Una Estimación de la Tasa de Filtración Glomerular

La Tasa de Filtración Glomerular, consiste en un tipo de estudio que revisa los niveles de filtración y del buen funcionamiento de los riñones. En el siguiente artículo conocerás cómo se debe de realizar este tipo de examen y cuales son sus propósitos por los que se realiza.

Tasa-de-Filtración-Glomerular-1

Tasa de Filtración Glomerular

La tasa de filtración glomerular (TFG) llega a ser un tipo de examen que es usado para poder verificar qué tan bien se encuentran funcionando los riñones. En especial, es la que brinda un cálculo aproximado de la cantidad de sangre que suele pasar por medio de los glomérulos a cada minuto. Los glomérulos consisten en los diminutos filtros en los riñones que son los encargados de filtrar los residuos de la sangre.

La tasa o índice de filtración glomerular también conocidos como TFG, IFG o GFR por sus siglas en el idioma inglés: Glomerular Filtration Rate, como ya lo destacamos es el volumen de fluido filtrado por la unidad de tiempo desde los capilares glomerulares renales hasta el interior de la cápsula de Bowman. Generalmente se llega a medir en mililitros por minuto (ml/min).

En la clínica, este tipo de índice suele ser ocasionalmente empleado para poder medir la función renal a nivel de glomérulo.

El filtrado glomerular llega a ser el momento de nacer el cual oscila entre los 16 y 20 ml/min/1,73 m2 y logra alcanzar su pico máximo de unos 120 ml/min/1,73 m2 (en donde el rango es de 90-120) en las mujeres y los 130 ml/min/1,73 m2 (de un rango de 90 -130) en el caso de los hombres alrededor de los 30 años de edad, reduciendo más o menos a un ritmo constante de 1 ml/min/1,73 m2 en la gran parte de las personas.

En personas de unas edades comprendidas entre los 70 y los 110 años, el filtrado glomerular llega a minimizar anualmente entre el 1,05 ml/min/1,73 m2.

Introducción

El envejecimiento renal se llega a conocer muy bien desde el ángulo de vista anatómico; no obstante, la fisiología del riñón de una persona de edad avanzada sano aún se encuentra en debate teniendo en cuenta que la tenue línea que llega a separar la salud de la enfermedad y de la normalidad aún no se encuentra muy bien delimitada.

No obstante, se ha podido dejar claro que el envejecimiento, en ningún caso, quiere significar una especie de enfermedad. Desde los albores del siglo XX los anatómicos suelen describir al riñón senil como un tipo de riñón pequeño y de un contorno “liso”; en las propias palabras de Alberto Furno en el año 1909, llega a expresar lo siguiente:

“Un riñón famélico pero no corrupto… suficiente para mantener la modesta vida de un hombre anciano”.

El envejecimiento, por lo general, es definido como un tipo de proceso intrínseco, progresivo y universal que se encuentra condicionado por los factores raciales, además de los hereditarios, los ambientales, también por los higiénico – dietéticos y por último los sanitarios.

Es multifactorial, multiforme y asincrónico, no continua una ley única que lo llegue a explicar, y su característica fundamental suele ser la minimización del rendimiento funcional cuando llega a ser comparado con el del adulto joven, que es traducido en una lentitud o hasta incluso en una incapacidad de poder adaptarse a las situaciones de restricción o de sobrecargas:

  • Biológicas
  • Físicas
  • Psicológicas
  • Ambientales
  • Sociales

La definición de esta clase de enfermedad puede llegar a hacerse o bien sea fundada en el “valor crítico” o en la cifra que marca estadísticamente una gran mayor probabilidad de que aparezca cierto tipo de contratiempo que incrementa la morbimortalidad de la persona, o bien en el valor de referencia relacionado a los parámetros de una “buena salud”.

En el caso de la enfermedad renal, si se llega a elegir la cifra de filtrado glomerular de unos 60 ml/min/1,73 m2 como el “valor crítico” con el fin de poder determinar que hay una insuficiencia renal crónica (IRC), además de unas complicaciones relacionadas a este tipo de síndrome tales como:

  • La Anemia
  • La Hiperfosfatemia
  • La Acidosis
  • La Hipercalcemia

Los cuales podrían no llegar a estar presentes. Por esto se ha llegado a argumentar que los filtrados glomerulares por debajo a los 60 ml/min/1,73 m2 son los que conllevan a una mayor morbilidad cardiovascular, un incremento de la mortalidad o de la aparición de una enfermedad renal terminal.

No obstante, es algo interesante de reseñar que, en la actualidad, no se llega a conocer de qué manera o en qué grado un tipo de filtrado glomerular menor de 60  ml/min pero constituye o no un factor de riesgo que es independiente para poder llegar a desarrollar una clase de enfermedad renal terminal, y lo que es mucho más significativo, si llega a ser o no reversible y prevenible en las personas mayores de los 70 años.

Ciertos autores no suelen apoyar, al menos de manera tajantemente, un “valor crítico” de filtrado glomerular estimado menor de 60 ml/min/1,73 m2 como un tipo de factor de riesgo independiente para poder desarrollar en el futuro una IRC.

En primer lugar, a según con lo publicado por Go, los factores independientes de la mortalidad no incrementan con los valores de FGe (Filtrado Glomerular Estimado) entre los 45 y los 59 ml/min/1,73 m2 cuando la cronicidad se ha llegado a establecer a partir de las mediciones seriadas de creatinina sérica.

En segundo lugar, se ha llegado a demostrar una clase de disminución del riesgo de la mortalidad en las personas de más de unos 45 años con FGe entre los 50 y 59 ml/min/1,73 m2 al llegar a establecerse la cronicidad en un período de unos 3 a 6 meses.

En tercer lugar, en el estudio de “PREVEND” se llega a revelar que más o menos unos 2/3 de los pacientes en estadio 3 de enfermedad renal crónica no llegaban a presentar albuminuria y su riesgo de las complicaciones cardiovasculares, de acuerdo las tablas que son ajustadas por la edad y el sexo, eran parecidas al de aquellas personas que no llegaban a presentar una insuficiencia renal.

Por todo esto, uno de los desafíos más difícil y a su vez de mayor importancia para los profesionales que lidian con las enfermedades renales, muy particularmente en las personas de edad avanzada de unos 70 años, es el de llegar a definir los límites que lo caracterizan a la enfermedad renal crónica, llegando a tener en cuenta que lo que se suele considerar “función normal” puede llegar a evolucionar, es decir, cambiar a lo largo de la vida y no tiene por qué tener unos criterios fijos y también constantes.

Concepto

Muchos se preguntarán ¿Qué es la Tasa o el Índice de Filtrado Glomerular? La cual es también conocida como la presión efectiva de la filtración, la misma llega a ser la fuerza física y la que produce el transporte del agua y de los solutos a través de la membrana glomerular. Esta fase llega a depender de:

  • La Presión Hidrostática del Capilar Glomerular.
  • La Presión Hidrostática a Nivel de la Cápsula de Bowman.
  • La Presión Oncótica a Nivel Capilar Glomerular.

Nombres Alternativos

Alguno de los nombres por los que se le conoce puede llegar a ser:

TFG / Tasa de Filtración Glomerular Estimada / TFG Estimada

Forma en que se Realiza el Examen

Se requiere de una muestra de sangre para poder realizar este tipo de examen. Una vez extraída la muestra la misma es enviada a un laboratorio. En ese lugar se va a evaluar lo que es el nivel de creatinina. Esta consiste en un producto de desecho químico de la creatina. La misma se trata de una especie de químico que el cuerpo llega a producir para poder suministrar energía, fundamentalmente para los músculos.

El médico especialista del laboratorio va a combinar el nivel de creatinina con ciertos tipos de factores para poder calcular la Tasa de Filtración Glomerular. Se usan distintas fórmulas para los adultos y para los niños. La fórmula llega a incluir ciertos o todos los factores:

  • Edad
  • Medición de la Creatinina en la Sangre
  • Etnia
  • Sexo
  • Estatura
  • Peso

El examen de depuración de la creatinina, es el cual consiste en llegar a recoger la orina en el transcurso de unas 24 horas, igualmente puede llegar a brindar un cálculo aproximado de la actividad renal.

Preparación para el Examen

El médico especialista puede llegar a solicitarle que suspenda de manera temporal cualquier clase de medicamento que pueda llegar a afectar los resultados del examen. Estos pueden incluir los antibióticos y los fármacos para los ácidos gástricos.

No debe de olvidar decirle a su médico referente a los medicamentos que usted toma. No deje de tomar ningún tipo de medicamento antes de hablar con el médico tratante. Además, debe de indicarle si se encuentra embarazada o piensa llegar a estarlo. La Tasa de Filtración Glomerular se llega a afectar por el embarazo.

Lo que se Siente Durante el Examen

Cuando se llega a introducir la aguja con el fin de extraer la sangre, ciertas personas sienten un ligero dolor de manera moderada. En otros casos solamente sienten un simple pinchazo o una sensación de picadura. Después, podría llegar a sentir una sensación pulsátil o un pequeño moretón conocido como hematoma. Esto llega a desaparecer rápidamente.

Razones por las que se Realiza el Examen

El examen de la Tasa de Filtración Glomerular llega a medir qué tan bien se encuentran filtrando los riñones la sangre. El médico puede llegar a ordenar este tipo de examen si existen señales de que los riñones no se encuentran funcionando muy bien. Igualmente puede llegar a hacerse para ver qué tanto ha estado progresando la enfermedad renal.

El examen se llega a recomendar para todas aquellas personas con una enfermedad renal crónica. De la misma manera se llega a recomendar para las personas que puedan llegar a presentar una enfermedad renal a causa de:

  • Diabetes
  • Antecedentes familiares de enfermedad renal
  • Infecciones de las vías urinarias frecuentes
  • Enfermedad del corazón
  • Presión arterial alta
  • Obstrucción urinaria

Resultados Normales

De acuerdo a la “National Kidney Foundation”, los resultados normales suelen ir desde 90 a los 120 mL/min/1.73 m2. Las personas que son mayores de edad avanzada tendrán los niveles de Tasa de Filtración Glomerular por debajo de lo normal, esto se debe a que dicha tasa baja con la edad.

Los rangos de los valores normales pueden llegar a variar de forma ligera entre los distintos laboratorios. Algunos suelen usar diversas clases de mediciones o incluso hasta analizan muestras distintas. Por lo que puede hablar con el médico sobre el significado de los resultados específicos de su examen realizada.

Significado de los Resultados Anormales

Los niveles que se encuentran por debajo de los 60 mL/min/1.73 m2 en el transcurrir de unos 3 o más meses es el significado de un signo de enfermedad renal crónica. Un resultado de Tasa de Filtración Glomerular que se encuentre por los niveles bajos de 15 mL/min/1.73 m2 ya se trata de uno de los signos de insuficiencia renal y por esa misma razón necesita de una atención médica inmediata.

Riesgos

Las venas y las arterias suelen variar de tamaño de una persona a otra y de un lado del cuerpo a otro. Para poder adquirir una muestra de sangre de ciertas personas puede llegar a resultar mucho más difícil que en otras. Otros de los riesgos que se encuentran relacionados con la extracción de la sangre llegan a ser leves, sin embargo, pueden incluso ser los siguientes:

  • Sangrado Excesivo
  • Desmayo o Sensación de Mareo
  • Hematoma (Se Ocasiona por la acumulación de la sangre debajo de la piel)
  • Infección (es un riesgo leve cada vez que se llega a presentar una ruptura de la piel)

Insuficiencia Renal Crónica  

La Insuficiencia Renal Crónica se trata de un tipo de síndrome que es derivado del generalizado y progresivo deterioro de manera irreversible de la función renal secundaria a la destrucción de la masa nefronal. La prevalencia de la Insuficiencia Renal Crónica llega a variar de acuerdo a los países y también a los estudios existentes.

El primer dato de mayor relevancia que se debe de destacar es que en todos los estudios que se usa como un criterio de Insuficiencia Renal Crónica un FGe menor de los 60 ml/min de acuerdo a las recomendaciones de la NFK-KDOQI (The National Kidney Foundation-Kidney Disease Outcomes Quality Initiative) en las que se llega a estratificar la Insuficiencia Renal Crónica en unos 5 estadios de acuerdo a las cifras de FGea a partir de las diversas fórmulas, que ya fueron descritas antes en este artículo conocidas como:

  • Cockcroft-Gault
  • MDRD, etc.

Y a pesar de que desde la publicación de las distintas guías han llegado a sufrir las extensas críticas fundadas en ciertas características principales, que son las que conducen a imprecisiones y también a las dificultades en la clasificación de la Insuficiencia Renal Crónica tales como:

  • Primero: Los estadios 1 y 2 se llegan a definir por el FGe y también por los signos de daño renal (en los estudios de las poblacionales, esencialmente la albuminuria). No obstante, los estadios 3, 4 y 5 se llegan a definir únicamente por el descenso del FGe, sin llegar a tener en cuenta los demás tipos de signos de enfermedad renal.
  • Segundo: No se llegan a considerar otros datos en la definición de la enfermedad renal crónica (ERC), como llega a ser la edad o el sexo.
  • Tercero: No se llegan a contemplar los aspectos como la etiología de la Enfermedad Renal Crónica, el grado de proteinuria o también la patología asociada.
  • Cuarto: Las fórmulas que llegan a ser empleadas para poder lograr la estimación del filtrado glomerular no han podido ser validadas en algunos de los grupos de población, en especial en todas aquellas personas que son mayores de los 70 años de edad.

De esta manera, el estudio EPIRCE32 que es llevado a cabo en un país y que es publicado en el año 2010, llega a señalar una clase de prevalencia global de Insuficiencia Renal Crónica en los estadios 3 a 5 (de acuerdo a las recomendaciones NKF-K/DOQI con FGe <60 ml/min) del 6,8 %, alzando dicha cifra al 21,4% en todas aquellas personas que son mayores de los 64 años de edad.

En el estudio de “EROCAP33”, el cual llegó a ser publicado en el año 2007, se logró estudiar la prevalencia de Insuficiencia Renal Crónica con el mismo criterio de la FGe <60 ml/min llegando a adquirir en un aproximado de 9.233 pacientes que son mayores de los 18 años que llegaron a acudir a una consulta de atención primaria todo gracias a las fórmulas de Cockcroft – Gault y a la fórmula de MDRD.

De acuerdo a los resultados, la prevalencia global suele oscilar, siempre y cuando dependiendo de la fórmula usada, entre el 21,3% y el 22,7%, entre tanto que en la población de más de 70 años se lograba alcanzar el 33,7 % (por lo que el 40,1% atendiendo al concepto de insuficiencia renal oculta, esto quiere decir, las personas con FGe que son menores de 60 ml/min que presentan unas cifras de creatinina sérica en el rango de la normalidad).

Para el año 2008, 2 personas llamadas Zhang y Rothenbacher llegaron a realizar una clase de revisión sistemática de unos 26 estudios sobre la prevalencia de la Insuficiencia Renal Crónica llevados a cabo en distintas áreas geográficas de todo el mundo entero.

Atendiendo a los mismos criterios de la estimación del filtrado glomerular y también del diagnóstico de Insuficiencia Renal Crónica a unas cifras inferiores a los 60 ml/min los cuales obtuvieron la prevalencia global media en la población adulta joven mayor de unos 30 años lo que era del 7,2%, entre tanto que en las personas de 64 o más años oscilaba entre el 23,4% y el 35,8%.

En este contexto, los conceptos de Insuficiencia Renal Crónica y la enfermedad renal terminal no se localizan encuentran definidos de una forma universal. A decir verdad, el concepto de la enfermedad renal terminal en las regiones de los Estados Unidos lo que es un término administrativo que llega a indicar que un paciente está en un tratamiento renal sustitutivo, ya sea en una diálisis o simplemente esperando un trasplante renal.

En consecuencia, la expresión de la enfermedad renal terminal se clasifica a los pacientes según el tratamiento que suelen recibir y no con su capacidad funcional renal. De esa manera, una persona con un filtrado glomerular de menos de unos 15 ml/min/1,73 m2 llegaría a estar encuadrada en el estadio previo a precisar el tratamiento renal sustitutivo, sin embargo, no cumpliría los requisitos estadounidenses del enfermo renal terminal.

En las regiones de España, los criterios de diagnósticos de la Insuficiencia Renal Crónica, independientemente de la edad que tenga la persona, se han llegado a establecer a partir de un documento de consenso entre la Sociedad Española de Nefrología conocida como “S.E.N.” y la Sociedad Española de Bioquímica Clínica y Patología Molecular, los cuales están basados en un FGe menor de 60 ml/min/1,73 m2.

Llegando a mantener en el transcurso de un período no inferior a 3 meses, el criterio que igualmente ha llegado a ser adoptado en Gran Bretaña, donde los médicos de atención primaria tienen que llevar un registro de todos los pacientes que suelen presentar un FGe inferior a la citada cifra de 60 ml/min/1,73 m2.

No obstante, se debe de destacar que el anterior criterio no es aplicable a las personas que son mayores debido a que, en este grupo etario, se ha establecido arbitrariamente el fallo renal como los filtrados glomerulares menores de 30 ml/min/1,73 m2 los cuales son estimados de acuerdo al nomograma de Cockcroft y Gault.

Técnicas de Medición

Existen diversas clases de técnicas para poder calcular o incluso estimar la tasa de filtración glomerular, dichas técnicas por lo general hacen uso de una especie de sustancia endógena o añadida que llega a filtrar casi de manera completa a nivel glomerular y que después casi no es reabsorbida ni secretada a nivel tubular.

Medida Empleando Inulina

La Tasa de Filtración Glomerular puede llegar a determinarse cuando se inyecta la inulina en el plasma sanguíneo. Como la inulina no llega a ser reabsorbida ni tampoco secretada por el sistema de túbulos luego de haber llegado a ser filtrada a un nivel glomerular, su ritmo de excreción es de manera directamente proporcional a la tasa de filtración de agua y de solutos por medio del glomérulo.

A pesar de que la gran mayoría de los casos la administración de la inulina llega a resultar inocua, la misma posee un mínimo riesgo de desencadenar una reacción alérgica. Por otra parte, en todo momento hay el riesgo de llegara contaminarse en el transcurso de la manipulación, lo que, sumado al hecho de aplicarse por lo general a las personas con un cierto grado de compromiso renal, agrega los riesgos que no son compensados por la exactitud de la técnica.

Estimación por Medio del Índice de Evacuación de Creatinina

A pesar de que el método de la medición que trata de emplear la inulina llega a ser considerado como el “patrón de oro” para poder medir la Tasa de Filtración Glomerular, en una práctica clínica, llega a ser mucho más común usar el ritmo de evacuación de la creatinina para poder estimar el IFG.

La creatinina llega a tratarse de una clase de molécula endógena que es la que aparece en el cuerpo como un producto de la degradación de la creatina, es decir, un compuesto de elevada energía en los músculos, y que llega a tener posee una tasa de excreción que es constantemente notable a lo largo del día para cada uno de los pacientes.

Las ventajas de esta clase de técnica consisten en que al ser la creatinina un tipo de producto endógeno, no necesita de la introducción en el organismo de la persona una clase de sustancia extraña. La creatinina es libremente filtrada a un nivel glomerular, a pesar de que a diferencia de la inulina, igualmente llega a ser secretada en unas cantidades mínimas por los túbulos renales.

Estas características son las que hacen que, a pesar de que no es exacta, la medida que es empleando el índice de evacuación de creatinina llegue a ser una buena aproximación de la Tasa de Filtración Glomerular. Esta clase de estimación puede llegar a ser mejorada visualizando y también evaluando el tipo de frecuencia y la duración de cada micción.

Un Ejemplo: Una persona tiene una clase de concentración en la plasma de creatinina de 0,01 mg/ml y en 1 hora llega a excretar unos 75 mg de creatinina en la orina. El IFG se logra calcular como M/P (que es dónde M es la masa de creatinina excretada por la unidad de tiempo y P llega a ser la concentración en plasma de creatinina).

Fórmulas Usadas para Estimar el Filtrado Glomerular

Hay diversas clases de fórmulas que utilizan la creatinina en la sangre junto a los demás factores tales como la edad, sexo, peso, altura y los otros para poder calcular el filtrado glomerular.

Kampmann, et al. (1974), Cockcroft y Gault (1976) y Rowe, et al. (1976) fueron los personajes que idearon normogramas que, de manera teórica, le permiten una mejor estimación de la tasa de filtrado glomerular en la práctica clínica. El normograma de Cockcroft y Gault del año 1976, es el más utilizado, a pesar de que ha llegado a ser cuestionado por causa al hecho de que exagera el declive del filtrado glomerular, al menos en las personas que son mayores de los 80 años de edad.

Sin embargo, Nicoll, et al. Fue el que halló una buena clase de correlación en unas 18 personas de edades comprendidas entre los 66 y los 82 años entre el filtrado glomerular ya calculado de acuerdo a la fórmula de Cockcroft y de Gault y también el obtenido con 99Tc-DTPA.

También Keller, en el año 1987, fue el que apuntó a que la fórmula más fácil para poder estimar el filtrado glomerular para todas aquellas personas de edades comprendidas entre los 25 y 100 años, con unos valores de creatinina en la plasma dentro de la normalidad, que es la siguiente:

  • 130-edad [en años] ml/min).

En los últimos 20 años se han llegado a desarrollar otras de las fórmulas para poder predecir el filtrado glomerular por medio de los cálculos indirectos a partir de la creatinina sérica, como la de Nankivell en el año 1995, y la de Baracskay en el año 1997 o la de diversas más que fueron desarrolladas por el grupo MDRD (Modified Diet in Renal Disease).

Hace un tiempo atrás en el año 2009, es decir hace unos 11 años, el grupo de investigación del National Institute of Diabetes ha llegado a desarrollar una clase de fórmula nueva denominada CKD-EPI que significa “Chronic Kidney Disease Epidemiology Collaboration” con el principal objetivo de llegar a tener una mayor fiabilidad que el MDRD para lo que es el cálculo del FGe a partir de los niveles de creatinina en la sangre.

Y ha concluido en que, a pesar de que suele ser mucho más fiable y ajustada que la MDRD, llega a presentar limitaciones muy importantes, debido a que no puede contar con una muestra significativa de las personas mayores de 70 años, ni tampoco de la raza negra, ni siquiera con los datos fiables ni incluso los completos sobre el tipo de diabéticos, o del uso de los agentes inmunosupresores en todos los pacientes que fueron sometidos a los trasplantes.

La masa muscular u de algún otro tipo de condiciones o de medicaciones que podrían llegar a hacer variar de forma sustancialmente los niveles de creatinina en la sangre de la persona. Resulta algo interesante que a pesar de que la fórmula del grupo MDRD que es validada en los pacientes con una tasa de filtrados glomerulares bajos los debidos a Insuficiencia Renal Crónica, no se encuentra validada para las personas que son mayores de los 70 años, como también:

  • La Nefropatía Diabética
  • El Embarazo
  • Los Pacientes muy Enfermos

Los Individuos Sanos y los Filtrados Glomerulares Elevados, se encuentran que se ha impuesto para poder calcular el filtrado glomerular en todas las clases de circunstancias que son citadas anteriormente. A pesar, de que el FGe con ciertas fórmulas es válido en lo general, la variación individual que logra ser obtenida para las personas mayores con dichas fórmulas puede llegar a ser considerable.

Tasa-de-Filtración-Glomerular-10

Se puede decir, que 2 hombres de 80 años con la misma creatinina sérica poseen los mismos valores de la tasa de filtración glomerular de manera sustancialmente diferentes de acuerdo al tipo de método utilizado. Como los 2 son hombres de la misma edad y también de la misma creatinina sérica, poseen el mismo valor de filtrado glomerular que es calculado con la fórmula del MDRD (98 ml/min).

Si se utiliza el aclaramiento de creatinina en vez del MDRD, 1 de ellos posee un filtrado glomerular de 99 ml/min, entre tanto que el otro logra alcanzar solamente 1 valor de 56,3 ml/min. Por lo que puede notarse la diferencia entre esos 2 adultos mayores sanos que se encuentra en la eliminación de la creatinina urinaria, de 120 mg/dl en uno y 65 mg/dl en el otro.

Esto es lo que lleva a la discusión sobre el papel del manejo tubular de la creatinina como un posible factor para poder influir sobre el aclaramiento de la creatinina en todas las personas mayores. Es muy interesante poder observar cómo los 2 tienen un valor de filtrado glomerular comparable, es decir, de 76 y 60 ml/min, cuando se utiliza la 51Cr-EDTA.

Estimación Usando la Fórmula Cockcroft – Gault

La fórmula Cockcroft – Gault se puede llegar a emplear para poder estimar el aclaramiento de la creatinina, que a su vez es la que estima la Tasa de Filtración Glomerular. La fórmula es la siguiente:

Fórmula MDRD

La Fórmula de MDRD llega a ser la que estima la Tasa de Filtración Glomerular usando los niveles de la creatinina en la plasma y también en la edad. En esta clase de fórmula se usan los multiplicadores para poder ajustar la mejor estimación a según a la raza y al género. La fórmula para saber cómo se calcula la tasa de Filtración Glomerular es la siguiente:

Cálculo Usando la Ecuación Starling Leonardo

Es igualmente teóricamente posible, el llegar a calcular el IFG usando la denominada ecuación Starling. Esta ecuación es la siguiente:

Jv = Kf ([Pc – Pi] – õ [ πc –  πi])

La ecuación se llega a emplear en un tipo de sentido general para poder estimar el flujo capilar y de esa manera poder ser utilizada específicamente para el glomérulo:

  • Uso General: Pc
  • Uso Glomerular: Pgc
  • Significado de la Variable: Presión Hidrostática Capilar
  • Relación con el IFG: Directa
  • Descripción: Aumentada por la dilatación de la arteriola aferente o la constricción de la arteriola eferente.

Otro grupo es:

  • Uso General: Pi
  • Uso Glomerular: Pbs
  • Significado de la Variable: Presión Intersticial Hidrostática
  • Relación con el IFG: Inversa
  • Descripción: n/a

Otro Grupo es:

  • Uso General: πc
  • Uso Glomerular: πgc
  • Significado de la Variable: Presión Oncótica Capilar
  • Relación con el IFG: Inversa
  • Descripción: Disminuida por Síndrome nefrótico

Otro del grupo es:

  • Uso General: πi
  • Uso Glomerular: πbs
  • Significado de la Variable: Presión Intersticial Oncótica
  • Relación con el IFG: Directa
  • Descripción: N/A

Otro es:

  • Uso General: Kf
  • Uso Glomerular: Kf
  • Significado de la Variable: Coeficiente de Filtrado
  • Relación con el IFG: Directa
  • Descripción: Incrementada por Inflamación

Otro es:

  • Uso General: σ
  • Uso Glomerular: Σ
  • Significado de la Variable: Coeficiente de Reflexión
  • Relación con el IFG: Inversa
  • Descripción: n/a

Y el último es:

  • Uso General: Jv
  • Uso Glomerular: GFR
  • Significado de la Variable: Filtración Capilar
  • Relación con el IFG: n/a
  • Descripción: n/a

Nótese que: ([Pc – Pi] – õ [ πc –  πi]) Llega a ser la fuerza de conducción por medio de la red capilar, por lo tanto, la filtración a un nivel de la red capilar llega a ser proporcional a la fuerza de conducción sobre esa misma red.

En la práctica, no suele ser posible poder identificar los valores requeridos para esta clase de ecuación, sin embargo, aun de esa manera es aún útil para poder entender los factores que llegan a afectar al IFG y al mismo tiempo es lo que ayuda a proveer de un soporte teórico a los cálculos que fueron antes presentados.

Rangos Normales

Los rangos normales de la Tasa de Filtración Glomerular en el caso de los adultos sanos jóvenes, se encuentran ajustados a la superficie del cuerpo, los mismos son:

  • 120 a 130 mL/min/1.73m2 y llega a declinar con la edad, a aproximadamente unos 75 mL/min/1.73m2 a los 70 años de edad.
  • La Enfermedad crónica del riñón se llega a definir al momento de tener menos de 60 mL/min/1.73m2 en el transcurso de unos 3 o más meses.
  • La TFG puede llegar a incrementar por causa de la hiperproteinemia y también por una constricción de la arteriola eferente.

¿Es Válido el Valor Crítico de Filtrado Glomerular Estimado para Etiquetar de Insuficiencia Renal? Consecuencias de su aplicación indiscriminada

A pesar de que existe la opinión cada vez más amplia en la literatura médica de que un filtrado glomerular (FG) de unos 60 ml/min/1,73 m2 no llega a indicar necesariamente la existencia de una insuficiencia renal crónica (IRC), en la práctica clínica cotidiana, un filtrado glomerular que es estimado (eFG) < 60 ml/min/1,73 m2 es llegado a ser considerado como tal, lo que ha hecho que se logre producir un incremento de diagnósticos erróneos de Insuficiencia Renal Crónica, en especial en las personas con 70 años o más.

En el caso de la enfermedad renal, si se elige la cifra de FG de 60 ml/min/1,73 m2 como el denominado “valor crítico” para poder determinar que existe una Insuficiencia Renal Crónica, las complicaciones relacionadas a este tipo de síndrome tales como:

  • La Anemia
  • La Hiperfosfatemia
  • La Acidosis
  • La Hipercalcemia

Son las que podrían no acontecer. Por lo que se puede llegar a decir que las estimaciones de FG de la fórmula MDRD suelen ser, sin duda alguna, válidas para el la estadificación y también el seguimiento de la progresión en todos aquellos pacientes ya diagnosticados de Insuficiencia Renal Crónica.

No obstante, la utilización del eFG para el cifrado en los pacientes sin un diagnóstico conocido de la Insuficiencia Renal Crónica no sólo suele ser controvertido, sino que quizá llegue a ser desaconsejado.

El llegar a establecer un tipo de diagnóstico incorrecto de Insuficiencia Renal Crónico por medio de las estimaciones del FG menores de 60 ml/min que son obtenidas de los análisis rutinarios de laboratorio basados en la creatinina sérica es lo que podría tener, al menos, unos 3 efectos adversos a tener en cuenta.

El primero es que el diagnóstico de manera equivocada de la Insuficiencia Renal Crónica puede llegar a ocasionar una clase de lógica angustia y de preocupación en el paciente.

El segundo, la derivación de manera innecesaria a la consulta especializada de nefrología lo que, por otra parte añade las molestias para el paciente, suele generar un mayor gasto sanitario en cuanto a tiempo, personal y recursos.

El Tercero, y el más importante, el error de diagnóstico como la insuficiente renal de un paciente que no lo es lo que podría producir, como de hecho así llega a suceder en diversos casos, que éste no recibiese un tratamiento correcto para cierta clase de enfermedad (p. ej., hematológica, oncológica u otras) o, particularmente en las personas que son de edad avanzada.

Los cuales no deben de ser incluidos en algunos de los ensayos clínicos por causa de la tendencia que existe a asimilar FG estimado <60 ml/min con IRC, con el consiguiente perjuicio que esto llega a suponer.

Por todo lo anterior, de manera reciente, se ha llegado a idear la fórmula HUGE, que es la que ofrece un tipo de método sencillo, además de económico y de disponibilidad universal para poder detectar la Insuficiencia Renal Crónica y al mismo tiempo poder diferenciarla de un eFG menor de los 60 ml/min/1,73 m2 lo que podría llegar a ocasionar la prevención en un número considerable de personas que son mayores y sanas (tantas como aproximadamente 1.700.000 personas en las regiones de España o unas 2.600.000 en las áreas de Gran Bretaña).

Las cuales sean excluidas de los ensayos clínicos o de los tratamientos contraindicados por padecer Insuficiencia Renal Crónica diagnosticada de forma exclusiva y arbitrariamente como eFG menores de 60 ml/min/1,73 m2.

Marcadores de Función Renal

Uno de los marcadores de la función renal es el aclaramiento de la inulina en el riñón senescente. Este lo vamos a describir un poco a continuación:

Aclaramiento de Inulina en el Riñón Senescente

Ciertos estudios realizados por 2 hombres llamados Davies y Shock fueron los que demostraron que el aclaramiento de la inulina incrementa desde 20 ml/min en el momento del nacimiento hasta los 122 ml/min que es a los 30 años. Desde ese mismo momento empieza un pausado descenso hasta lograr llegar a los 65 ml/min a la edad de los 89 años.

Manejo Renal de Creatinina

El manejo renal de la creatinina es uno de los usos que se le da a la tasa de filtración glomerular por lo que se ha llegado a realizar diversos estudios en las personas, al igual que la aplicación de la creatinina en las personas mayores. Por lo que vamos a conocer un poco más sobre estos 2 usos.

Estudios en Humanos

La creatinina se llega a filtrar de forma libre por el glomérulo y, de acuerdo a la gran mayoría de la bibliografía al respecto, no es reabsorbida ni siquiera es secretada por el túbulo renal. No obstante, se conoce que entre un 15 y un 30% de la creatinina presente en la orina la que proviene de la secreción tubular que llega a tener a lugar en los transportadores catiónicos del túbulo proximal.

En los humanos, se encuentra probada la reabsorción y también la secreción de la creatinina en el túbulo renal. La secreción tubular de la creatinina puede llegar a ser modificada, entre otras clases de circunstancias, por el volumen circulante. En este mismo sentido, un grupo de personas sanos fueron sometido a la deshidratación seguida de una rehidratación.

En las 2 situaciones se llegaron a medir el flujo urinario, el aclaramiento de la creatinina, el aclaramiento de PAH, el aclaramiento de la creatinina y también las fracciones de excreción de las mismas sustancias. En las condiciones basales el aclaramiento de creatinina llegó a ser de 130 ml/min, descendiendo hasta los 96 ml/min en la deshidratación e incrementando hasta 160 ml/min tras la rehidratación.

De forma parecida, la fracción de la excreción de creatinina llegó a variar de 124% en las condiciones basales a unos 147% luego de rehidratar. Estos mismos datos se han llegado a interpretar de distintas maneras por los diferentes autores, y pueden llegar a atribuirse a un incremento de la secreción de creatinina, a un descenso en la reabsorción de la misma o a las 2 causas a su vez.

La creatinina se llega a comportar como un tipo de catión que se traslada entre la luz tubular y el polo vascular por medio de una clase de proteína que suele actuar como un transportador transmembrana de los cationes orgánicos bloqueable por la cimetidina en el adulto sano.

En ciertos tipos de estudios comparativos del FG realizados que se encuentran utilizando el aclaramiento de inulina y de creatinina, se ha llegado a proponer que cuando el cociente aclaramiento de creatinina / aclaramiento de inulina (Ccr/Cin) llega a superar 1 existe la secreción tubular, entre tanto que, si llega a ser menor a 1, esto significa que hay una reabsorción tubular.

A según, con estos datos, si logramos observar los cocientes obtenidos por el Musso, et al. del aclaramiento de la creatinina antes y luego de bloquear el transportador catiónico con la cimetidina, en el caso de las personas que son de edad avanzada el cociente de Guyton suele ser de 0,9, lo que llegaría a indicar que existe una clase de reabsorción neta de creatinina en el túbulo.

Estos diversos hallazgos son los que reforzarían todavía más que la creatinina no se trata de un tipo de marcador tan fiable para poder lograr determinar el filtrado glomerular en todas las posibles situaciones que aparezcan.

Aclaramiento de Creatinina en Ancianos

El valor normal del aclaramiento de la creatinina es de 95 ± 20 ml/min en las mujeres y de 120 ± 25 ml/min en el caso de los hombres jóvenes y sanos. Salvo las excepciones, la gran mayoría de los autores llegan a aceptar que el filtrado glomerular llega a disminuir con la edad, a según las pruebas que utilizan para su medición. No obstante, ciertos tipos estudios son los que cuestionan que el descenso del filtrado glomerular llegue a ser universal e inevitable.

El aclaramiento de creatinina puede llegar a estar influido no solamente por el volumen circulante, sino que también por el estado nutricional. En este mismo sentido, Kimmel, et al. ha logrado demostrar que los sujetos mayores que comen más de 1 gramo de proteína por cada kg al día tienen un aclaramiento de creatinina comprendido entre los 90 y los 100 ml/min/1,73 m2, entre tanto que los que ingerían cantidades más bajas tienen valores más bajos de aclaramiento.

En el Baltimore Longitudinal Study, un gran e importante estudio longitudinal en el que ciertos sujetos fueron observados por el transcurso de más de 30 años, se logró observar que aunque el filtrado glomerular bajó una media de 0,75 ml/min/año, de los 254 sujetos del estudio no llegaron a sufrir una reducción en el aclaramiento de creatinina, hasta incluso ciertos de ellos incrementaron sus valores.

Puntos Clave

Algunos puntos clave de esto son los siguientes que mencionaremos:

  • Primero: Como ya es conocido, la creatinina no se suele filtrar libremente, sino que debe de sufrir los procesos de secreción y también de reabsorción tubular que son los que podrían variar con el envejecimiento renal, por lo que su aclaramiento pudiera llegar a no ser un tipo de método óptimo para lograr calcular el filtrado glomerular.
  • Segundo: La utilización del valor crítico de filtrado glomerular estimado menor de los 60 ml/min como un tipo de criterio de diagnóstico de IRC el cual es arbitrario y también inadecuado, en especial en la población de adultos mayores, de los cuales cuyos filtrados glomerulares pueden llegar a ser, y de hecho generalmente lo son por el envejecimiento fisiológico, los que son menores a dicha cifra, sin por ello tener una clase de síndrome de insuficiencia renal.
  • Tercero: El llegar a Diagnosticar la IRC a una persona por tener un filtrado glomerular que sea menor de los 60 ml/min sin tener que ejecutar una clase de estudio médico clínico de manera completa que lo confirme llega a ocasionar cierta preocupación en el paciente, además de un incremento del gasto sanitario y la inequidad sociosanitaria.

Al tener que excluir a una parte de la población habitualmente a los mayores de 70 años de edad de poder llegar a participar en los diversos ensayos clínicos o incluso de poder recibir ciertos tipos de tratamientos contraindicados en todos aquellos pacientes con IRC.

Tasa-de-Filtración-Glomerular-20

  • Cuarto: El diagnóstico de IRC se tiene que llegar a basar en los criterios médicos que se encuentran fundados en los hallazgos clínicos y también en los analíticos y no en un simple valor arbitrario de un filtrado glomerular sin llegar a tener en consideración las particularidades de cada uno de los individuos.

Por esto es que mucho proponen que se use otras clases de herramientas, las cuales no son basadas en la creatinina sérica o en las estimaciones de filtrado glomerular las cuales son basadas en ella, para el rastreo de la IRC, como por ejemplo lo es la fórmula “HUGE”, para, una vez ya detectada la sospecha, proceder a estudiar clínicamente al sujeto para poder descartar o también confirmar su condición de afectado por una IRC.

Conclusiones

A la luz de las consideraciones anteriores se debe de decir que las estimaciones de filtrado glomerular, en especial las que son obtenidos con la fórmula de la tasa de filtración glomerular MDRD o CKD-EPI las cuales son, sin ninguna duda, válidas para lo que es la estadificación y el seguimiento de la progresión en todas aquellas personas que ya fueron diagnosticados de IRC.

No obstante, la utilización del FGe menor de 60 ml/min para el rastreo en los pacientes sin un diagnóstico conocido de IRC no sólo llega a ser controvertido, sino que tal vez sea desaconsejado.

Por otor lado, el establecer un tipo de diagnóstico incorrecto de IRC por medio de las estimaciones del filtrado glomerular que sean menores de los 60 ml/min que son obtenidas de los análisis rutinarios de laboratorio es lo que podría llegar a ser considerado como arbitrario y también insuficiente y en especial inadecuado en la población anciana en aquellos que son mayores de los 70 años de edad.

Como resultado, y llegando a tener en cuenta las cifras de la prevalencia de IRC que son derivadas de los estudios previamente citados en el texto con los diagnósticos basados en los filtrados glomerulares menores de los 60 ml/min, se puede llegar a inferir que en una población como lo es la española de unos 45.000.000 de habitantes, de los cuales solamente el 20% llegan a ser mayores de 70 años (de acuerdo a la estadística de INE en el año 2010).

Y de las cuales cuyas cifras de prevalencia son las que oscilan entre el 21,4% y el 33,7%, lo que se estaría hablando de más o menos entre 1,9 y 3 millones de personas con IRC que fueron erróneamente diagnosticadas. Todo esto es lo que se puede derivar en, al menos, unos 3 efectos adversos que tienen que llegar a tenerse en cuenta. Los cuales son:

  • Primero: El diagnóstico erróneo de IRC puede llegar a crear una angustia lógica y una preocupación en el paciente.
  • Segundo: La derivación de manera innecesaria a la consulta especializada de la nefrología lo que, por otra parte, de las molestias para la persona, llega a generar un mayor gasto sanitario en cuanto a tiempo, personal y los recursos.
  • Tercero: Finalmente, y de gran importancia, el error de diagnóstico como la insuficiente renal de una persona que no lo es, puede llegar a producir, como de hecho así suele suceder en varias ocasiones, que éste no llegase a recibir un tipo de tratamiento correcto para ciertas enfermedades como por ejemplo: Hematológica, Oncológica u otras más.

Particularmente en las personas que son mayores de edad avanzada, el no ser incluidos en algunos ensayos clínicos por causa de la tendencia que existe a un parecido de FGe <60 ml/min con IRC, con el consiguiente perjuicio que ello supone.

Para poder evitar en lo posible las consecuencias de este tipo de error grave diagnosticado, el grupo ha llegado a crear una clase de fórmula nueva de cribado de IRC poblacional la cual es derivada de los parámetros de salud tanto clínica, bioquímica, imagen y en ciertos casos una biopsia renal y no en el valor crítico de FGe menor de 60 ml/min, la cual está basada en las cifras de hematocrito, urea sérica y que es corregida de acuerdo al género, por la fórmula:

HUGE = 2,505458 − (0,264418 x Hematocrito) + (0,118100 x Urea) [+ 1,383960 si es hombre]

Que permite el llegar a diferenciar entre FGe <60 ml/min e IRC con una elevada sensibilidad y especificidad, en especial en todas aquellas personas que son mayores de los 70 años de edad.

Si te gustó este artículo, te invitamos a que visites los siguientes enlaces los cuales van a ayudarle en su conocimiento:

(Visited 228 times, 1 visits today)

Deja un comentario