Prevención de la otitis media, diagnóstico y tratamiento

Existe un número de infecciones que afectan la vida de los seres humanos y en algunos casos hasta a los animales, sin embargo en este caso hablaremos del género humano, específicamente de la otitis media.

Otitis media

¿Qué es otitis media?

Como otitis media se conoce a la inflamación del oído medio, el cual está localizado en la parte de atrás del tímpano, su causa, mayormente es por infección. La otitis media se considera la más común que suele presentarse en este tipo de patologías.

Asimismo es la más común en los niños, así como las infecciones de las vías respiratorias, mayormente que sean menores de 3 años.

Existe un tipo de otitis denominada media seromucosa, la misma se desarrolla en el oído medio, puede tener la característica de ser purulenta, presentar mucosidad, fluido como agua, etc., todo ello va a depender de la evolución de la patología.

La otitis media se hace frecuente en las consultas médicas y en su mayoría son los padres llevando a sus hijos a la misma. Aunque existen varios tipos, una de las más comunes es la otitis media, la misma se origina debido a inflamación tal como su nombre lo indica al oído medio, éste se ubica en la parte posterior del tímpano.

Descripción general

Tenemos otra patología de este mismo tipo llamada otitis media aguda, ésta se desarrolla en el área del oído medio, tiene la característica de que en la parte posterior del tímpano presenta aire, en este lugar se encuentran los huesos vibrantes del oído. En los niños es más común el padecer infecciones de oídos que los adultos.

Estas afecciones pudieran desaparecer solas, sin embargo el tratamiento debe comenzar cuando dentro del cuadro exista dolor y debe ser supervisado por el médico tratante.

Pueden utilizarse antibióticos, para erradicar la infección, pueden existir pacientes que presenten varias infecciones de oído, ello puede causar problemas de tipo auditivo así como otro tipo de riesgo de complicación más grave.

Otitis media 3

Causas

Comúnmente la otitis media se origina por una bacteria o un tipo de virus que se desarrolla en el oído medio. Puede ser igualmente el resultado que el paciente haya tenido un cuadro viral de gripe, resfriado o de tipo alérgico.

La trompa de Eustaquio se bloquea al acumularse líquido dentro de ella y por consiguiente en el oído. La trompa de Eustaquio se encuentra ubicada detrás de la garganta y la mitad del oído.

De igual manera son propensos a infecciones de oído las personas adultas, sin embargo suelen ser menos frecuentes en estos y más en niños.

Existen algunas causas, las cuales detallaremos al lector que suelen producir que las trompas de Eustaquio se inflamen  o sufran algún tipo de obstrucción generando de esta manera acumulación de líquido en el oído medio. Entre estas podemos mencionar:

  • Humo de cigarrillo
  • Problemas de índole en adenoides. Resfriados e infecciones sinusales
  • Resfriado común
  • Mucosidad excesiva por gripe o en bebés por causa de salida de la dentición.

Asimismo este tipo de afecciones son frecuentes en invierno. Las mismas no se producen por contagio, pero en cambio si existe resfriado entre niños pueden contraer este tipo de anomalías.

Entre algunos factores de riesgo que existen para contraer otitis media están:

  • Lugares de cuidado diario de niños o guarderías
  • Haber sufrido de infecciones anteriormente
  • Cambios en el clima
  • Estar expuesto a humo
  • No haber sido amamantado
  • El uso de teteros
  • Haber presentado algún tipo de enfermedad de índole reciente, ya que el organismo esta menos resistente al tipo de infección)

 

Este tipo de infecciones se origina cuando las trompas están bloqueadas, acumulándose líquido y posteriormente se ocasiona una disfunción tubárica.

Esta obstrucción se causa por dos motivos intrínsecos o extrínsecos.

  • Intrínsecos: esto se produce por inflamación de la mucosa de la trompa de Eustaquio, por problemas infecciosos o de tipo alérgico.
  • Extrínseca: Generalmente la causa es mecánica y es producida por una hipertrofia adenoidea.

Aparte de las bacterias igualmente son importantes en la parte patogénica de la otitis media, los virus, los cuales los más frecuentes son: virus respiratorio sincitial, virus influenzae, adenovirus, virus parainfluenza, enterovirus, rinovirus.

Como otro tipo de causas de infecciones de la parte respiratoria existen los problemas alérgicos y otros trastornos a nivel del epitelio de las vías respiratorias alta.

Aunque lo hemos repetido un sinfín de veces el riesgo de padecer infecciones suele reducirse tomando algunas medidas como son: lavarse las manos frecuentemente, vacunarse en el caso de los infantes, no debe abusar de los antibióticos debido a que si se hacen por tiempo muy largo los gérmenes pueden volverse inmunes y éste perderá su efectividad.

Papel de las trompas de Eustaquio

Como todos sabemos estos son dos órganos que se encuentran desde el oído medio a la parte de arriba de la garganta, exactamente en la parte posterior de los conductos nasales; son dos tubos pequeños.

Las trompas de Eustaquio cumplen la función de:

  • Regulan la fuerza del aire dentro del oído medio
  • Renuevan el aire en el oído
  • Cuando existen secreciones normales del oído medio, cumplen la función de drenar las mismas.

Las trompas de Eustaquio cuando se inflaman se bloquean debido a la acumulación de líquido en el oído, pudiendo causar la infección de éste líquido y causar las patologías infecciosas.

En pacientes infantiles las trompas de Eustaquio suelen ser más delgadas, y debido a ello cuestan un poco para ser drenadas y por ello son propensas a taparse.

Síntomas

Aunque existen varios síntomas de la otitis media podemos decir que la irritabilidad, el llanto incesante son varios de los más comunes, sobre todo en niños que presentan dicha patología, asimismo pueden presentar fiebre y problemas para conciliar el sueño. A veces suele suceder que los niños tienden a jalar la oreja, sin embargo esto no es necesariamente señal de que exista una infección en los oídos.

A continuación y para ilustrar al lector en este sentido pasamos a mencionar algunos síntomas de infección aguda en el oído tanto en niños como en adultos.

  • Dolor de oídos u otalgia
  • Sensación de tener algo dentro del oído o sensación de llenura
  • Presentar malestar a nivel general
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Que se haga presente hipoacusia en el oído que presenta la afección

Podemos decir que en la fase aguda de esta patología puede existir otalgia (dolor del oído), irritabilidad, sobre todo en niños, tinnitus, fiebre, entre otros, aunque son menos frecuentes: vértigo, supuración, parálisis de la cara, aunque éste último es menos frecuente.

La otitis media puede afectar a toda la población en general, sin embargo se hace frecuente entre etapas de 0 y 7 años de edad. A ésta edad el episodio desaparece.

Según factores de índole epidemiológico se han observado varios factores con relación a una mayor cantidad de casos de otitis media, durante invierno y otoño.

Este tipo de patologías se hace más frecuentemente en los niños en centros escolares que tengan algún tipo de alteración anatómica en la zona rinofaríngea (paladar hendido) o que presenten síntomas de inmunodeficiencias de tipo congénito.

Así como indicamos más arriba y para ilustrar al lector, la principal señal de infección en oídos en los lactantes suele ser llanto, molestia, pueden presentar otros síntomas como fiebre, dificultad para dormir, es igualmente común luego de haber presentado resfriado.

En la mayoría de estas afecciones se presentan secreciones o líquido en la parte trasera de la membrana del tímpano. Sin embargo debemos aclarar al lector que se debe consultar siempre a un especialista en estos casos para que confirme la presencia de una infección de oído, ya que es la persona mas adecuada para hacerlo y dar un diagnóstico más preciso.

La aparición de signos y síntomas de infección de oído suele ser rápida. A continuación mencionaremos algunos síntomas más comunes que se presentan en este tipo de afecciones.

Niños

  • Dolor de oído, cuando están acostados
  • Jalar o tirar de la oreja
  • Problemas al dormir
  • Llorar más de lo normal
  • El niño está intranquilo
  • No responde bien a los sonidos
  • Pérdida de equilibrio
  • Fiebre
  • Presentar líquido en el oído
  • Falta de apetito
  • Dolor de cabeza

Adultos

En los adultos podemos mencionar como más comunes los siguientes síntomas:

  • Dolor en el oído
  • Problemas para escuchar.
  • Secreción o líquido en la parte interna del oído

Pruebas y exámenes

Este tipo de examen lo realizará inminentemente un especialista (otorrinolaringólogo), para lo cual utilizará un aparato denominado otoscopio, el cual servirá para determinar el tipo de afección que pueda presentar el paciente, y permitirá dar un diagnóstico exacto del problema.

En este tipo de exámenes suelen verse generalmente:

  • Zona enrojecida
  • Líquido en la parte trasera del tímpano, pueden igualmente observarse burbujas de aire
  • Sangre con mezcla de líquido, puede haber supuración dentro del oído medio
  • Perforación del tímpano

El médico tratante podría indicarle un estudio más a fondo denominado audiometría, siempre y cuando el paciente haya tenido una infección con anterioridad o reciente.

La audiometría consiste en la capacidad del paciente de escuchar los sonidos. Estos variarán debido al sonido, el volumen y la fuerza o intensidad de los mismos, así como la vibración.

El sonido se mide en decibeles.

Los sonidos de una intensidad muy elevada pueden ocasionar daño o pérdida de la audición luego de un tiempo estimado. Algunos sonidos podrían causar dolor al momento y pérdida de la audición en tiempo breve. Esto debido a que estamos hablando de sonidos con más de 85 decibeles.

Los niveles normales auditivos en el ser humano es entre 20 a 20,000 Hz. Sin embargo en el género animal algunos de ellos pueden oír 50,000 Hz.

Las pruebas para evaluar el estado de su sistema auditivo suelen ser realizadas tal como mencionamos en párrafos anteriores, por un otorrinolaringólogo utilizando debidamente los equipos adecuados, lo cual generalmente lo realiza en su consulta médica. Puede indicarle llenar un informe o cuestionario, ponerlo a escuchar susurros, diapasón u otros tonos que considere necesarios.

Pruebas auditivas

Un examen especializado con diapasón puede determinar el tipo de pérdida auditiva. El diapasón se golpea y se sostiene en el aire de cada lado de la cabeza para evaluar la capacidad de audición por conducción aérea. Se golpea y se coloca contra el hueso detrás de cada oído (hueso mastoideo) para evaluar la conducción ósea.

El examen de audiometría refleja medición precisa de la audición, el médico tratante podrá realizar otros exámenes que considere pertinentes e importantes.

Existe una prueba específica que consta de colocarle al paciente unos audífonos conectados a un audiómetro, a través de este se envían sonidos claros a los oídos, uno por vez. El paciente indicará cuando escuche el sonido emitido, para lo cual seguidamente se elabora un gráfico de volumen mínimo de escuchar. Luego es colocado un oscilador óseo en el hueso denominado mastoideo para evaluar la conducción ósea.

La audiometría verbal: esta prueba se realiza para medir la cantidad de palabras emitidas por el paciente en diferente nivel de volumen, lo cual lo se hace con audífonos.

Impedanciometría o inmitancia acústica: el motivo con que se hace esta prueba es para medir la función del tímpano y el sonido que se transmite por el oído medio. La misma consiste en introducir aire con una bomba dentro del oído para verificar la presión del mismo mientras existan sonidos. Mientras tanto a través de un micrófono se observa cómo se conduce en el oído dicho sonido debido a las presiones de aire.

Tratamiento

En relación a este tema vamos a tratar de dar conocimiento al lector de algunas formas en que pueden verse aliviadas tales afecciones, aunque podemos igualmente mencionar que algunas de ellas pueden aliviarse solas sin la necesidad de ningún medicamento ni antibióticos. Mayormente estas se alivian tratando directamente el dolor y esperar que el organismo sane por sí solo.

Sin embargo a modo de ayuda para el lector ilustraremos algunas formas de aliviar igualmente tales afecciones, las cuales son:

  • Se puede aplicar agua tibia en forma de compresas o colocando una botella en el sitio de la afección.
  • Se pueden utilizar gotas para oídos tales como analgésicos.
  • Podemos sugerir para síntomas de dolor o fiebre, tomar Paracetamol, Ibuprofeno, sin embargo no se debe administrar aspirina a niños.

Si el paciente no tiene mejoría en pocos días, se sugiere que lo revise el especialista para que determine que otro tratamiento debe seguir.

El tratamiento se realizará con antibióticos en la dosis que indique el especialista, puede tomarse por 10 0 14 días, sin embargo sugerimos al lector seguir las órdenes estrictas del médico tratante.

Igualmente el médico tratante podrá indicarle al paciente mucolíticos, descongestionantes nasales de ser necesario, él es el indicado para supervisar el tratamiento.

Deben existir tratamientos específicos en los casos de adenoiditis crónica, sinusitis, inmadurez inmunológica. Los cuadros de otitis media aguda son frecuentes.

En los cuadros infecciosos sobre todo en niños, suelen repetirse este tipo de infecciones de otitis media así como adenoiditis e hipertrofia adenoidea, para lo cual se podrá colocar tubos de drenaje transtimpánico, pudiendo también proceder a la extirpación de tejido adenoideo hipertrófico.

Antibióticos

Tal como manifestamos en párrafos anteriores las infecciones de oído pueden ser causas por virus o bacterias que se alojan en el interior de éste órgano.  Cada infección se le recetará su antibiótico para cada caso. Sin embargo, los infantes menores de 6 meses suelen ser recetados con antibióticos cuando sufren o padecen una infección de oído.

Es posible que el médico tratante, coloque tratamiento con antibióticos si el niño presenta cualquiera de los síntomas siguientes:

  • Si resulta menor a 2 años de edad.
  • Que el niño presente fiebre
  • Si tiene aspecto enfermo
  • De no existir mejoría entre 24 y 48 horas

Los antibióticos pueden producir efectos adversos, y a su vez el paciente puede presentar: diarrea o vómitos. Asimismo pueden presentarse reacciones de tipo alérgico aunque son poco frecuentes.

En algunos infantes, suelen presentarse infecciones de oído en forma repetida o común las cuales pareciera que desaparecen entre una afección y otra. Estos pacientes podrán recibir dosis diaria con antibióticos en menos cantidad como prevención de nuevos cuadros clínicos.

Cirugía

En este tipo de afecciones se pueden colocar tubos de timpanostomía, más adelante ilustraremos al lector el método de cómo realizar este procedimiento. Estos tubos se colocan si con el tratamiento del médico tratante la afección no desaparece o si el paciente presenta muchas infecciones del oído durante un tiempo no muy largo.

Podría pensarse en la cirugía de amígdalas para evitar posibles infecciones del oído. Igualmente si las adenoides están de gran tamaño, una opción sería la extirpación de las mismas.

Expectativas (pronóstico)

Generalmente las infecciones de oído son patologías menores pero que tiene mejoría. Pueden presentarse frecuentemente, sin embargo pueden ser tratadas por el médico de la especialidad. (Otorrinolaringólogo).

En el paciente infantil puede producirse retraso en el habla, aunque esto no es muy común. Sin embargo puede suceder que el niño tenga pérdida auditiva de forma total debido a muchas infecciones o sean repetitivas.

Posibles complicaciones

En ciertos casos podrían presentarse algunas complicaciones como:

  • Mastoiditis (se entiende por ésta la infección de los huesos alrededor del cráneo del paciente afectado).
  • Meningitis (patología de infección del cerebro)

La mayor parte de infecciones de oído no generan complicaciones. Sin embargo pueden generarse otro tipo de afecciones, tales como:

  • Deterioro de la audición: las infecciones de oído se pueden presentar varias veces, pueden producir pérdida en forma leve de la audición la cual puede aparecer y disminuir de manera común, sin embargo ésta sintomatología mejora cuando la infección desaparece.
  • Retrasos en el habla o en el desarrollo: cuando la audición es afectada por estas infecciones en el niño, éste puede presentar temporalmente retraso en el habla, así como las habilidades de su desarrollo y las relaciones sociales.
  • Propagación de la infección: existe otro riesgo en estos casos de infecciones de oído cuando no son correctamente tratadas o no responden al tratamiento, ya que se irradian hacia otros tejidos cercanos. Cuando se infecta el mastoideo (protuberancia ósea en la parte trasera de la oreja), se genera la mastoiditis, más adelante hablaremos sobre ella.
  • Desgarro del tímpano: este tipo de situación puede curarse en 72 horas, en algunos casos se requiere de cirugía del mismo.

¿Cuándo contactar a un profesional médico?

Se debe llamar al médico tratante del paciente en casos de:

  • Fiebre, dolor, irritabilidad por más de 24 a 48 horas
  • El niño puede presentar un cuadro de estar más enfermo de lo normal debido a la infección del oído.
  • Puede presentar fiebre alta o dolor agudo.
  • Puede suceder que el cuadro doloroso resulte cesante de forma repentina, por lo que puede pensarse en la ruptura del tímpano.
  • Se debe estar alerta si los síntomas empeoran o no hay mejoría.
  • Pueden aparecer síntomas nuevos como dolor de cabeza, inflamación alrededor del oído, mareo, movimientos no controlados de músculos de la cara.

Debe informarse al especialista si el menor de 6 meses presenta fiebre, si el niño no tiene otro síntoma aparte de éste.

Aunque en párrafos anteriores hemos mencionado algunos de los síntomas sobre las afecciones de los oídos, estos pueden indicar la existencia de una serie de afecciones.

Se debe hacer contacto con el médico tratante:

  • Si los síntomas exceden o superan más de un día.
  • Si el paciente es un niño menor de 6 meses.
  • Cuando el dolor se presenta de manera intensa.
  • El niño está irritable, no duerme bien, o posterior a un resfriado u otra infección de la parte respiratoria.
  • Cuando exista secreción (pus, líquido con sangre dentro del oído).

Prevención

Como forma de sugerencia podemos indicarle al lector tener presente las siguientes medidas:

  • Lavar las manos, juguetes y cualquier otro objeto que el niño toque de forma frecuente.
  • Debe reducirse el riego de contagio de resfriado, infecciones, ello se hará teniendo al niño en una guardería o clase con 6 niños o menos. Esta sería la forma de reducir el riego de que el niño contraiga cualquier resfriado y por ende infecciones de oído.
  • La madre amamanta al niño, logrando con esto que tales infecciones de oído sean menores. Si por el contrario da tetero al niño, debe hacerse en posición sentado o recto.
  • No debe haber fumadores en el lugar donde se encuentre el niño afectado.
  • Es conveniente que la madre del menor tenga al día el cartón de vacunas, principalmente debe cerciorarse que tenga la vacuna antineumocócica.

Queremos ilustrar al lector y dar algunas recomendaciones para disminuir el riesgo de contraer infecciones de oído:

  • Prevención de resfriados comunes y otras patologías: es bueno enseñar a los niños a mantenerse las manos limpias, hacerlo de forma frecuente y creando conciencia de ello. No debe compartir los utensilios que utiliza, asimismo debe enseñarle a cuando tosan o estornudar taparse la boca o hacerlo en el brazo.
  • Amamantar al bebé: la madre siempre debe amamantar al lactante al menos durante los 6 meses, ya que esto protege al bebé y lo inmuniza contra cualquier tipo de infecciones posibles.
  • La mamá debe estar pendiente del cartón de vacunas del bebé y solicitar al especialista (pediatra), cuales vacunas son las adecuadas para su bebé.

Tal como mencionamos más arriba una manera de reducir el riesgo de padecimiento de estas enfermedades, está: lavarse las manos de forma frecuente, así como todo lo que esté en contacto con el niño, mantenerles las vacunas al día, no se debe abusar de los antibióticos ya que el abuso de éstos puede generar que las bacterias se vuelvan resistentes a los mismos, y por consiguiente pierdan su efectividad.

Nombres alternativos

Otros nombres con los que se conocen están enfermedades son: otitis media, otitis aguda. Más adelante trataremos estos nombres alternos para dar conocimiento más amplio al lector.

Infección del oído interno.

Infección aguda del oído medio.

Función de las adenoides

Son dos pequeñas almohadillas que se encuentran cerca de la abertura de las trompas de Eustaquio, están formadas por tejidos en la parte trasera de la nariz.

Las adenoides por estar cerca de las trompas de Eustaquio, al estar inflamadas taponan las trompas, por este motivo se puede provocar infección del oído medio. La inflamación o irritación de adenoides es causal de afección de las infecciones del oído en los niños, ya que estos tienen adenoides de mayor tamaño que los adultos.

Afecciones relacionadas

En la otitis media suelen estar relacionadas algunas otras afecciones las cuales generan problemas en el oído medio, tales como:

  • Otitis media con efusión, o hinchazón y acumulación de líquido: son causadas por infección de bacterias o de índole viral. Esto sucede debido al acumulamiento de líquidos persistente, esto podría suceder posterior a la mejora de la infección. Asimismo sucede por un bloqueo en las trompas de Eustaquio pero no infeccioso.
  • La otitis media con efusión crónica: esta patología sucede ya que el líquido permanece dentro del oído medio y regresa frecuentemente sin ser bacteriana ni viral. Debido a ello los niños son más propensos a padecer patologías infecciosas de oído y a su vez afectan la audición.
  • Otitis media supurativa crónica: con este tipo de patología puede ocurrir que el tímpano se le abra un agujero.

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo podemos mencionar los siguientes:

  • La edad: las afecciones de los oídos o infecciones son comunes en niños con edades comprendidas entre 6 meses y 2 años, los niños son más propensos a tener infecciones de oído debido a el tamaño y forma de las trompas de Eustaquio y su sistema inmunitario aún está en desarrollo.
  • Cuidado infantil en grupo: existe más riesgo en niños que se encuentran en grupos de cuidados como guarderías incluso en escuelas, los cuales son propensos de contraer infecciones de oído que los niños que están en casa. Los niños que están en grupos tienen más probabilidades de contraer resfriados o cualquier tipo de patología viral.
  • Alimentación del lactante: los bebes que se alimentan con teteros o mamilas, pueden presentar infecciones de oído ya que tienden a hacerlo cuando están acostados.
  • Mala calidad del aire: el estar expuesto a humo de cigarrillo o a contaminación ambiental es un factor altamente de riesgo de contraer infecciones de oído.
  • Hendidura del paladar: esta característica puede hacer que exista en los niños dificultad de drenar en la trompas de Eustaquio.

Tipos

La otitis media más común está clasificada de la forma siguiente:

  • Otitis media aguda: patología de índole infecto-contagiosa que aqueja la parte respiratoria, siendo el síntoma más común la tos. A su vez está dividida en esporádica o de repetición.
  • Subaguda: una de las características de esta patología es el exudado, es el líquido que corre por el conducto donde se encuentra alojado, o sea dentro de la cavidad del oído. Ésta puede ser de manera asintomática síntomas muy suaves.
  • Crónica: ésta a su vez está dividida en dos maneras: que es como ya dijimos el exudado que dura 3 meses y el supurado que puede durar igualmente 3 meses. Invitamos a que el lector busque información alterna de la otitis  media crónica tratamiento y de otros tipos para mayor ilustración.
  • Otitis externa: se localiza en la piel que está alrededor del conducto auditivo externo y generalmente se produce en personas que suelen practicar actividades acuáticas, así mismo puede ser ocasionada por sudor excesivo, ausencia de cerumen, la cual protege al oído interno, tener traumatismos o la introducción de hisopos u otros objetos dentro del oído.

Diagnóstico

El médico tratante realizará al paciente afectado un examen, el cual lo hará con el otoscopio. Cuando realice dicho examen podrá observar zonas rojas, líquido en el tímpano o detrás de éste, burbujas de aire, igualmente puede observarse perforación del tímpano.

Igualmente se realiza otro examen denominado otoscopia neumática, que resulta esencial para observar la movilidad de la membrana del tímpano. En la otitis media crónica suelen observarse burbujas de aire dentro del oído medio.

Otros datos

La otitis media se considera una de las enfermedades más comunes tanto en adultos como en niños, puede ser causal de pérdida de la audición en casos muy graves. Es frecuente casi el 70% de los niños han padecido de un cuadro patológico de otitis media.

Generalmente en estos casos una infección de oído es un problema que se mejora con el inicio del tratamiento, sin embargo puede volver a presentarse en un tiempo posterior al mismo.

Algunos factores predisponen y favorecen las complicaciones de estas patologías como son agresividad del germen que lo causa, resistencia a las bacterias, cuando el tratamiento no es realizado de forma adecuada.

Invitamos al lector también a revisar:

Adenoides

Cómo destapar un Oído 

 fixamicin

(Visited 290 times, 1 visits today)

Deja un comentario