La nutrición en el embarazo y todo lo que debes saber

Es muy común escuchar que las mujeres embarazadas deberían comer el doble de lo habitual, pero esto no es así. La nutrición en el embarazo, consiste mas bien en organizar una dieta saludable, en vez de ingerir grandes porciones de comida.

nutrición en elembarazo

 

En la actualidad, la desnutrición es un problema de salud importante en muchos países del mundo, afectando también a las mujeres embarazadas.

Si desea conocer mas sobre todo lo referente a la nutrición en el embarazo, lea este articulo.

La nutrición en el embarazo

La nutrición es simplemente mantener una alimentación saludable y equilibrada, con la finalidad de que su cuerpo reciba los nutrientes que requiere para su funcionamiento.

Los nutrientes son compuestos y sustancias presentes en los alimentos, necesarios para el funcionamiento y crecimiento del cuerpo. en este grupo se incluyen las proteínas, los carbohidratos, las vitaminas, los minerales, las grasas y el agua.

Una dieta saludable es la base de una existencia sana y equilibrada, la prevención de enfermedades y la mejora de la calidad de vida a lo largo de su duración.

nutrición en el embarazo

La OMS insiste en la importancia de la adecuada nutrición en el embarazo, ya que el cuerpo se está preparando para el desarrollo del feto y su proceso de alimentación.

En esta etapa se desarrolla el útero y el tejido placentario, ademas aumenta el suministro de sangre.

Es importante una buena alimentación, ya que el aumento de peso normal promueve la salud de la madre y el feto, y disminuye el riesgo de complicaciones.

Investigaciones recientes demuestran que la nutrición en el embarazo, los hábitos alimenticios y el incremento en el peso, llega a afectar el desarrollo cognitivo del embrión, ademas de su predisposición a ser obeso durante su vida, sufrir enfermedades cardiovasculares, diabetes, etc.

nutrición en el embarazo

Es de suma importancia que una mujer embarazada notifique a su medico tratante sobre:

  • Su estado de salud
  • Hábitos alimenticios,tales como el vegetarianismo o el veganismo.
  • Presenta alergias alimentarias.
  • Tiene algún problema digestivo.
  • Debe seguir una dieta especial por algun tipo de afección o condición.

Existen cuatro requisitos importantes para que una dieta sea balanceada, estos son:

  • Debe ajustarse al individuo, es decir a su etapa de vida, sexo, etc.
  • Tiene que proporcionar la cantidad de nutrientes y energía requerida por la células de los órganos y tejidos del organismo.
  • Ser variada, reuniendo nutrientes de fuentes animales y vegetales, que cubran la demanda energética y sustancial del organismo.
  • Equilibrada, asegurando la presencia de todos los componentes alimentarios y nutrimentales que demanda el organismo.

Es muy importante enfatizar que muchas de las recomendaciones sobre nutrición durante el periodo de gestación están destinadas a mujeres embarazadas en buen estado de salud.

Si la paciente tiene necesidades nutricionales especiales, como las diabetes, deben consultar con su médico y nutricionista.

La recomendación general, es que todas las mujeres embarazadas reciban asesoramiento de un especialista en nutrición.

Pautas especiales de nutrición en el embarazo

La recomendación es que durante el embarazo y en cualquier otro momento, se mantenga una alimentación de acuerdo con los principios de la dieta mediterránea.

Esta dieta es conocida por sus cualidades y beneficios saludables, permitiendo mantener un estilo de vida saludable, prevenir enfermedades y en el caso de las mujeres embarazadas un periodo de gestación optimo.

Algunas de las pautas de nutrición especiales para el embarazo son:

El incremento del peso recomendado para mujeres embarazadas sanas, que comen sin ningún tipo de restricciones o dieta especial es de 12,5 a 12,8 kilogramos durante el embarazo.

Tener un peso normal antes del embarazo y aumentar dentro del rango recomendado, incrementan las posibilidades de un resultado favorable del embarazo.

Este aumento de peso dentro de los rangos esperados, reduce el riesgo de aumento de la presión arterial durante el embarazo, pre-eclampsia, diabetes, la necesidad de una cesárea y el nacimiento de un bebé prematuro.

Ademas influye de forma favorable en la salud del feto, tanto a corto como a largo plazo.

Es por eso que se recomienda que las mujeres embarazadas se sometan a inspecciones periódicas con un médico y un nutricionista.

Esto con la intención de controlar el peso, detectar cualquier inconveniente o problema con la nutrición en el embarazo y recibir instrucciones adecuadas para el caso.

Comidas regulares

El principal consejo es realizar comidas regulares durante todo el día, es decir comidas principales e intermedias, combinando productos de diversos tipos.

Es muy usual que las mujeres embarazadas presenten acidez estomacal y náuseas, por lo tanto la ingesta de una variedad de alimentos, en pequeñas cantidades frecuentes y masticar bien las comidas, a pesar de las sensaciones desagradables, en la mayoría de los casos alivia los síntomas.

La separación parcial de alimentos y bebidas, el consumo de alimentos secos, como galletas de bajo contenido de grasa, y evitar el consumo de bebidas gaseosas, grasas y frituras también pueden aliviar la afección.

Determinar la cantidad de alimentos necesarios

La cantidad de alimentos que requiere una mujer en etapa de gestación depende de su edad, actividad física, altura, peso y estado de salud.

Se aconseja nuevamente consultar con un nutricionista para determinar la cantidad apropiada de alimentos, de acuerdo con las necesidades individuales de la mujer.

Uso de la información en las etiquetas de los productos

Se recomienda leer las etiquetas del producto que va a consumir, estas contienen información importante sobre la composición del producto, su almacenamiento, uso y fecha de caducidad.

Siga las instrucciones de preparación y consumo, además, debe prestar atención a la composición y al valor energético indicado en el empaque, eligiendo los productos a consumir de acuerdo con las recomendaciones de su medico.

Componentes importantes de la nutrición en el embarazo.

Es muy importante que durante el embarazo, organizar una dieta saludable con muchas verduras, frutas frescas, cereales, pescado, leche, productos lácteos y grasas de alta calidad.

Ademas debe asegurarse de beber muchos líquidos, preferiblemente agua y si desea té, no agregue azúcar.

Evite hacer dieta o ayunar, ya que esto perjudica a las mujeres embarazadas. Le recordamos que una buena alimentación es esencial para el desarrollo saludable del niño, siendo necesario sobre todo el consumo de:

  • Agua

Es necesario beber una cantidad suficiente de líquido durante el embarazo, por lo menos dos litros de líquido por día, siendo la mas recomendada el agua.

Se aconseja beber agua, tanto durante las comidas como después. La cantidad recomendada de agua varía de una mujer a otra y depende del grado de actividad física y las condiciones ambientales.

La orina ligera y clara es un buen indicador de la ingesta adecuada de líquidos. Recuerde que el agua previene la deshidratación y reduce el riesgo de daño al feto y contracciones prematuras.

  • Alimentos ricos en fibra

Una excelente nutrición en el embarazo,  implica comer alimentos ricos en fibra, por lo tanto incluya algunos en cada comida. Las fibras se encuentran en granos enteros, legumbres, frutas y verduras.

Durante la etapa de gestación, algunas mujeres sufren de estreñimiento y se recomienda el aumento de la ingesta de alimentos ricos en fibra, combinado con la ingesta adecuada de líquidos.

Esto permite racionalizar el tracto digestivo y ayudar a prevenir enfermedades crónicas.

  • Alimentos ricos en calcio

Este elemento es muy necesario para una mujer embarazada y un feto en desarrollo, ya que su presencia es primordial para construir huesos, el funcionamiento del sistema circulatorio y los músculos.

Ademas se requiere para el crecimiento de dientes sanos y su protección.

Por estas razones, durante el embarazo, la necesidad de ingerir alimentos ricos en calcio aumenta.

Las principales fuentes de calcio son: la leche y sus productos derivados, sardinas con hueso, bebidas y productos de soya, sobre todo si están enriquecidos con calcio.

Algunas fuentes adicionales de calcio son el sésamo entero, las almendras, el repollo, el coliflor, puerro, eneldo, entre otros

Ademas se recomienda el consumo de:

-Ácido fólico: que se encuentra en espinacas, brócoli, yema de huevo, tomates y plátanos

-Hierro: presente en las carnes, la pimienta negra, canela, el perejil, los fréjoles, guisantes, lentejas, sésamo, semillas de amapola, nueces, etc.

-Yodo: consuma moderadamente sal comestible yodada.

Suplementos dietéticos

Es posible que su medico prescriba algunos suplementos dietéticos, para una apropiada nutrición en el embarazo:

Yodo

Se recomienda tomar 150-250 microgramos, al menos un mes antes del inicio del embarazo, durante el embarazo y durante la lactancia.

El yodo es un elemento importante y beneficioso para la salud en todas las etapas de la vida y también para la adecuada nutrición en el embarazo,

Es necesario para el buen funcionamiento de la glándula tiroides, especialmente antes del embarazo y durante el mismo,para el desarrollo normal del cerebro del feto y posteriormente del recién nacido.

Las principales fuentes de yodo en los alimentos: algas, peces de agua salada y mariscos, productos lácteos  pero en especial leche natural, huevos y sal yodada, que suele contener 30 μg de yodo por 1 gramo de sal.

También puede comprar suplementos nutricionales, con o sin receta, con un contenido de yodo de unos 75 a 220 micro-gramos en cada tableta.

La deficiencia de yodo es la causa más común de defectos cognitivos del desarrollo,  que se pueden prevenir.

La deficiencia de yodo puede causar disminución de la función tiroidea, bocio endémico y retraso en el desarrollo físico y mental, esto suele ser provocado por una deficiencia severa de yodo durante el embarazo.

La falta de yodo durante el embarazo, la lactancia o en el transcurso de la infancia puede causar daños irreversibles en el desarrollo del cerebro y el sistema nervioso, reduciendo las capacidades mentales en la edad escolar y en etapas posteriores.

Vitamina D

Durante el embarazo y la lactancia, se recomienda tomar vitamina D en una cantidad de 5 a 10 mcg.

La vitamina D es soluble en aceite y es producida por nuestro cuerpo cuando se expone al sol y a la radiación ultravioleta.

La vitamina D en su forma natural está presente en solo una pequeña cantidad de alimentos, siendo las fuentes principales: el pescado azul (salmón, caballa y sardinas), la carne roja y la yema de huevo.

Los alimentos enriquecidos, como algunos productos lácteos, son una buena fuente y prácticamente la única fuente de vitamina D, así como los suplementos nutricionales que la contienen.

La deficiencia de vitamina D es un fenómeno conocido entre la población general y las mujeres en particular, y se ha extendido relativamente en los últimos años.

Se sabe que esta  vitamina generalmente aumenta durante el embarazo.

Participa en:

  • La absorción de calcio a través de los intestinos y regula la concentración de calcio y fosfato en el suero.
  • Proporciona el contenido deseado de oligoelementos en los huesos.
  • Es necesaria para el crecimiento óseo, pues proporciona su fuerza y ​​evita fracturas y curvaturas.
  • Participa en las funciones del sistema inmune y los músculos.
  • Influye en la reducción de infecciones.

La vitamina D juega un papel en la regulación génica. Se ha establecido una relación entre la deficiencia de vitamina D y el síndrome metabólico.

Además, hay un aumento en la evidencia de otras consecuencias de la deficiencia de vitamina D y, por lo tanto, es importante tomarla durante el embarazo.

Ácido fólico

Durante el período de maternidad, se recomienda a todas las mujeres tomar ácido fólico en una cantidad de 400 microgramos diarios como aditivo, al menos un mes antes del embarazo.

Cuando son casos especiales, se considera un aumento en la dosis de ácido fólico, de acuerdo con las reglas e indicaciones del medico tratante.

Durante el embarazo, se recomienda continuar la ingesta de ácido fólico, para el crecimiento y progreso del bebé y para prevenir la anemia en las mujeres.

Además de tomar esta vitamina como suplemento, se recomienda comer alimentos ricos en ácido fólico natural o folato, que podemos encontrar en las legumbres, las frutas cítricas y las verduras de hoja verde.

Es importante enfatizar: el folato natural no satisface la necesidad de ácido fólico en el período anterior y durante el embarazo y, por lo tanto, es necesario tomar ácido fólico como complemento.

La ingesta de ácido fólico es especialmente importante en los tres meses anteriores al embarazo y durante los primeros tres meses de embarazo, ya que reduce el riesgo de un defecto del tubo neural.

El ácido fólico es una vitamina del grupo B y es necesaria para construir el ADN, que es el componente principal de cualquier célula del cuerpo.

En las primeras semanas de embarazo, se desarrollan órganos fetales, incluido el cerebro. En esta etapa, un defecto en un pequeño número de células puede convertirse en un defecto en todo el sistema.

Un defecto en el tubo neural a partir del cual se desarrolla el cerebro y la médula espinal puede provocar enfermedades, discapacidad e incluso la muerte fetal.

El tubo neural se cierra de tres a cuatro semanas después de la fertilización y, por lo tanto, el uso de ácido fólico antes del embarazo y en los primeros tres meses de embarazo es extremadamente importante.

Hierro

Se aconseja la ingesta de hierro en forma de suplementos a partir del final del tercer mes de embarazo y hasta seis semanas después del parto, una cantidad de 30 mg al día.

Puede tomar un suplemento combinado de hierro y ácido fólico e ingerir alimentos ricos en hierro, de origen animal y vegetal.

-Productos de origen animal: carnes especialmente rojas, puede ser de res magra,  de pavo, etc.

-Productos vegetales: esto incluye una serie de legumbres, como los fréjoles, lentejas, fréjol mungo, etc. Otros alimentos como avena, quinoa, frutas secas, tahini, almendras, nueces, alimentos fortificados con hierro, entre otros.

Recuerde que existen alimentos que interfieren con la absorción del hierro, por lo tanto no deben ser consumidos junto a los suplementos o alimentos ricos en el. Algunos de estos alimentos son: leche y sus derivados, café y  té.

La vitamina C, facilita la absorción del hierro, razón por la que se indica que este suplemento se tome junto con alimentos con alto contenido de vitamina C o en su defecto con un suplemento de dicha vitamina.

Algunos alimentos ricos en vitamina C son: frutas cítricas, tomates, pimientos, kiwi, melón, repollo,etc.

Durante el periodo de gestación, es necesario mayor cantidad de hierro, la dosis normal es insuficiente  debido a un aumento en el volumen de sangre y la demanda del feto en crecimiento.

La deficiencia de hierro puede causar anemia, acompañada de síntomas como fatiga, debilidad, dolores de cabeza, falta de aliento y aumento de la frecuencia cardíaca.

Además, es muy importante saber que durante el embarazo, se acumulan reservas de hierro en el feto, que serán de mucha utilidad en los primeros años de vida.

Frecuencia alimentaria

Las cantidades de alimentos que debe consumir, se reparte durante el día y se hacen con una determinada frecuencia que será indicada por su medico.

Cada porción corresponde a un porcentaje de las necesidades totales de nutrientes y energía de la paciente.

Se indica entonces realizar:

  • Desayuno, que aporta el 20 % de los requerimientos energéticos
  • Merienda matutina, luego de dos horas del desayuno y que aporte 10 % de la energía requerida.
  • Almuerzo, tres horas después de la merienda matutina, aportando un 30 % de la necesidad energética total.
  • Merienda vespertina, se ingiere tres horas después del almuerzo y proporciona el 10 % de los requerimientos energéticos.
  • Comida, dos horas después de la merienda vespertina y brinda el 20 % de la necesidad energética.
  • Cena, unas dos o tres horas luego de la comida, proporcionando un diez por ciento de las necesidades de energía.

Nutrición en el embarazo y la lactancia

La dieta durante el embarazo y la lactancia tiene que ser balanceada, saludable y sobre todo cubrir las necesidades energéticas del organismo y la etapa que vive.

Es importante prestar atención al consumo de alimentos ricos en hierro y calcio, ya que el aumento de las necesidades nutricionales en la etapa de gestación y lactancia, hacen necesario tomar suplementos de los mismos.

El consumo de suplementos de ácido fólico, hierro y calcio son importante y necesarios para alcanzar los niveles adecuados y requeridos de estos, ya que generalmente es un poco difícil ingerirlos durante la dieta.

La calidad de la nutrición en el embarazo repercute directamente en la salud de la gestante y el feto, la ganancia insuficiente de peso en el embarazo, influye en el bajo peso del bebe al nacer.

Nutrición en el embarazo por trimestre

Para una mujer embarazada es sumamente importante alimentarse apropiadamente, con la intención de cubrir las necesidades de su organismo en esta etapa tan demeandante.

A continuación se indican las necesidades nutricionales de las mujeres en etapa de gestación por trimestre.

Durante el embarazo los requerimientos son muchos, cada trimestre tiene sus indicaciones en lo que respecta a la ingesta de vitaminas y minerales, ya que las necesidades del feto y la mujer embarazada cambian de un trimestre a otro.

Primer trimestre

Las futuras madres necesitan con urgencia ácido fólico, vitaminas B6, B12, yodo, zinc. Estos ayudan a reducir el riesgo de malformaciones fetales y, en muchos casos, facilitan el curso del embarazo.

El ácido fólico reduce el riesgo de aborto espontáneo al comienzo del embarazo y también previene la aparición de malformaciones intrauterinas congénitas del sistema cardiovascular y nervioso del feto y sus extremidades.

Las embarazadas necesitan ácido fólico para crear condiciones óptimas para el nacimiento de un bebé sano. Los médicos recomiendan usar 400 mcg que equivales a 0,4 gramos de ácido fólico, diariamente en los tres primeros meses.

Uno de los minerales importantes que necesitan la madre y el bebé en el primer trimestre es el yodo. Las consecuencias de la deficiencia de yodo incluyen:

  • Retraso del desarrollo del sistema nervioso central, especialmente en la primera infancia
  • Mayor riesgo de aborto espontáneo
  • Bajo peso corporal del recién nacido
  • Mortalidad infantil, deceso del bebe.

El yodo contribuye al desarrollo completo de las capacidades mentales y físicas del feto.

Otro mineral sumamente importante es el zinc, ya que según la apreciación de los expertos, más del 80% de las mujeres embarazadas no obtienen suficiente zinc.

Las condiciones de deficiencia de zinc están acompañadas por:

  • Nacimiento de un feto inmaduro
  • Malformaciones de varios órganos y sistemas
  • Presentar problemas en el parto.
  • Estar propensa a infecciones sistémicas e intrauterinas.

Por lo tanto, a las mujeres embarazadas a menudo se les recomiendan suplementos de vitaminas y minerales con zinc, que, entre otras cosas, estimula la regeneración de la piel y el crecimiento del cabello de la futura madre, y ademas tiene un efecto inmunomodulador.

Las vitaminas del grupo B afectan el desarrollo normal del feto y la condición de la futura madre, siendo necesarias para la absorción total del ácido fólico.

La vitamina clave del grupo B es la vitamina B6, que es responsable de:

  • Gran parte de los procesos metabólicos que ocurren entre el cuerpo de la madre y el niño
  • Asimilación completa de nutrientes, garantizando la apropiada nutrición en el embarazo.
  • Desarrollo de los sistemas nervioso, cardiovascular, inmune y endocrino del bebé

Al mismo tiempo, esta vitamina también ayuda a la gestante de diferentes maneras, por ejemplo suprimiendo las náuseas y los vómitos al comienzo del embarazo.

Es muy importante que al usar complejos vitamínicos, se controlen las dosis, aumentarla o disminuirla sin autorización puede afectar la salud de la madre y el feto.

Es necesario seguir  las recomendaciones del medico al pie de la letra.

Segundo trimestre

La necesidad de vitaminas y minerales está creciendo activamente en el segundo trimestre.

El cuerpo de la mujer embarazada necesita activamente ácido fólico, hierro, calcio, zinc, rutósido o rutina y luteína.

En promedio, se gastan aproximadamente 30 miligramos  de calcio al día, que se dirigen específicamente a la formación del esqueleto del bebé.

Pero la ingesta de calcio en el cuerpo de una mujer embarazada con alimentos puede ser difícil.

El hecho es que la asimilación completa de este microelemento ocurre solo en presencia de vitamina D.

Es por eso que a las mujeres embarazadas a menudo se les prescriben complejos en los que ambos elementos se combinan en las proporciones correctas.

Durante el embarazo, la necesidad total de hierro es mucho mayor que fuera de él.

La deficiencia de hierro puede conducir al desarrollo de anemia, por lo que una mujer debe recibir una ingesta diaria de hierro de 12-18 mg todos los días.

Sin embargo, recuerde que una sobredosis de hierro puede provocar estreñimiento y náuseas.

Ademas recuerde el yodo, las vitaminas del grupo B, así como de E, C y D, ya que cada una de ellas realiza sus funciones y participa en el desarrollo del bebé, sus huesos, sistema hormonal y apoyando las funciones de la placenta.

En el segundo trimestre, la carga en los vasos sanguíneos  aumenta debido a un aumento en el fluido circulante. Esto puede provocar edema, venas varicosas, aumento de la presión arterial, entre otras afecciones.

Para fortalecer los vasos y prevenir el desarrollo de complicaciones, es necesario garantizar un suministro adecuado de rutina o rutósido,

La rutina, reduce la tasa de filtración de agua en los capilares, como resultado, reduce la hinchazón de las extremidades inferiores, medida de prevención de las venas varicosas y otras complicaciones vasculares.

Diversos estudios recientes han demostrado y respaldado el importante papel de la luteína, elemento que afecta el desarrollo del cerebro y los órganos de visión del bebé.

Es por esta razón que muchos productos modernos para mujeres embarazadas a menudo son enriquecidos con esta sustancia, logrando así una favorable nutrición en el embarazo.

Tercer trimestre

En el tercer trimestre, la necesidad de nutrientes de la mujer en la ultima etapa de la gestación, aumenta en otro 30-40%.

Sin embargo la futura madre no debe comer en exceso durante este lapso de tiempo, lo importante es la buena nutrición en el embarazo.

Algunos profesionales en el área, indican que los bebés cuyas madres han aumentado de peso en los últimos meses del embarazo tienen más probabilidades de sufrir obesidad que otros niños.

Comer excesivamente puede afectar de forma negativa la salud de la futura madre, ya que durante este período se incrementa el riesgo de complicaciones.

Los suplementos especiales de vitaminas y minerales, enriquecidos con yodo, zinc, hierro, etc., garantizan una dieta completa y preparan a la madre y al feto para el parto.

Anemia ferropénica

Suele ser muy común en la gestación representando el 95% de anemias en este grupo, cuando la nutrición en el embarazo es deficiente.

Este tipo de anemia se produce cuando el organismo no cuenta con las reservas adecuadas de hierro para cubrir sus requerimientos.

En la anemia ferropénica se produce una disminución de la eritrocitaria, provocada por la poca biodisponibilidad de hierro en el cuerpo.

Una mujer en edad fértil, que no está embarazada requiere de uno 18 mg diarios de hierro.

Este se emplea en:

  • La elaboración de la hemoglobina.
  • Como uno de los componentes principales del colágeno de los huesos, cartílagos y tejidos conectivos del cuerpo.
  • Fortalecer el sistema inmunológico.

Las mujeres embarazadas necesitan unos 27 miligramos diariamente para cubrir las necesidades de su organismo y garantizar la apropiada nutrición en el embarazo.

Esta cantidad es muy difícil de cubrir solo con la dieta diaria, por lo tanto, el medico recomienda algún suplemento, evitando así la anemia por déficit del mismo.

Le invitamos a consultar otros enlaces de nuestro blog:

Refrigerios Saludables

Dieta líquida

Vitamina D25

 

(Visited 33 times, 1 visits today)

Deja un comentario