosis.

Con un síndrome nefrótico se le impide a los glomérulos filtrar la sangre correctamente, por lo que  como consecuencia, genera la pérdida de proteínas en la sangre, un elemento que ayuda a prevenir la coagulación.

El hígado produce más albúmina y libera más cantidad de  colesterol y triglicéridos, al bajar los niveles de la proteína albúmina en sangre. Otra de las complicaciones es sufrir de desnutrición producto de la pérdida de proteína en la sangre en grandes cantidades.

Esto puede ocasionar también que la persona se adelgace, lo que pueda que no se note por la hinchazón que de igual forma se pueda presentar. Otros signos pueden ser la aparición de una anemia producto de la escases de glóbulos rojos y bajos niveles de calcio y vitamina D.

La acumulación de desechos dentro del torrente sanguíneo y un posible daño a los glomérulos, pueden ocasionar que la presión arterial se eleve. Cuando los riñones pierden su capacidad para filtrar la sangre, los desechos se van acumulando rápidamente.

Este caso puede requerir de una diálisis de urgencia, para poder con ello eliminar los desechos de la sangre y líquidos adicionales, mediante la utilización de una máquina renal artificial conocido como dializador.

Al padecer de síndrome nefrótico, esto hace que gradualmente los riñones dejen de funcionar, y cuando ya es mucha la falla, es posible que sea necesaria la realización de una diálisis o hasta de un trasplante de riñón. Se ha determinado que las personas que sufren de síndrome nefrótico tienen mayores riesgos de sufrir de infecciones.

Síndrome nefrótico

¿Cuándo se debe visitar al médico?

Al presenta cualquiera de los síntomas del síndrome nefrótico, la persona debe recurrir a una consulta médica primaria, si tiene signos que le preocupan. Si existe la sospecha de la existencia de algún problema renal o del síndrome nefrótico, la recomendación sera verse con médico especialista en los riñones o nefrólogo.

Los signos o síntomas primarios son:

  • Hinchazón de la cara, el abdomen o los brazos y las piernas
  •  Llagas en la piel
  • Respuestas negativas a las terapias o ausencia de respuesta alguna
  • Manifestación de tos
  • Reducción de la orina o molestias al orinar
  • Fiebre y dolor de cabeza fuerte
  •  En ciertos casos se puede presentar convulsiones

Preparación para la consulta

Antes de la consulta, la persona tiene que llevar cierta información a la mano y saber qué esperar del médico. Debe conocer que restricciones debe tener antes de la cita médica ya sea en referencia con la alimentación u otro elemento.

Tenga en cuenta cualquier síntoma que presente y lleve un registro descriptivo del mismo para informárselo a detalle al médico. Dicha información debe contener datos personales y cualquier otro factor que le esté produciendo estrés o cualquier otro cambio reciente en su vida.

Debe realizar una lista detallada con todos los medicamentos, vitaminas y suplementos que esté consumiendo para el momento de la cita. Vaya acompañada de alguna persona que le ayuda como auxiliar. Anote todas las preguntas que desee hacerle al médico.

Generalmente, cuando se padece de síndrome nefrótico, las preguntas más comunes para realizarle al médico son: ¿Cuáles son las causas más probables?; ¿Qué exámenes debe realizarse?; ¿Cuál es el tiempo de duración de esta enfermedad?; ¿Cuáles son los tratamientos a seguir?; ¿Cuáles son los riesgos y beneficios de cada tratamiento?; ¿Qué cambios debe hacer en su dieta alimenticia?.

En caso de padecer de otros problemas de salud, las preguntas pueden ser: ¿Cuáles son los tratamientos a seguir de manera conjunta?; ¿Existen alternativas genéricas del medicamento?; ¿En qué sitios web puedo conseguir mayor información?; ¿Cada cuanto son las consultas de seguimiento?; ¿Cuáles son los síntomas que requieren una consulta inmediata?.

Qué esperar del médico

Lo más probable es que el médico además de realizarle el examen físico al paciente, también le realice una especie de entrevista para conocer datos e información del paciente y del caso.

Entre las posibles preguntas están: ¿Cuándo comenzó a notar la existencia de los síntomas por primera vez?; ¿Si son constantes o aparecen y desaparecen?; ¿Intensidad de los síntomas?; ¿medicamento que haya estado tomando?; ¿Elementos que consideren empeoren los síntomas?, entre otros que el especialista considere.

Prevención

Se ha determinado que existe solo una forma de prevenir el síndrome nefrótico, y esta es mediante el control de las enfermedades que pueden originarlo, es decir, debe prevenirse todas las enfermedades que figuran como causantes.

Por ejemplo, si la persona presenta una enfermedad dañina para los riñones, debe acudir inmediatamente al médico para contrarrestarla y prevenir que ocurra el daño renal.

De igual manera, debe realizarse exámenes de rutina en referencia con la salud renal. También, debe seguir al pie de la letra, las indicaciones médicas con respecto al consumo de ciertos medicamentos para evitar exceder las dosis.

Más información

Para poder obtener mayor información sobre el síndrome nefrótico, puede consultar varias páginas web, en especial la del Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Riñón (NIDDK). Allí se cuenta con mucha información a detalle de esta patología tanto en adultos como en niños.

Imágenes

A través del siguiente vídeo se podrán apreciar imágenes relacionadas con el tema a tratar sobre el síndrome nefrótico

Si te gustó este artículo puedes revisar también los temas de:

(Visited 110 times, 1 visits today)

Deja un comentario