La inmunidad innata y los trastornos inmunológicos

Nuestro organismo posee una inmunidad innata que le permite defenderse de agentes invasores que puedan poner en riesgo su equilibrio.

inmunidad-innata

Conoce mucho mas sobre nuestro increíble sistema inmunitario,  leyendo el articulo.

Inmunidad innata

La definición de inmunidad innata o natural, la describe como aquel mecanismo de defensa del organismo que se evidencia previo al nacimiento.

Es decir es natural y viene con el individuo y no se aprende al tener contacto con el agente invasor, sino que responde de inmediato a ellos.

Este sistema suele reconocer solo un número reducido de antígenos, aquellas sustancias que provocan la formación de anticuerpos que causan la reacción inmunitaria como respuesta para combatirlos.

inmunidad-innata

Este tipo de inmunidad es muy diferente de la inmunidad adquirida, pues no posee memoria del contacto con los diferentes antígenos y por ende no almacena registro de estos, esto quiere decir que no puede ofrecer protección permanente contra esta futura infección.

El sistema inmunitario innato incluye las células y los diferentes mecanismos que protegen y defienden el organismo del ser vivo de otros agentes que provocan infecciones, proporcionando defensas inmediatas.  Este sistema se encuentra en animales y vegetales también.

En la inmunidad innata intervienen los glóbulos blancos, cada uno con una función distinta y especifica, tales como monocitos, neutrófilos, eosinófilos, basófilos y células NK.

Existen otros elementos que participan e intervienen en la inmunidad innata, que son: sistema del complemento y citocinas.

Las características de la inmunidad innata son:

  • Está presente en el organismo de por vida.
  • No tiene memoria y no varia su intensidad debido a  la exposición.
  • Funciona contra microorganísmos piogénicos, hongos y parásitos multicelulares

Otros nombres

La inmunidad innata puede ser identificada con otros nombres:

  • Inmunidad innata
  • Inmunidad humoral
  • Inmunidad celular
  • Respuesta inflamatoria
  • Inmunidad adquirida

Funciones

Este sistema innato representa una forma de defensa de las especies que le ha permitido evolucionar, predominando en plantas, hongos, insectos y microorganismos multi-celulares primitivos.

inmunidad-innata

Entre las funciones principales del sistema inmunitario innato de los vertebrados están:

  • Reunir y alistar células inmunes que actúan sobre el lugar de la infección e inflamación produciendo diferentes elementos y factores químicos, que incluyen las citoquinas.
  • Activa el sistema del complemento, un mecanismo de protección y defensa cuya del organismo que es capaz de identificar patógenos y activar células con la finalidad de eliminarlos de la circulación.
  • Además de estimular el aclaramiento de las células muertas o del complejo antígeno-anticuerpo.
  • Reconocer y remover cualquier elemento o sustancia extraña, que se encuentre en los órganos, tejidos, sangre y linfa.
  • Activar el sistema inmunitario adaptativo, por medio de la presentación de antígenos.

Células que intervienen

Las células  que intervienen en la inmunidad innata son los conocidos glóbulos blancos.

Estos glóbulos son llamados leucocitos y se originan en la médula ósea y el tejido linfático, sin asociarse con algún órgano en particular, teniendo entonces una función independiente.

Los leucocitos se mueven de forma libre por el organismo, lo que les permite interactuar y captar los restos de células, elementos extraños y atacar algún microorganismo

Los leucocitos inmunitarios innatos no se reproducen o dividen, ellos derivan y son producto de las células madre hematopoyéticas.

Los leucocitos son diferentes de otras células del cuerpo, existiendo diversos tipos, cada uno con funciones diferentes.

Aquellos que intervienen en la inmunidad innata incluyen:

Células asesinas naturales o células NK

Las llamadas celulas NK,  Natural Killer o asesinas naturales, provenientes de la médula osea, se extienden por todos los tejidos linfaticos y la sangre, pero se localizan principalmente en el bazo.

Forman parte del sistema inmune innato, ya que lleva a cabo sus funciones de forma natural e inmediata, sin aprendizaje previo.

Entre sus funciones principales encontramos:

-Función citotóxica, es decir identifica y destruye células anómalas y transformadas por virus o células tumorales. Existen dos formas de citotoxicidad: una natural y otra inducida por anticuerpos.

La natural o innata en ellas es la que le permite reconocer células anormales y activarse para destruirlas.

Aquella inducida por anticuerpos, es simplemente la capacidad de detectar, reconocer y destruir células que están cubiertas por anticuerpos, es decir, aquellas que se encuentran señaladas o marcadas para ser eliminadas.

Al activarse la celula NK da salida a sustancias que se mantiene dentro de sus gránulos, como perforinas y granzimas, que perforan e inducen la muerte celular.

-Función secretora, ya que producen diversos tipos de citoquinas como el factor de necrosis tumoral alfa, interferón gamma y el factor estimulante de colonias de granulocitos y monocitos.

Estas sustancias son importantes para diferenciar y activar otras células, ademas de su reproducción y multiplicación. Ademas de ser necesarias en la regulación de la respuesta del sistema inmunitario.

Mastocitos

Este tipo de glóbulo blanco conocido como labrocito, se ubican en los tejidos conjuntivos del organismo, especialmente en nervios, pulmones, intestinos, debajo de la piel y muy cercanos a los vasos sanguíneos y linfáticos.

Interviene en la inmunidad innata, protegiendo el organismo de algunas bacterias y parásitos, controlando ademas otros algunas de las respuestas inmunitarias. Están involucrados en las reacciones a los alérgenos ambientales.

Si el mastocito se activa, este libera gránulos que contienen heparina e histamina, un proceso conocido como desgranulación y que favorece la eliminación de los patógenos y el proceso de inflamación.

Eosinófilos

Proviene de la médula ósea y tiene una vida media de tres a cuatro días en la circulación sanguínea, para luego migrar a otros tejidos, donde pueden mantenerse por varios días.

Este tipo de glóbulo blanco de pequeño tamaño, es el encargado de algunas funciones pro-inflamatorias sobre todo en el desarrollo y evolución de las enfermedades de tipo alérgicas y en la eliminación de los  parásitos.

Intervienen en el control y la regulación de las respuestas alérgicas y reacciones de hipersensibilidad, neutralizando la histamina por medio de la histaminasa.

Estos secretan proteínas de gran toxicidad y radicales libres, que son muy eficaces para el exterminio de bacterias y parásitos.

Sin embargo también pueden ser responsables de la lesión, deterioro o lastimadura que ocurre en la piel (daño tisular)  mientras se presentan las reacciones alérgicas.

La activación y la liberación de toxinas por los eosinófilos es por tanto minuciosamente regulado para prevenir cualquier daño por la destrucción inadecuada de tejido

Basófilos

Esta célula inmunitaria, de partículas pequeñas o gránulos y de núcleo irregular  son los de menor cantidad en la sangre, representando el uno por ciento de los leucocitos y se agrupan junto a otras células entre los llamados granulocitos.

Generados por la médula osea, maduran en ella y se encuentran dispersos y libres por la sangre, a excepción de los momentos en que ocurren ciertas infecciones por parásitos.

En estos casos se agrupan y acumulan en los tejidos, principalmente en la mucosa nasal y pulmonar, ademas de la piel.

En sus gránulos contienen sustancias que desencadenan el proceso inflamatorio y la eliminación de los patógenos invasores.

Se encarga de liberar enzimas durante  reacciones alérgicas, de anafilaxia e hipersensibilidad, alteraciones en la piel  y asma, en muchos casos son los encargados de iniciar las respuestas alérgicas.

Su participación en la respuesta inmunitaria es constante y primordial, pues colaboran en la liberación de histamina, serotonina y varias sustancias químicas, en bajas cantidades.

Fagocitos o células fagocíticas

Los fagocitos son células pertenecientes al sistema inmune del cuerpo y se encargan como su nombre lo indica, de comer o devorar patógenos y partículas extrañas.

El termino fagocito quiere decir comer células y en efecto eso es lo que hace, su método para fagocitar consiste en extender cierta cantidad de su membrana y rodear el patógeno.

Esta acción coloca al invasor dentro de la célula, que luego captura dentro de un endosoma que se fusiona con un lisosoma, un orgánulos grande,que presenta en su interior enzimas que degradan material intracelular

Este lisosoma en pocas palabras posee sustancias ácidas y encimas que exterminan y digieren al patógeno invasor.

Los fagocitos se mantienen en constante vigilancia, se mantienen activos por el cuerpo en busca de patógenos, sin embargo, esto no se limitan solo a eso.

Los fagocitos también reaccionan y se activan a ciertas señales moleculares especializadas, que suelen ser generadas por otros grupos de células, conocidas como citoquinas.

Además se encargan de devorar las células propias del organismo, para contribuir al desarrollo y mantenimiento de los tejidos del mismo, estaos eliminan células muertas previo al crecimiento de las nuevas, sobre todo en caso de daños en los tejidos.

Este grupo comprende varias células del sistema inmunitario, tales como: macrófagos, neutrófilos y células dendríticas.

Neutrófilos

Los neutrófilos, semejante a los eosinófilos y los basófilos, se les agrupa entre los granulocitos, pues presentan gránulos en su citoplasma y como células polimorfonucleares, por su núcleo lobulado.

Los gránulos de estos glóbulos guardan varias sustancias que resultan toxicas para bacterias y hongos, ya que los destruyen o evitan su crecimiento hasta que desaparecen.

Estos suelen atacar a los invasores de manera muy similar que los macrófagos, pues son capaces de activar una brecha respiratoria.

Estas tienen como sustancias y productos fundamentales agentes oxidantes bastante agresivos, tales como el peróxido de hidrógeno, radicales libres de oxígeno e hipoclorito.

Los neutrófilos son los fagocitos que más abundan en el organismo, constituyen entre el cincuenta y sesenta por ciento de los leucocitos circulantes, siendo las que llegan al área de la infección con mayor rapidez.

Son producidos por la medula ósea, que en un adulto sano llega a alcanzar cantidades superiores a cien billones de neutrófilos diarios, ascendiendo a una cantidad diez veces superior en caso de alguna inflamación aguda.

Macrófagos

Los macrófagos o como se le conoce la gran célula comedora, son un tipo de leucocitos fagocíticos grandes,  que se trasladan a las áreas externas del sistema vascular, atravesando la membrana celular de los vasos capilares.

La intención es también llegar a las áreas intercelulares, esos puntos donde hacen contacto las membranas plasmáticas de las células, siguiendo a los patógenos que han invadido el organismo.

Los macrófagos son más eficientes y pueden combatir cantidades representativas de bacteria, microbios y otras células extrañas.

Cuando las moléculas de ciertas bacterias se unen los receptores en la parte externa o superficial de los macrófagos, estas activan y desencadenan el proceso de ingestión y eliminación de las mismas, mediante una brecha respiratoria.

Ademas se encarga de avisar o poner en alerta el sistema inmune en casos de invasiones microbianas.

Células dendríticas

Este tipo de células fagocíticas se encuentra ubicadas en aquellos tejidos que se mantienen en contacto con el ambiente o medio externo, como la piel, pero también se encuentra en la mucosa que recubre la parte interna de la nariz, los pulmones, el estómago y los intestinos.

Son sumamente importantes para la inmunidad innata y también para la adaptativa, pues son poderosas presentadoras de antígenos.

Estas células son eficaces al momento de capturar, transformar y presentar antígenos a los linfocitos T, provocando respuestas inmunes destinadas a un fin en particular.

Reciben su nombre por ciertas semejanzas con las dendritas neuronales, sin embargo, estas células no se conectan con el sistema nervioso.

Estas células son imprescindibles en la presentación de antígenos, pero también se encarga de enlazar ambos sistemas inmunitarios, el innato y el adaptativo.

Células T γδ (Células T gamma/delta)

Las células T gamma delta (γδ) son un ejemplar de las células T no convencionales, siendo un grupo bastante reducido de esta población.

Sus características particulares la colocan entre la inmunidad adaptativa e inmunidad innata, esto debido a:

Estas modifican los genes TCR produciendo recombinación cruzada y desarrollando un fenotipo de memoria, pudiendo considerarse entonces parte de la respuesta inmunitaria adaptativa.

Las diferentes y variadas combinaciones se consideran parte del sistema inmunitario innato, usando los receptores restringidos de TCR o NK como ejemplo de reconocimiento del receptor.

Sistema del complemento

El llamado sistema del complemento es lo que se conoce como una cascada bioquímica o una sucesión  de reacciones químicas de la inmunidad innata del cuerpo.

Sus funciones principales son potenciar la respuesta inflamatoria, procurar la fagocitosis y controlar la lisis o ruptura de la membrana y posterior muerte de las células,  incluyendo los procesos programados de muerte celular, denominados apoptosis.

Este sirve de apoyo, ayuda o complemento a otros anticuerpos para eliminar y a su vez depurar los patógenos o simplemente señalarlos para ser exterminado por otras células.

Este sistema lo componen diversas proteínas plasmáticas, que se sintetizan en el hígado, por los hepatocitos principalmente.

Este trabajo en combinación de las diferentes proteínas, permite:

  • Iniciar el reclutamiento de las células inflamatorias.
  • Identificar y marcar los patógenos para ser eliminados por otras células.
  • Confundir la membrana plasmática de la célula anómala, para inducir la citolisis o ruptura y descomposición de la misma, exterminando el patógeno.
  • Depurar y librar el cuerpo de aquellos complejos antígeno-anticuerpo neutralizados.

Muchos de los elementos que conforman la cascada del sistema del complemento, están presentes en especies mucho más antiguas que los mamíferos, por ejemplo, las plantas, aves, peces y ciertos invertebrados.

Inflamación

La inflamación es una de las principales y más frecuentes respuestas que genera la inmunidad innata a una infección o irritación.

Este tipo de respuesta es provocada por la liberación de factores químicos, estableciendo una barrera física que no permite que se disemine la infección, promoviendo además la mejoría de los tejidos dañados prosiguiendo el aclaramiento de los patógenos.

Las sustancias químicas que se generan durante la inflamación, tales como histamina, bradicinina, serotonina, leucotrienos, etc, dan sensibilidad a los receptores de dolor.

Promueven también el incremento del diámetro interno de los vasos sanguíneos en esa área y reclutan fagocitos, sobre todo neutrofilos.

Estos neutrófilos activan otras áreas del sistema inmunológico emanando o liberando los llamados factores quimiotácticos,  que son aquellas sustancias químicas que pueden atraer o repeler las células (leucocitos y linfocitos).

La respuesta inflamatoria en el organismo tiene cinco características básicas:

  • Enrojecimiento
  • Calor
  • Hinchazón
  • Dolor
  • Alteración o deficiencia de los órganos o tejidos involucrados.

Patógenos y especificidad

El sistema inmunitario innato se encarga específicamente de ciertos patógenos, que le detallaremos a continuación:

-Virus intracelular y citoplásmico, que generalmente necesitan de un huésped para reproducirse, tales como influenza, parotiditis, sarampión, rhinovirus. Intervienen para su control y erradicación los fagocitos y la celula NK.

-Bacterias intracelulares, causan infecciones persistentes ya que pueden sobrevivir y multiplicarse dentro de los fagocitos , por ejemplo: listeria monocytogenes, legionella, mycobacterium,  rickettsia.

En estos casos la inmunidad innata reacciona a través de las celulas Natural Killer y los fagocitos, exceptuando los casos de rickettsia donde los neutrofilos no actúan.

-Bacterias extracelulares , como los staphylococcus, streptococcus,
neisseria y la salmonella typhi, que pueden duplicarse y multiplicarse  fuera de las células del organismo que las hospeda.  Intervienen los fagocitos y el sistema del complemento.

-Protozoos extracelulares, este tipo de parásitos son causantes de cuadros clínicos en muchos casos severos, algunos de ellos el entamoeba histolytica, el giardia duodenalis. Los encargados de controlarlos son  el sistema del complemento y los fagocitos.

-Hongos extracelulares, como la  cándida y el cryptococcus, que son controlados y eliminados por el sistema del complemento.

Otros tipos de inmunidad innata

Existen otras respuestas del sistema inmune innato que busca defender al organismo, tales como:

Sistemas de restricción-modificación en procariotas

Empleados por las bacterias y organismos procariotas para cuidarse de los ataques de DNA exógenos víricos, que invadan la bacteria, desapareciendo las secuencias no pertenecientes al genoma de ellas.

Las bacterias elaboran ciertas sustancia llamadas endonucleasas de restricción, que combates y exterminan alguna zonas en particular del ADN virico de los bacteriófagos que buscan invadirla.

Sistema inmune en invertebrados

Los invertebrados poseen un sistema inmunológico inespecífico, que posee elementos humorales y celulares encargados de brindar protección de agentes patógenos.

Este grupo no está provisto de inmunoglobulinas y respuestas adaptativas, característica propia del sistema inmunitario de los vertebrados, asi que carecen de la memoria inmunológica.

El sistema humoral consta de:

  • Péptidos antimicrobianos, apropiados para combatir infecciones causadas por bacterias y hongos.
  • Sistema de defensa celular incluye el proceso de fagocitosis, aglutinación y elaboración de radicales de oxígeno y de nitrógeno que funcionan como mediadores y que presentan una acción microbiocida muy eficaz y poderosa.

Los invertebrados, no tienen linfocitos o mecanismos de defensa contra microorganismos extracelulares y las toxinas que liberan constituido por anticuerpos.

El mecanismo de los invertebrados es un tipo de modelo de reconocimiento de receptores constituido por proteínas, que también es empleado por otros organismos para reconocer toda molécula asociada a los patógenos.

En el caso del sistema del complemento, algunas especies de invertebrados emplean un tipo modificado del mismo, que se denomina sistema profenoloxidasa (proPO).

​Los péptidos antimicrobianos, parte de la respuesta inmunológica innata que ha prevalecido en la evolución de las especies, forma parte también de la inmunidad sistémica en invertebrados.

Inmunidad innata en plantas

Es importante saber que todos aquellos patógenos que afectan a los seres humanos, pueden hacer lo mismo con las plantas.

Aunque los patógenos varían dependiendo de la especie infectada, gran cantidad de especies de bacterias, hongos, virus, nematelmintos e insectos, provocan innumerables afecciones en las plantas.

Estas al igual que los animales, recurren a diversas y complicadas respuestas metabólicas, que resultan en compuestos químicos que sirven de defensa y contrataque al momento de presentarse una infección, además de tornar la planta poco llamativa para insectos y herbívoros. ​

Las plantas no emiten respuestas a anticuerpos o células T y no tienen células que se trasladen libremente para detectar y exterminar patógenos invasores.

Una de las características de las plantas en caso de infección, es que algunas de sus partes pueden ser desechadas y reemplazadas para erradicar la misma, una forma que no puede ser utilizada por gran parte de los animales.

Esta alternativa de descarta o eliminar parte de la planta, es útil para evitar que la infección se disemine por el resto del organismo.

Las respuestas inmunitarias de las plantas están relacionadas con señales químicas sistémicas que se envían por la planta.

Las plantas emplean modelos de reconocimiento de receptores que le permiten reconocer los invasores para dar inicio a una respuesta basal, que se traduce en una serie de señales químicas que bloquean la infección.

El sistema inmunitario y su respuesta

Una respuesta inmunitaria es la manera que un organismo reacciona a la invasión de bacteria, virus y sustancias dañinas, para defenderse y erradicarlas.

El sistema inmunitario encargado de generar estas respuestas, brinda protección y defensa al cuerpo,  de toda sustancia que el asume es dañina, peligrosa y nociva, detectando y ubicando los antígenos.

Estas sustancias conocidas como antígenos,  generalmente provocan la producción de anticuerpos por parte del sistema inmunitario, para que pueda ser combatida.

Estas se localizan en el área superficial de células, polen, virus, hongos, bacterias, químicos, toxinas  y drogas que provienen del ambiente o por el  contrario se pueden producir dentro del organismo.

Los tipos o clases de inmunidad son:
  • Inmunidad innata o natural: presente desde el nacimiento, es la primera línea de defensa del organismo contra patógenos invasivos.
  • Inmunidad activa: la que se adquiere mediante la vacunación o productos que permiten la producción de anticuerpos.
  • Inmunidad adquirida:  es aquella que se obtiene durante el desarrollo y que se incrementa con la edad o con las contantes exposiciones a los antigenos. Es denominada también adaptativa ya que tiene especificidad y memoria.
  • Inmunidad artificial: se logra induciendo la producción de anticuerpos.
  • Inmunidad pasiva: es aquella que adquirimos gracias a anticuerpos producidos en otro organismo, tal es el caso de los bebes que adquieren los de su madre a través de la placenta.

Trastornos del sistema inmunitario

Las afecciones o trastornos del sistema inmunitario se presentan cuando las respuestas inmunitarias que se dirigen al patógeno invasor son excesivas o por el contrario no se presentan.

También podemos mencionar las alergias, que están relacionadas a una respuesta inmunitaria que ocurre por una sustancia que en la mayoría de los casos sería inofensiva para otros organismos.

Respuestas inmunitarias alteradas

Cuando una respuesta inmunitaria es eficiente y eficaz, puede proteger al organismo contra muchas afecciones, enfermedades y trastornos.

Sin embargo cuando una respuesta inmunitaria esta alterada, trae consigo consecuencias al organismo que no pueden ser ignoradas.

Una respuesta inmunitaria ineficiente e insuficiente no es capaz de inhibir el desarrollo del invasor, lo que deja el camino libre a la enfermedad.

La respuesta inmunitaria excesiva o equivocada puede deteriorar tejidos sanos y daños al organismo, como enfermedades autoinmunitarias.

Es por eso que una respuesta inmunitaria debe ser regulada, evitando trastornos y enfermedades en las que se originen anticuerpos que ataquen los tejidos del propio organismo.

Algunas de las complicaciones que se derivan de la alteración de las respuestas inmunitarias son:

  • Cuadros de alergia o hipersensibilidad.
  • Anafilaxia, reacción alérgica severa que puede amenazar seriamente la vida.
  • Trastornos autoinmunitarios, ocasionados por el ataque y destrucción del sistema inmunitario a tejidos corporales sanos.
  • Enfermedad injerto contra huésped, que suele presentarse de una complicación posterior al trasplante de médula ósea o células madres.
  • Afecciones por inmunodeficiencia, es decir originadas por respuestas inmunes defectuosas.
  • Enfermedad del suero o reacciones de alergia a productos con proteínas que se utilizan para dolencias inmunitarias.
  • Rechazo a un procedimiento de trasplante.

Inmunización

Es un proceso que permite activar el sistema inmunológico para evitar afecciones y enfermedades que pueden ser potencialmente mortales, a través de la vacunación.

La inmunidad artificial que induce la vacuna, permite prevenir dolencias, discapacidades y muertes relacionadas o causadas por enfermedades que son prevenibles, tales como:

  • Cáncer cervical
  • Difteria
  • Hepatitis B
  • Sarampión
  • Paroditis
  • Tos ferina
  • Neumonía
  • Poliomielitis
  • Enfermedades causadas por rotavirus, rubéola y tétanos.

Vacunas

Las vacunas son preparados que tienen como objetivo generar inmunidad adquirida que se oponga a una determinada  enfermedad, esto mediante la elaboración de anticuerpos.

Existen varios tipos de vacunas, que se agrupan por características comunes en dos grupos:

1. Por componentes biológicos:

-Vacunas de microorganismos vivos: este tipo de vacuna están elaboradas a partir del virus o bacteria debilitada, es decir por los gérmenes de la dolencia vivos, pero atenuados.

Este tipo de vacunas suelen ser inestables, difíciles de producir y generan muchas mas reacciones.

-Vacunas de microorganismos muertos o inactivados: están elaboradas con una proteína o  pequeños fragmentos obtenidos del  virus o la bacteria. Este preparado presenta en su contenido el agente muerto,pero totalmente íntegro.

Algunas de sus ventajas es que se toleran bastante bien, producen menos reacciones las vacunas de microorganismos vivos, siendo seguras y más fáciles de fabricar.

Sin embargo cuando nos referimos al aspecto inmunológico, este tipo de preparados son menos inmunógenos,  que aquellas a base de virus atenuados, por lo que requieren varias dosis iniciales y de refuerzo.

Vacunas de sub-unidades: son preparados que forman parte de una nueva generación de vacunas, diseñadas a partir de ciertos  componentes de virus o bacterias y prescindiendo de los antígenos que no influyen en la respuesta inmunitaria.

Vacunas adyuvadas: este tipo de preparados utilizan un elemento que asiste o ayuda, conocido como adyuvante y los antígenos, que incrementan y hacen mas eficaz la respuesta del sistema inmune.

Suele generar respuestas inmunes de larga duración en las células de memoria, altas concentraciones de anticuerpos protectores y mayores grados de inmunización cruzada. Los adyuvantes mas empleados son el MF59 y el AS03, entre otros.

2. Por su composición antigénica:

-Vacunas monovalentes: que presentan una sola clase de antigénico.

-Vacunas polivalentes: este tipo de vacuna permite inmunizar contra varias cepas del mismo antígeno.

-Vacunas combinadas: cuando se combinan o asocian varias clases de antigénicos diferentes.

Si este articulo fue de utilidad para usted, no deje de visitar los siguientes enlaces:

Infecciones Bacterianas

Hipoglicemia neonatal

Linfoma de Burkitt

 

(Visited 303 times, 1 visits today)

Deja un comentario